¿Tiene beneficios la boleta única?

Por Hugo Gulman.

El miércoles 8, con 132 votos a favor y 104 en contra se aprobó en la Cámara de Diputados la aplicación de la boleta única para las elecciones y pasó al Senado para su próximo tratamiento.

Este asunto tiene a la oposición muy inquieta y pendiente, más allá de que Diana Quiodo, Secretaria Nacional Electoral, manifestó que no había fallas en el sistema electoral argentino con las boletas tal cual cómo se usan y no considera necesaria la modificación.

¿Boleta única sí o boleta única no?

El sistema político argentino junto con el uruguayo son los únicos de  América Latina que votan con boleta partidaria, es decir, una boleta por cada actor político que se presenta, ya sean partidos o coaliciones. En el resto de los países de la región han avanzado hacia la boleta única, que incluye en un solo papel toda la oferta política para las diferentes categorías en juego. “En el sistema electoral argentino hay incentivos que alientan a que la competencia política sea ordenada y la boleta partidaria es uno importante, sobre todo en las PASO. Cambiando uno de los elementos sin tener en cuenta otras cuestiones del sistema electoral podríamos tener elecciones menos ordenadas”,planteó el politólogo, consultor e investigador independiente Facundo Cruz.

Los defensores del cambio de sistema esgrimen estos argumentos:

  • La boleta única garantiza toda la oferta política sin la necesidad de entrar al cuarto oscuro a chequear si faltan o no boletas de algún candidato.
  • Reduce los costos logísticos porque se distribuirían menor cantidad de boletas.
  • Todos tendrán asegurada su presencia en el cuarto oscuro sin temor ni dudas de si llegarán.
  • Se evitaría el riesgo de fraude electoral

Sin embargo, se puede afirmar que no necesariamente se distribuiría menor cantidad de papel porque habría que ver el tamaño de la boleta. En nuestro país hay facilidad para crear partidos políticos, por lo cual podría haber una menor cantidad de boletas aunque quizá más papel. Es un cálculo a establecer.

Hay muchas dudas en torno a la reducción del costo. Se asume que la boleta única de papel es más barata, pero algunos datos niegan esta hipótesis, ya que además del tamaño hay que calcular el gramaje del papel.

Una de las desventajas es que al producirse este cambio hay un potencial efecto difícil de medir porque al tener todos los partidos un espacio en la boleta única, tal vez tengamos más partidos que se animen a competir solos, sin entrar en alianzas, que es la estrategia históricamente dominante.

¿La boleta partidaria actual ayuda al electorado no politizado?

  • Hay electores que votan por partido más que por candidato. Además, como el sistema de boleta partidaria se emplea en la mayor parte del país, cuando se eligen autoridades nacionales, la boleta partidaria facilita la construcción de acuerdos en diferentes niveles.
  • En ese sentido, se podría presentar un candidato presidencial en provincias del norte, por ejemplo, y al utilizar boleta partidaria se le agregan las categorías provinciales, con lo que se alienta la coordinación de la toma de decisiones en el Congreso o en el gobierno.
  • Si tuviéramos distintos instrumentos de votación los acuerdos no serían tan sólidos y podría dificultar compromisos a la hora de tomar decisiones.

En la misma línea, el politólogo radical Andrés Malamud planteó que el problema de la Argentina es que se vota por categorías y la boleta única sería ‘una ensalada’ que generaría más confusión que simplicidad.

¿En qué lugares del país se vota con boleta única?

  • En Córdoba y Santa Fe para sus cargos provinciales y locales
  • Salta y Buenos Aires tienen boleta única electrónica
  • Se han sumado algunas localidades del país, como Neuquén
  • Mendoza la va a implementar en las próximas elecciones

¿Quiénes figurarían en la boleta única?

  • Va a depender del tamaño de la boleta que, generalmente, se define en la legislación, por lo que la variable de ajuste para determinar qué se muestra y qué no, sería el número de candidaturas y el tamaño de la tipografía.
  • Se mostrarían las primeros cinco candidaturas a cargos nacionales, sobre todo en distritos grandes como la Provincia de Buenos Aires. “En la provincia de Buenos Aires hubo 27 listas en las PASO ¿cómo metés 27 listas en una misma boleta”, apuntó la diputada Myriam Bregman.
  • Se han hecho varias simulaciones, pero va a depender de cuántas listas internas se presenten.
  • Si una fuerza política presenta cuatro o seis listas los espacios para exhibir a los candidatos serán mucho más chicos y dejaría menos candidaturas visibles.

“La boleta partidaria tiende a alentar el voto por espacio político o más programático. La boleta única, al haber esquemas de identificación con fotos, se puede ir eligiendo lo que quiere votar en cada categoría y tiende a alentar la personalización de la política, como en Santa Fe, por ejemplo”, explica Cruz.

Historias de fraude

  • Uno de los argumentos que utilizan los impulsores del proyecto es el riesgo de fraude y la necesidad de una mayor transparencia, aunque nuestro país no registra episodios de esa naturaleza con el método vigente.
  • Las denuncias de fraude nunca han traspasado lo mediático.
  • La Cámara Electoral jamás ha catalogado una elección como fraudulenta
  • Las denuncias que aparecen suelen hacerse el día de la elección y no pasan de los medios, debido a que el sistema genera confianza.

“El sistema es sólido, legítimo y transparente porque oficialistas y opositores coorganizan, participan del seguimiento de las elecciones, de la logística y la distribución de la boletas, de audiencias con la justicia para la elección de los logos, colores y caras que estarán expuestos, de los números y de la fiscalización previa, durante y posterior al comicio”, explicó Facundo Cruz.

Insistencia opositora para legislar la boleta única

La oposición instaló la necesidad de transparentar las elecciones con la boleta única y es difícil pensar en otro objetivo que marcar agenda. Juntos por el Cambio encontró eco en algunos bloques provinciales y espacios lavagnistas, que tercian para cualquiera de los dos ‘bandos’ y logró marcar una agenda al respecto.

Pero los argumentos fueron fraude, que en la comisión fue desestimado; la falta de fiscales, que también quedó desechado; el argumento del costo, que se relativizó cuando la Directora Diana Quiodo aportó los datos y demostró que la boleta única en papel puede, incluso, generar mayores costos que la partidaria.

Con los tres mayores mitos derribados, queda pensar si la oposición tuvo sólo la intención de marcar agenda política y discusión en un momento en el que las dos coaliciones no están pudiendo alcanzar acuerdos en los temas fundamentales. “Mientras la dirigencia política le dedica horas y horas a discutir la boleta única como si fuera algo urgente, los dueños del país se nos ríen en la cara”, lamentó Bregman tras la votación.