Vicentin: La estafa

Por Gustavo Feldman.

El Artículo 172 del Código Penal Argentino describe y pune al delito de estafa, fraude o defraudación. Es un delito doloso, es decir debe haber intención de perpetrar el acto y no un mero actuar negligente o descuidado. Para que exista estafa debe haber un ardid o engaño, y que éste genere un perjuicio económico concreto en la víctima. No es relevante si quien realiza el engaño es el mismo que se beneficia con el perjuicio de la víctima o si es un tercero. Tiene una pena de 6 meses a 6 años de prisión.

Carlo Ponzi, nacido en Lugo, Italia, el 1882 diseñó un ingenioso esquema para canjear cupones de respuesta internacional por estampillas para envíos. Prometía a sus inversores pingues ganancias (50% en 45 días). Los dólares llegaban como hormigas a la miel. Entonces comenzó a pagar las ganancias o dividendos a esos primeros inversores con la toma de nuevas inversiones, además de “distraer” un porcentaje para su peculio personal. El pedaleo se mantuvo un tiempo determinado. Hasta qué en 1920, sobre todo por la intervención estatal, empezaron a descubrirse inconsistencias, lo que cortó el flujo de inversiones y toma de deuda y el sistema colapsó.  Sinécdoque perfecta, PONZI es a la ESTAFA lo que ALÍ BABÁ es al HURTO.

La “United States Securities and Exchange Comission”, ente de regulación e investigación financiera de Estados Unidos, nuestra UIF, define al Esquema Ponzi así:

un fraude de inversión que paga a los inversionistas existentes con fondos recaudados de nuevos inversionistas. Los organizadores del esquema Ponzi a menudo prometen invertir su dinero y generar altos rendimientos con poco o ningún riesgo. Pero en muchos esquemas Ponzi, los estafadores no invierten el dinero. En su lugar, lo utilizan para pagar a quienes invirtieron antes y pueden quedarse con algunos para sí mismos.”

“Bernie Madoff es la versión moderna de Carlo Ponzi en Norteamérica. Siendo uno de los inversores de fondos privados y corporativos más grandes de Wall Street, engañó durante años a todo el mundo; incluyendo a los muchos y buenos organismos de control del “gran país del norte” y a numerosos y poderosos empresarios. Hasta los gurúes del mercado y las finanzas cayeron en sus redes.

Obviamente en un momento dado la pirámide estafatoria se vino abajo, con un desfalco de 65.000 millones de dólares, el Ponzi americano fue preso. Madoff , de 82 años de edad, cumple  una condena de 150 años de prisión,  con un decomiso de 17.000 millones de dólares. Alojado en la cárcel de Butner, en Carolina del Norte, está hoy día peleando por su vida y por su arresto domiciliario-

EL Fiscal Federal Gerando Pollicita, a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº 11 habla de “graves delitos» y dice respecto de Vicentin y el Banco Nación, que los directores de este último “Otorgaron irregularmente millonarios créditos en moneda extranjera”. En 79 carillas describe cómo, el Directorio y la Alta Gerencia del Banco Nación otorgaron créditos por más 300 millones de dólares a Vicentin SAIC, siendo que la empresa ya estaba en mora con el Banco desde el mes de agosto, y a pesar de que el cumulo de deuda excedía largamente los montos máximos permitidos por el Banco Central cuando el tomador es el mismo cliente. VICENTIN NO CALIFICABA PARA ESA LÍNEA CREDITICIA DESDE ABRIL DE 2019.

«Tanto el exceso de endeudamiento de la firma Vicentín como el aumento de la demanda impaga no solamente fue detectado y advertido por el Banco Central en el mes de septiembre de 2019, sino que también fue replicado durante los meses siguientes, sin que tal circunstancia impidiera que durante el mes de noviembre se volviera a financiar a la compañía, decisión que corrió bajo la órbita gerencial y directiva del banco», relata Pollicita.

La situación llegó al punto culmine al sumarse al exceso de endeudamiento el no pago de las deudas anteriores.

VICENTIN replicó este esquema de toma de deuda y no pago de las anteriores con cientos y cientos de productores, acopios y colonos de Santa Fe; solo que no contó para esto con la connivencia de banqueros corruptos, sino que abuso y defraudo la confianza de pequeños, medianos y grandes efectores económicos. Si con el Nación se valió de la CONTUMACIA, con los privados se valió de la CONFIANZA.

La toma de deuda se hizo a sabiendas de que las mismas no se pagarían. el método de captación de deuda, la inducción a esos cientos  de empresarios y productores  también deberá investigarse penalmente como parte del posible “iter criminis”- puede afirmarse que vicentin perfeccionó el método Ponzi, ya que en este las deudas en parte se pagaban con nuevas deudas y otra parte del producido iba a las arcas personales del defraudador; mientras que en el caso santafecino la toma de deuda se hizo planificadamente para no ser honrada y para apalancar nuevas operaciones que implicarían  el desvío o giro de fondos , no ya destinados a las operaciones que permitirían generar los dineros para honrar esas deudas anteriores, sino para engrosar el haber de  otras empresas, algunas off shore, y de patrimonios individuales y privados.

Defaulteada la deuda se produjo un efecto dominó que arrastro a cientos, miles de acreedores, que a su vez arrastraron a sus propios acreedores-

Entonces ya no alcanza ni la parodia concursal desarrollada en el norte santafecino, ni siquiera la profusa labor del Fiscal Federal Pollicita. Ahora vendrá la tarea de desentrañar la actividad de Vicentin a partir del desenvolvimiento desarrollado fundamentalmente en Rosario y su zona de influencia que permitió tamaño latrocinio.

Las “zanahorias” que VICENTIN ponía delante de las narices de sus víctimas eran varias y variadas. La trayectoria casi centenaria en la Provincia, – con alguna mácula en la dictadura que también se investiga-, la enorme diversificación cuantitativa y cualitativa tanto de VICENTIN SAIC como de VICENTIN FAMILY GROUP, las tentadores tasas al mejor estilo Ponzi, la creación de empresas (carpetas o sellos en la jerga) de mera existencia formal;  y una aceitada, proclamada y cimentada relación política, económica y personal con el régimen macrista y con el Ingeniero Mauricio  Macri en particular.

Las derivaciones judiciales que ahora se ventilan en los estrados que están al sur de Rosario, la causa federal en CABA; y al norte de Rosario, la causa del concurso en Reconquista; no reflejan ni revelan la verdadera trama operacional que VICENTIN diseñó y concibió. Los gambitos se idearon, se planearon    en el coqueto edificio de la esquina rosarina de Corrientes y Córdoba.  LA IMPOSTERGABLE INVESTIGACIÓN PENAL TAMBIÉN TENDRÁ QUE SER EN ROSARIO.