Teletrabajo, ¿Si o No?

Por Daniel Prassel.

Escuchá a Daniel Prassel en “Teletrabajo, ¿Si o No?” acá.

Mis queridas y queridos, hoy vuelvo al ruedo con este tema que surgió en Pandemia como salida a la cuestión laboral, pero que debo reconocer mucho no me cierra, porque a simple vista veo más vulneraciones de derechos que garantías de los mismos.

Al empezar la pesadilla del Coronavirus y viendo cómo se cortaba la presencialidad, el trabajo fue tema central de preocupación de millones de compatriotas por obvias razones, poder llevar el plato de comida, tener un proyecto de vida y seguir gozando de la dignidad que nos da el hecho de tener un laburo, ahora bien, esta modalidad de trabajo, que parece llego para quedarse en varios rubros, ¿no es una precarización laboral maquillada? ¿No representa más desempleo? ¿No viene a oprimir más a una clase de por si oprimida? Son preguntas que uno se hace e intentaremos abordar en la nota de hoy.

En términos humanos y efectivos, opino que, en lugar de trabajadores encerrados en sus casas, que quedan prácticamente “pegados” a la silla de la pc y que además en vez de reducir las horas de la jornada laboral la agrandan como vimos por ejemplo con los docentes, necesitamos más trabajadores de los denominados “esenciales” como médicos, enfermeros, policías, bomberos, comerciantes, ya que la Pandemia así lo demostró.

Creo además que cuando más se necesitó del laburo colectivo, humanizado, en comunidad muchas veces desde las empresas masivas de comunicación, e incluso algunos dirigentes, se nos vendió el teletrabajo con la imagen de estar cómodos en casa, cafecito en mano y sin jefe, cosa que en realidad jamás fue ni será así.

No creo tener la sabiduría necesaria de decir adonde nos lleva esto, pero puedo afirmar sin dudas que no precisamente hacia la creación de más puestos de trabajo, una de las peores variables a nivel mundial, donde el desempleo pega mucho más que el Covid y que todavía no hemos encontrado la “vacuna” para desterrarlo.

Encima con el Teletrabajo ni siquiera es el trabajador quien gana más, sino como siempre, las ganancias son de las mismas empresas que gracias a la “nueva normalidad”, reducen sus plantas y le adhieren más tareas a quienes tienen la posibilidad de seguir contando con su empleo, como vemos, de revolución acá no hay nada.

El Peronismo como fenómeno político siempre fue complejo, pero en materia laboral no admite grises, formula sin titubeos que “Gobernar es crear trabajo” como una de sus principales aspiraciones, por ende, hay que enderezar la nave hacia esas aguas, más allá de herramientas digitales que surgen como producto de los avances de la modernidad.

Quisiera también decir que la rutina que se pierde al no tener “el lugar de trabajo” afuera, deshumaniza, encierra y aleja de la salvaje, pero inequívoca, realidad exterior, que es lo que realmente hay que transformar porque sabemos que hay desigualdades, vulneraciones y reivindicaciones históricas que no hemos podido aun lograr.

Pensando siempre en proponer en lugar de analizar solamente o criticar al pedo, es buen momento de repensar todo lo vivido este año, ya que algo hay que aprender, y no podemos repetir los mismos errores que desnudo esta situación excepcional que todavía transitamos, debemos tomar las riendas de volver a construir de piso, lo vivido con Néstor y Cristina, avanzando de manera firme e inclaudicable a lo que realizo el General y Evita, ese es nuestro proyecto político, hacia ahí queremos ir.

Valoremos lo conseguido y profundicemos, mejoremos la salud, la educación, las comunicaciones, las fuentes de trabajo, arranquemos a dar vuelta la historia siniestra que nos dejó Macri y Cía., y mezclemos todo lo que hay que mezclar para dar los debates urgentes que se vienen, hoy hablar de ambiente sustentable, deuda externa, genero, vivienda, trabajo, es hablar de DDHH, pero ojo siempre habrá derechos que si son garantizados, abren el camino a los demás derechos, alguien imagina sino una Argentina inclusiva sin Soberanía? ¡La verdad que no, así que a seguir luchando!

En Venezuela, más pronto que tarde, no habrá un solo niño en la calle, ni un indigente, ninguna familia abandonada. ¡Eso debe ser objetivo supremo de nuestra Revolución!”

líder de la Revolución Bolivariana, Cro Hugo Chávez.

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.