Verónica Tenaglia: “El modelo Larreta quedó viejo para nuestra Ciudad”

Verónica Tenaglia, comunera de la Comuna 4 que integran Parque Patricios, Pompeya, La Boca y Barracas, presentó el jueves pasado en la Legislatura porteña un proyecto para transformar a la ex cárcel de Caseros en un Centro Productivo Tecnológico y un Espacio para la Memoria. La iniciativa plantea convertir a ese predio en el “corazón de la economía del conocimiento” y en un “punto neurálgico de la innovación productiva”.

En diálogo con El País Digital, la emprendedora de pyme de Tecnologías de Información y Comunicaciones sostuvo que la ex cárcel de Caseros es “un lugar perfecto” para instalar allí un centro de integración y vinculación de distintos actores de la ciencia, afirmó que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, no impulsa este tipo de políticas y pone por delante un modelo de “acumulación rentístico financiero” y remarcó que “pensar en una Ciudad del futuro es fortalecer nuestro compromiso con la memoria”.

¿Cómo surgió el proyecto de transformación de la ex cárcel de Caseros y cuáles son sus puntos principales?

La propuesta de transformación de la ex cárcel de Caseros surge como un intento de comenzar a repensar la matriz productiva de la Ciudad de Buenos Aires.

Hace 12 años volví a la Argentina luego de ser ejecutiva en una empresa multinacional en el exterior, en un momento de nuestro país donde se estaban repatriando científicos. En ese sentido, desde mi perspectiva y mi formación, sentía que era el momento de construir PyMes que estén vinculadas a la Economía del Conocimiento. Fue así que me mudé al barrio de Parque Patricios, específicamente al Distrito Tecnológico, y comencé con Datan, mi PyMe dedicada a producir productos y servicios relacionados a la Economía del Conocimiento.

Durante todos estos años viví en carne propia la necesidad de contar con un espacio donde todas las PyMes del sector podamos conectarnos y producir mancomunadamente, ya que en el desarrollo con otros es donde uno más se nutre.

Es así que visualicé la necesidad de este Centro de Desarrollo Productivo y Tecnológico. En un recorrido por el barrio, me encontré con una ciencia y tecnología aplicada a soluciones desde el Malbrán, A.N.M.A.T., Múñiz, Garrahan, entre otros. Por lo tanto, la ex cárcel de Caseros apareció como el lugar perfecto para ser el centro de integración y vinculación de los distintos actores de la ciencia, la tecnología y la producción.

Este proyecto tiene 3 puntos principales:

La creación de un Centro de Desarrollo Productivo y Tecnológico que potencie la Economía del Conocimiento. Esta industria crece en todo el mundo y es la oportunidad para crear más fuentes de trabajo, aumentar la productividad y exportaciones.

La creación de una Agencia de Ciencia y Tecnología Porteña que planifique estratégicamente la inversión destinada al desarrollo y a la investigación de la ciencia y la tecnología en la Ciudad de Buenos Aires.

Y un Espacio para la memoria que contemple la identidad histórica del barrio.

¿Cuán importante crees que es la ciencia y la tecnología para el desarrollo de un modelo productivo? ¿Pensás que el Gobierno de la Ciudad no tiene entre sus prioridades la implementación de este tipo de políticas?

En el mundo en el que vivimos, las grandes ciudades están llamadas a tener roles principales en el modelo productivo de cada país. Esto quiere decir que la Ciudad de Buenos Aires debe formar parte del desarrollo productivo de la Argentina, debe incorporarse al tejido productivo nacional y es en esa incorporación que la ciencia y la tecnología cobran real validez.

La Economía del Conocimiento es la oportunidad para que nuestra Ciudad construya un modelo productivo que contemple la generación de empleo, de producción y de divisas. De esa manera, la ciencia y la tecnología aplicadas al mejoramiento de procesos, a la integración de los desarrollos productivos de cada pyme o emprendimiento, a la creación de clusters donde las empresas se asocien y creen productos con gran valor agregado, todos esos son beneficios que puede generar. Hoy, la ciencia y la tecnología deben ser ejes fundamentales de la construcción de un modelo productivo de Ciudad.

