Votame gorila

Por Claudio Posse.

Escuchá «Votame gorila» acá.

A veces no es fácil lograr describir y sintetizar las relaciones políticas en épocas de extrema velocidad en el flujo de la información. Por un lado, por los avances tecnológicos que hacen de lo instantáneo el mecanismo de información y, por el otro, el avance feroz de los medios de comunicación no sólo como corporación económica, también como, detentadores del poder político, es decir, los dueños de todas las cosas, ahora quieren ser los dueños de todos los seres.

Para que lo pensemos juntos, les propongo que tomemos carrera y saltemos los “memes” y “chicanas” berretas y sin sentido que solemos ver, muchas veces interviniendo, en las redes y en los medios. Para analizar los planetas tratemos de ver el universo. Veamos entonces donde estamos parados y qué queremos lograr, ¿cuál es el objetivo estratégico? Así podremos tener la táctica un poco más clara para poder enfrentar las vicisitudes que nos pone en el camino la coyuntura.

Esta semana la realidad puso las cosas en su lugar. Al fin dejamos de hablar de las bicisendas y de los semáforos y nos pusimos a debatir sobre la distribución del ingreso. Nos pusimos a debatir el rol de las fuerzas de seguridad. Y empezaron a saltar a la luz las virtudes y falencias de nuestro espacio político… y del de ellos también. Ahí está nuestro universo: como generamos riqueza, como la distribuimos y cómo funcionan las institucionalidades en este proceso.

La crisis policial o la sublevación de los policías con las armas del Pueblo.

El peronismo y sus aliados, hoy Frente de Todos, suele tener un problema de dimensión con respecto al accionar del enemigo, principalmente cuando gobierna, inclusive con Perón vivo. Es verdad que los Peronistas partimos del supuesto de que venimos a defender los intereses del Pueblo, con lo cual tenemos la seguridad de la verdad de nuestro lado y alguito de soberbia de aquel que se siente seguro de las realizaciones en pos del bien común. Entonces, ¿quién hubiera pensado que un grupo minúsculo, como los comandos civiles, se transformaron en los bombardeos del ‘55 y luego en el golpe a Perón? ¿A quién se le hubiera ocurrido, quizás ni siquiera a Perón, que tardaríamos 18 años en volver? ¿Quiénes se hubieran atrevido a sospechar el triunfo de los derrotados espectacularmente en las elecciones del 73, el 24 de marzo del 76? Imagínense qué cantábamos en la Asunción de Cámpora: se van, se van y nunca volverán…. Un par de años después volvieron… vinieron por nosotros y nos dejaron 30000 desaparecidos. Por último, compañeras y compañeros también con Macri.

Posta… ¿Algunos de Uds. creía en el 2011 que Macri tenía chances de ser PRESIDENTE de la Argentina? Y después de Néstor y de Cristina. Podemos quedarnos en el «qué país generoso» o podemos pensarnos. Perón decía es mejor aprender de los errores ajenos que de los propios. Bueno, para eso está la historia ¿no?

La policía de la provincia de Buenos Aires tiene efectivos que tienen sueldos bajos…. Vaya novedad… Pero yo vi, escuché a muchos comunicadorxs progresistas comenzar los editoriales extremadamente extensos (que fastidio esa nueva moda de tipos hablando a cámara 20 minutos ininterrumpidos tratando de buscar alguna palabra difícil para jactarse vaya saber con quién, dónde y de qué) con: “el justo reclamo de los policías bonaerenses”. ¿Cómo? Si cuando arrancas con los piquetes decís: “otra vez corte en la nueve de julio” Un día tenemos que discutir el concepto de progresismo en Argentina. Disculpen… Se me soltó la cadena. Vuelvo. Obvio que están mal pagos muchxs efectivos, también maestrxs y medicxs y etcétera, muchos etcéteras. Pero lo que pasó esta semana fue una sublevación de una fuerza pública armada y esencial en el medio de una pandemia con ASPO o con DISPO. ¿Y encima los vamos a condecorar?

¿Vemos un poco el universo? ¿Se acuerdan cuando quisieron derrocarlo a Correa en Ecuador? ¿Quién habrá sido? Apa… fue la policía. ¿Y quiénes derrocaron, o fueron la punta de lanza, en Bolivia? Otra vez, siiii, la policía. ¿Y acá en el 2013?, a Cristina, la Policía (cordobesa). Si… Tienen razón, con los medios como aliados y el Poder Judicial a su servicio.

Ustedes dirán, y bueno estamos haciendo la revolución. Pero no. Tiramos tres estrellas de Navidad y vienen con todo. Y nosotros salimos por los medios a decir que esta buena la sindicalización de la policía. Es decir, para ponerlo en claro. Nosotros somos re progresistas entonces decimos: la gente quiere a la policía (porque lo dice TN), así que vamos a decir que las demandas son buenas y aparte, que está bueno que tengan un sindicato. Les propongo: cierren los ojos e imagínense la negociación paritaria entre el secretario general del sindicato de la policía (armado) y el Estado empleador (lapicera y traje). Insólito. No. Por favor no. No me digas que le pones en el reglamento que no puede usar armas para ir a las paritarias. No me lo digas porque me pongo triste. Es como que me digas que Videla se confundió porque no leyó que estaban prohibido los golpes de estado. Acordate siempre los golpes vienen con alguna gorra, algunos empresarios, los medios y el Poder Judicial.

«Trascartón» te quieren paralizar el Congreso y te queman barbijos y todo lo que ya sabemos, pero… decimos que no pasa nada o no decimos nada. Pero está pasando. Hoy estoy con las frases, sepan disculpar, pero “el que se quema con leche, ve una vaca y llora”.

Es medio de manual lo que hacen. Pero lo nuestro a veces lo noto un tanto, como decirlo, ingenuo. He visto algún legislador compañero decir: Larreta maneja mal la plata de la coparticipación. Decir eso y hablar de la bicisenda es casi lo mismo. Así tenes pro en la ciudad hasta el fin de los tiempos. Vamos por más. Como dijo el Presidente: somos un gobierno federal. Redistribuimos los ingresos porque estamos convencidos que es justo.

Dejemos un poco los memes. Eso es como decirle al que vive en esta ciudad: Votame Gorila. Me parece que tenemos que discutir con los compatriotas de la ciudad. No con los vecinos. Decirles que esta bueno un país solidario. Que es mejor invertir en producción y no en ladrillos para ser un parásito social que vive de la renta. Busquemos la sensibilidad del compatriota y no el interés del vecino. Capaz que de esta manera perdemos las próximas elecciones, pero después votan los hijos y ellos van a tener claro de qué lado estamos nosotros y nosotras y sin miedo les vamos a decir: Votame Compatriota.