Vicentin: Cuentas y cuentos

Por Gustavo Feldman.

Escuchá a Gustavo Feldman en «Vicentin: Cuentas y cuentos» acá.

Los números son elocuentes. No hubo casualidades ni contingencias, ni imprevistos; hubo una conducta concebida, elaborada pergeñada y ejecutada deliberadamente.

La aparición del balance y memoria 2019 de VICENTIN SAIC era impresentable al momento de solicitar la apertura del concurso. La información cuantitativa y cualitativa que contiene indican que hubiera sido inviable justificar el pedido de concurso.

Es decir, que como vengo diciendo hace meses, la no presentación de la Memoria y Balance general no podía hacerse público al momento de pedir la apertura del concurso. Por otra parte, conocidas ahora las cuentas y los cuentos de VICENTIN SAIC que se ocultaron para pedir y abrir el concurso; la apertura es insanablemente nula al faltar al momento de su pedido un requisito esencial tanto desde lo jurídico formal como desde lo sustancial.

Además de lo dicho la información que ahora se conoce es demostrativa de que el concurso de acreedores nunca debió abrirse en la ciudad de Reconquista, por la mera formalidad de que el domicilio estatutario se encuentra en esa ciudad; toda la actividad del Grupo Vicentin que condujo al estado de cosas actual se concibió, celebró y ejecutó en el sur de la Provincia. El concurso debió abrirse en Rosario.

Todavía hay tiempo de revertir esto, estamos en eso.

Vale la pena repasar algunas cuentas y algunos cuentos:

Según el balance de Vicentin la deuda global y total es de 292 mil millones de pesos. Entre agosto de 2019 y pocos días antes de iniciar el concurso este año hubo 1.418 transferencias bancarias de las arcas de VICENTIN SAIC a las cuentas personales de los propios directivos de la empresa.

Del cotejo de los últimos dos balances, 2018 y el reciente “aparecido” del 2018 surge que en doce meses, del 31 de octubre de 2018 al 31 de octubre de 2019, pasó de un patrimonio neto positivo de 30.542 millones de pesos a uno negativo de 17.502 millones. Se evaporaron más de 131 millones de pesos por día en un año mientras, al mismo tiempo, exponía ventas por cereales por cifras récord.

Esas son las cuentas.

Veamos los cuentos…

La memoria adjunta al balance, especie de explicación de las cuentas; es decir, los cuentos que buscan explicar lo inexplicable), atribuye los guarismos catastróficos y el estado falencial a un sin número de causas, algunas realmente inverosímiles y otras contradictorias. Le echan la culpa a la devaluación, a al pico de controversia económica entre China y Estados Unidos. Pero también hablan del fracaso de la política económica de Macri -el numen que permitió el desfalco al Banco Nación, o uno de ellos- pero también al triunfo electoral de Alberto y Cristina. La pandemia fue declarada por la OMS el 13 de marzo de este año, el pedido de concurso fue en febrero, si se demoraban un mes más seguramente hubieran incluido como causal también al COVID 19.

EL CINISMO EN SU MAXIMA EXPRESIÓN.

Pero el desiderátum ha sido un verdadero hallazgo periodístico de hace 72 horas, en la ciudad de Rosario.

Fur Service SRL, con domicilio en Santos Palacios 228, de la localidad de San Lorenzo (a 20 km de Rosario) se creó en 2010. Maximiliano y Nicolás Nardelli, hijos de Sergio, ex CEO de la cerealera, son sus socios gerentes. El mismo domicilio es el del sello offshore llamado KERDALE. Maximiliano Nardelli es director de Kerdale Investments Corp con sede en las Islas Vírgenes. Kerdale fue creada en julio de 2012. El mismo domicilio estatutario lo tiene una tercera empresa, la Compañía General de Combustibles SRL, que también integran estos dos hermanos Nardelli-

En realidad, ese domicilio es la casa particular de uno de los hermanos Nardelli referidos en esta columna.

Se sospecha que estas empresas se utilizaron para desviar dinero y retirar activos antes del proceso falencial. Por eso el fiscal de la causa penal rosarina, Miguel Moreno pidió (y el juez Nicolás Foppiani ordenó) la inhibición general de bienes de las sociedades vinculadas al grupo y también de aquellas respecto de las que se presuma que están relacionadas a VICENTIN SAIC, dada la coincidencia reiterada de las personas físicas de los respetivos directorios. O sea, las empresas satelitales de Vicentin”. A decir del periodista rosarino Ricardo Robins (Rosario3.com), el del hallazgo, “cáscaras vacías que sirven o sirvieron de pasamanos de los activos multimillonarios de la agroexportadora en retirada”.

La cereza del postre:

Los hermanos Nardelli, protagonistas de este capítulo de la historia de Vicentin, inventaron la sociedad Furcar SRL también en 2010, un ladrillo más en el muro de ocultamiento. Calle Oroño nro.1001 de San Lorenzo es su domicilio estatutario, hoy allí hay un sanatorio. En 2013 trasladan la empresa a calle Río de Janeiro 781 de Rosario; donde hoy día está Friar Rosario ( el frigorífico que Vicentin transfirió furtivamente en medio del concurso de acreedores). Río de Janeiro 781 es en realidad la parte trasera del domicilio de una la carnicería.

Lo inverosímil es que FUR SERVICE SRL figura entre los Acreedores de VICENTIN SAIC, pero no logró verificar su crédito por 48.000 pesos; no se sabe si porque no pudo o porque alguien llamó a alguien para desistir de tamaña afrenta.

Es de esperarse que la semana que viene el Fiscal Miguel Moreno convoque a prestar evidencia testifical al Presidente Alberto Fernández. Tal como lo hemos pedido hace unos meses atrás. Ya hemos contado, y está narrado en nuestra denuncia, el diálogo en el que el Presidente manifiesta su asombro por el número y la diversificación de empresas del Grupo Vicentin; a lo que Sergio Nardelli contesta que muchas de esas empresas eran “sellos” que habían creado para “tomar deuda”.

La acreditación de este extremo fáctico terminaría de sustentar la sospecha tanto del desfalco como del armado de toda la trama para que el Grupo Vicentin y quienes signaron la marcha del mismo hayan producido el mayor daño en la entretela productiva de la Provincia de Santa Fe en toda su historia.