Es muy clara la visión de Ciudad que tiene el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, un modelo que la CABA viene arrastrando hace 12 años desde la gestión de Mauricio Macri. El modelo de acumulación rentístico financiero deja afuera al empleo y a la producción y, por lo tanto, no contempla políticas públicas que potencien a la ciencia y a la tecnología. El modelo Larreta quedó viejo para nuestra Ciudad, para nuestros jóvenes, para nuestro futuro. Hoy la ciencia, la tecnología, el trabajo y la producción de la mano de la economía del conocimiento constituyen el futuro de la Ciudad, debemos juntar esfuerzos y acuerdos para construir ese futuro lo más pronto posible para solucionar los problemas que afrontamos día a día.

La ex cárcel de Caseros está ubicada en Caseros al 2400.  En 2019, en un sector se construyó el edificio que alberga el Archivo General de la Nación, en el resto del predio, que lleva abandonado más de quince años, el Gobierno de la Ciudad planeaba construir dos edificios para trasladar en 2022 el Ministerio de Hacienda y las oficinas centrales de la AGIP. Sin embargo, los proyectos de Horacio Rodríguez Larreta se frenaron porque las tierras en cuestión forman parte de las aproximadamente 36 hectáreas que fueron cedidas, durante el Gobierno de Cambiemos, de Nación a Ciudad por medio de convenios que desde febrero de este año están bajo revisión de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) por orden del Poder Ejecutivo nacional.

¿Qué otros desafíos quedan por delante para fortalecer el desarrollo de la ciencia y la tecnología en la Ciudad? ¿Y en qué áreas específicas podrían aplicarse para mejorar la calidad de vida de la gente?

Principalmente lo que tiene que suceder en la Ciudad es que se cumpla la ley N° 2511 que desde 2007 establece la obligatoriedad de destinar el 1% del presupuesto general al sector. Con la gestión Cambiemos esa cifra jamás pasó del 0,002%.

Podemos acordar que, sin un correcto presupuesto destinado al desarrollo de la ciencia y la tecnología, es imposible poder tener una de calidad.

Las áreas en las que puede aplicarse la tecnología para mejorar la calidad de vida de la gente son enormes. Simplemente tenemos que estar dispuestos a abrirle los brazos a este nuevo paradigma y reconocer que la ciencia y la tecnología tienen mucho más para brindarnos que para quitarnos.

El miércoles pasado participaste de la inauguración sobre los detenidos desaparecidos de un mural en la ex cárcel, ¿qué importancia le asignás a este tipo de actos en la construcción de la memoria colectiva sobre la dictadura?

Hay banderas que nunca bajaremos, la Memoria, la Verdad y la Justicia forman parte de nuestra vida. En ese sentido, el proyecto de la ex Cárcel contempla la creación de un Espacio para la Memoria que reconstruya colectivamente la historia de la de ese lugar, de aquellas personas que pasaron por allí, de quienes perdieron la vida durante su estadía, de cómo este edificio se relacionó con los vecinos y vecinas del barrio.

Pintar un mural recordando el paso de miles de presos políticos, plantar un árbol en Memoria de todos aquellos que ya no están, son actividades propias de la construcción de memoria colectiva. Creo, además, que esta construcción se sostiene día a día, cotidianamente. Pensar una Ciudad del futuro es fortalecer nuestro compromiso con la Memoria, ya que la ex Cárcel no es una estructura vacía, no es simplemente un edificio abandonado, sino que está lleno de contenido histórico que hace a nuestra cultura y a nuestra identidad y nos constituye como sujetos políticos.

Además, hoy en día el negacionismo no se manifiesta simplemente en individuos aislados, hoy estas personas están agrupadas y tienen representación electoral.

Hoy más que nunca debemos construir Memoria, para que nunca nadie se olvide que en la Argentina existió un plan sistemático, que además de desaparecer 30.000 compañeros y compañeras, se encargó de destruir a la clase trabajadora de nuestro país y a su modelo industrial vigente.