Unidad

Por Daniel Prassel.

Se acabaron las especulaciones, puestos los nombres de las y los compañerxs que nos representaran en esta nueva compulsa democrática, nos queda como siempre ponerle la fibra militante que nos caracteriza, aunar todos los esfuerzos necesarios para sumar más voluntades y por supuesto, defender este proyecto que viene a ordenar todo lo que rompió el neoliberalismo desde 2015 hasta 2019.

Sabiendo que la Unidad es un capital político irrenunciable debemos seguir trabajando fuerte en pos de recuperar capacidad productiva, empleo, vivienda y educación, pilares fundamentales de la justicia social que entre Macrismo y Pandemia se vieron atacados y acorralados.

Ahora bien, también será necesario seguir madurando nuestro Frente de Todos, porque es imperiosa la necesidad de generar más y más cuadros políticos que sostengan al proyecto en los años y luchas por venir como también aceitar los mecanismos de selección y elección de las mujeres y hombres que lleven adelante la responsabilidad de construir la Patria que soñamos y merecemos.

Del otro lado nos tiran siempre con el discurso “Anti política” que cala hondo en vastos sectores de la comunidad, por lo que no podemos ni debemos darnos lujos de ofrecerles flancos fáciles para que esmerilen a diario nuestra propuesta política.

Atentos a ello, será cuestión de ser capaces de vigorizar estructuras, promover espacios de debate interno, erradicar los multicarguismos y desestimar los “todólogos” que son aquellas y aquellos que se jactan de ser probos en todas las problemáticas con el único objeto de perpetrarse en los lugares decisorios, entendamos que no hay trasvasamiento generacional sin generosidad y decisión política real y concreta de que así sea.

Al mismo tiempo recuperar la tradición de formular acciones e iniciativas, con contenido, bien fundamentadas y que sean reivindicatorias de las grandes mayorías populares sin excusas, no se puede hablar lograr dignidad si no establecemos estrictas prioridades en la escala justa.

Empezar, aunque sabemos que cuesta y mucho, a dejar de hablar solo de nombres y personas junto con sus cualidades, que dicho sea de paso, no son suficiente antecedente de gobernar o legislar correctamente, lo que realmente importa son las convicciones, las ideas, las ganas y el compromiso de transformarlo todo, ofreciendo sin ninguna reserva, la propia vida.

Miremos a nuestros grandes líderes, Perón, Evita, Néstor y Cristina, han sabido ubicar el lugar estratégico y necesario que la historia les tenía preparado, sin ponerse colorados cuando tuvieron que abrir paso a otros perfiles para que se pueda construir este proyecto político de justicia social y amor hacia el Pueblo.

Una reflexión más sobre este día cargado de tantas emociones y alegría, ya que para nosotros ejercer las distintas instancias de la política y la vida en democracia es lo que nos une y nutre como Patria, es también empezar a reformular el rol de los partidos políticos tradicionales y la posibilidad de dejar de atomizar el campo popular (cada vez más partidos políticos), para empezar a proponer un grado de síntesis mayor donde quepamos todas y todos sin la necesidad de expresar diferencias sino por el contrario, fortalecer coincidencias.

Hay que tenerle fe al Pueblo, el soberano, el que nunca yerra, el que más temprano que tarde si no se le cumple hace tronar el escarmiento, porque solo el Pueblo salvara al Pueblo como reza esa gran frase constitutiva de nuestra identidad.

Hoy más que nunca salgamos a poner en valor lo realizado, reivindicar los aciertos, cuidar el proyecto y traccionar la masa crítica que haga crecer nuestra representación legislativa, para que sigamos a paso firme, poniendo de pie nuestra querida y amada Argentina.

El éxito no le sale al paso por suerte ni por casualidad. Esto se concibe, se prepara, se ejercita, y después recién se realiza. Es decir el éxito depende de toda esa acción, de toda esa preparación, y de toda esa organización, el éxito a nadie le sale al paso, no es obra de la casualidad, el éxito es obra de la previsión, de la organización y la realización”, Cro Juan Domingo Perón.

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad, como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.