Tras recuperar participación en Bs As, Alberto convoco a una nueva etapa

El FdT repitió triunfos en Catamarca, Formosa, La Rioja, San Juan, Santiago del Estero y Tucumán, mejoró sus resultados en Santa Fe, Chubut y La Pampa y logró anotarse dos nuevas victorias: Chaco y Tierra del Fuego, distritos en los que había perdido en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de septiembre pasado.

Con todo, JxC mantuvo los apoyos gravitantes de las provincias de mayor peso: además de Buenos Aires (ganaba por poco más de un punto), Córdoba, Santa Fe y CABA.

Los resultados de los comicios definieron la composición del Congreso Nacional para el próximo período legislativo que se inicia el 10 de diciembre, en el que el oficialismo será la primera minoría en el Senado al haber obtenido triunfos en Catamarca y Tucumán, sólo dos de los ocho distritos que renovaron bancas en la Cámara alta. JxC logró quedarse con las plazas en Córdoba, Corrientes, Santa Fe, Chubut, La Pampa y Mendoza.

En la Cámara de Diputados, en tanto, el oficialismo conservará la primera minoría al contar con 118 escaños, casi en paridad con la oposición macrista, que sumará 116.

CABA y provincia de Buenos Aires concentraron la atención de la dirigencia: en el territorio porteño JxC consiguió una nueva victoria, pero la boleta de María Eugenia Vidal retrocedió algo más de un punto y la nómina de La Libertad Avanza, con Javier Milei a la cabeza, creció un 4%, y mantuvo el tercer puesto detrás del FdT.

En el distrito gobernado por Axel Kicillof, el FdT obtuvo 38,52% de votos, cinco puntos más que en las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, en tanto que JxC sólo aumentó sus votos en un 2% y quedó por debajo del 40%. En las PASO, la oposición macrista le había sacado 4 puntos al oficialismo en el territorio bonaerense, pero ahora la diferencia fue de apenas 1,3%.

Los candidatos de Avanza Libertad y La Libertad Avanza lograron colocarse como tercera fuerza tanto en CABA como en la provincia de Buenos Aires, superando su performance de las primarias y asegurándose 5 escaños en la Cámara de Diputados. José Luis Espert, candidato por la provincia de Buenos Aires, logró el 7,49% de los votos -casi tres puntos más que en las PASO- y le arrebató el tercer lugar de la provincia al Frente de Izquierda.

En CABA, el FIT-Unidad sí creció algo más de un punto, en comparación con las elecciones de septiembre.

Los votos obtenidos por uno y otro espacio redundarán en cómo será la nueva relación de fuerzas en el Congreso Nacional, a partir del 10 de diciembre próximo, en coincidencia con el inicio del segundo tramo del Gobierno de Alberto Fernández, quien este domingo renovó su compromiso con la ciudadanía en la recuperación económica, el fortalecimiento de los ingresos, la reducción de la inflación y la creación de empleo.

El Presidente marcó, sin embargo, la necesidad de establecer un “diálogo constructivo que le dé potencia y mejor calidad a nuestra vida en democracia”.

El oficialismo deberá tejer acuerdos en el Parlamento para darle profundidad e institucionalidad a los proyectos parlamentarios con los que el Gobierno aspira a acelerar la reconstrucción del país pospandemia.

“Hoy empieza la segunda parte de nuestro Gobierno y sé que los argentinos y argentinas necesitamos un horizonte, saber que cada mes estaremos un poco mejor”, reflexionó el Presidente en un mensaje grabado que difundió luego de que se conocieran los resultados y poco antes de sumarse al encuentro con dirigentes y candidatos en el bunker del FdT.

Córdoba y Santa Fe mostraron este domingo resultados similares a los de las PASO: mientras en la provincia mediterránea JxC logró un triunfo nítido y se quedó con dos bancas del Senado, el oficialismo provincial de Hacemos por Córdoba obtuvo la banca por la minoría. Entre esos dos espacios, junto al FdT, que salió tercero, se repartieron las nueve bancas que la provincia renueva este año.

De igual manera, en Santa Fe, la coalición opositora consiguió 2 bancas (la tercera quedó en manos del FdT).

Las elecciones de se desarrollaron con normalidad en todo el país, bajo protocolos más flexibles por la mejoría epidemiológica con respecto al coronavirus.

Además, mostraron un porcentaje mayor de participación de votantes en comparación con las PASO: esta vez rondó el 72%, cinco puntos más que en las primarias.

El avance en el plan estratégico de vacunación con el inicio de los refuerzos con terceras dosis a adultos mayores y la inoculación a niños y adolescentes, hizo posible agilizar la votación, disminuir la espera en los centros de votación con un protocolo menos estricto y evitar largas filas de espera en las calles.

Las provincias del norte del país como Corrientes y Chaco sufrieron intensas lluvias, pero se mantuvo buen clima en la mayoría del territorio nacional, sobre todo en el área metropolitana de Buenos Aires, donde se concentra más del 40% del padrón, que permitió una buena aplicación del protocolo establecido.

Poco antes de las 21, casi tres horas después del cierre de los comicios, ya se había escrutado el 81% de los votos de todo el país, algo que fue resaltado por el ministro del Interior, Eduardo De Pedro.

Después de esa hora, todos los datos fueron difundiéndose con una rapidez aún mayor a la que se observó en las PASO.