¿Y si enseñamos el COMEX desde la práctica diaria…?

Por Esp. Maria Cristina Chimeno

Desde hace mucho más de 20 años que trabajo en distintas Universidades abocada a la Educación Superior por supuesto en lo que a comercio exterior, comercio internacional, marketing internacional se trata. El comercio exterior conlleva a un sinfín de cambios que se fueron y siguen dándose en el quehacer cotidiano del manejo de las diferentes operaciones conlleva y no solo eso sino porque la modalidad de transporte y logística fue variando, sino también porque las modalidades de pago, las normas que tienen un vaivén inconstante en el tiempo, porque a veces su interpretación no es tan clara. O porque las mismas necesidades de los actores imperantes en el comercio exterior también cambian su perspectiva y vista de los negocios y es necesario estar preparados todos los actores para poder innovar.

¿Eso me lleva a pensar en que estamos enseñando dentro de las universidades? ¿Es realmente lo que el mercado nos pide saber? ¿Realmente lo que se enseña en la Universidad sirve al alumno alumna para poderse desempeñar como un verdadero profesional?, una persona capaz de innovar, de buscar la mejor opción de operar para ofrecérsela a su cliente. De tener en cuenta las normas legales imperantes, elegir el mejor transporte, o simplemente tener la transparencia, valentía y honor para ser un verdadero actor del comercio exterior. ¿Pero que se necesita entonces para comprender y poder actuar en el mercado?

Yo creo que, en un mundo globalizado, en un mundo como bien expuse, cambiante, se necesita primero y principal entender y saber cuales son las necesidades y desde ahí debemos comenzar a buscar las líneas de transformación en la educación superior. Eso conlleva a que las universidades que tiene carreras abocadas al comercio exterior deberían replantearse sus programas, ver si son los adecuados a las necesidades lógicas del mercado. ¿Todavía sigo denotando demasiada teoría, muchas reglas que han quedado en el tiempo, muchos principios que ya han quedado en desuso y la práctica a dónde está?

Uno puedo leer esos amplios libros en los cuales grandes autores han escrito sobre los principios del comercio internacional y el comercio exterior, que por supuesto son necesarios para situar al lector y darle sus definiciones, principios, premisas, que enmarcan a un mundo de normas pero eso no quita la plena necesidad de también y a la par de lo estudiado y leído saber desde la experiencia y práctica que puede suceder y como actuar en esas circunstancias y solo la práctica te dará esa lectura, las actividades con casos reales, con documentos reales, que sean palpables por los alumnos alumnas, que sepan ser leídos, que sepan ser llenados y utilizados cuando las circunstancias lo demanden.

Que se sepa la función de cada uno de los actores que tienen relevancia y no solo saberlos por el librito más vendido del momento.

Creo que en el comercio exterior la gran mayoría de las materias que conforman la carrera deberían ser prácticas y junto a esa práctica ir marcando y mostrando la teoría, los principios y articulados correspondientes.

Convengamos que el Código aduanero, como yo les digo a mis alumnos alumnas es el “mataburro” que siempre tendrás a tu lado, si está limpio, con las hojas impecables, sin algún resaltado, sin algún marcado o una mancha de café significa que poco te ha ayudado. El mío tiene manchas hasta de té en algunas hojas de tanto que ha sido repasado y releído…Con esto quiero decir que no es necesario saber de memoria un articulo u otro. Una ley nos tiene que ayudar a llevar a cabo un movimiento, una operación, una asistencia en caso de ser necesario, ¡para tal fin necesitamos conocerlo!

Por otro lado, me encuentro muchas veces con los casos que están avanzados en las carreras del comercio internacional, ¿pero hasta qué punto saben la “realidad de la operación” viste alguna vez la documentación entera en una operación de importación?, jamás! ¿Reconoces una hoja de ruta? ¿Una factura proforma o un conocimiento de embarque? Y ahí es el punto al cual quiero llegar con mi nota de hoy…

Pensemos más en la práctica generemos otro tipo de actividades presenciales para las carreras que ameritan ser de esta modalidad como las que no lo son. Herramientas que conlleven al alumno alumna a pensar a diagramar a planificar de manera estratégica la mejor opción para su cliente. De esta manera estaremos formando verdaderos profesionales que pueden ayudar al Pyme, a que pueda asistirlo y guiarlo. Dentro de esos conocimientos prácticos tienen que estar incluidos conocimientos tributarios, contables, de marketing, jurídicos, pero vuelvo a reiterar conocimientos prácticos de operaciones diarias que aportes a la sumatoria de las operaciones que diariamente podrían suscitarse en una empresa.

Para terminar, les comento mi vivencia hace unos años en la Facultade Da Serra Gaucha donde dicte Operatoria del comercio Internacional en el MERCOSUR en Caxias Do Sul, Brasil. Ellos ofrecían a fin de adquirir experiencia y mayor conocimiento un tipo de servicio de consultoría para los empresarios Pymes de la zona con un Convenio entre la Facultad y la Cámara, interactuando con las empresas, el líder del proyecto era el docente elegido de acuerdo a la necesidad de desarrollo y/o aprendizaje de esa Pyme. ¿Si era pago? ¿Si los alumnos alumnas recibían un pago? ¡Si claro, además de una motivación para la materia en la cual estaban inmersos de acuerdo al caso atendido! ¡Doble incentivo! Esto a lo que conlleva a que los alumnos alumnas ganen experiencia, los docentes les aporten los conocimientos también desde sus experiencias y estén bajo el paraguas de las Cámaras y Universidades. Cuando quise realizar (en aquel entonces) la propuesta a la Universidad en la cual estaba trabajando en aquel momento y había estado realizando esta capacitación como profesora de intercambio, lo vieron como una locura porque las normas no permitían este tipo de actividades entre cámaras, universidades y alumnos alumnas (¡¡espero que hoy hayan variado esas normas históricas que no permiten tampoco a las universidades que muchas veces son bastante burocráticas en innovar!!)

Desde mi humilde lugar hace ya casi dos años Coordino y preparé lo que denominamos la Diplomatura en Prácticas Aduaneras, una diplomatura en la cual me acompañan docentes que están con los conocimientos y experiencias del mercado actual del comercio exterior, que desarrollan diariamente operaciones de importación y exportación, que conocen sobre el transporte y la logística, que están empapados diariamente con las normas eso hace que en el día a día estemos actualizados para aportar los mejores conocimientos y experiencias a los alumnos alumnas que confían en nosotros. Brindando no solo el conocimiento teórico sino también la práctica diaria del Comex. Doy gracias a entidades como UTN FRRE Resistencia y E-learning-total que comprendieron mi mensaje.