Sergio Sasia: “La perspectiva no puede ser sólo ganar en 2023”

Por Hugo Gulman.

Los números y las estadísticas revelan que existe una reactivación de la actividad ferroviaria y que incluso hace poco se comenzaron a producir vagones cerealeros y carboníferos. Si bien representa una luz de esperanza para la recuperación de la industria ferroviaria nacional, aún sigue pendiente una planificación a futuro, a mediano y largo plazo que traspase los periodos políticos presidenciales para recuperar la industria nacional, generar empleo y poner nuevamente en valor el sistema ferroviario.

Sin embargo, aunque la fabricación de vagones es beneficiosa es necesario potenciar determinados insumos, quizá mucho más sencillos, que todavía se siguen importando, son de alto consumo y en el país están todas las condiciones dadas para encararlas. Los tirafondos, que son los hierros que fijan el durmiente con el riel y que también se importa. También están las condiciones de proyectar y potenciar la producción de ruedas de vagones y locomotoras que, en los años ’90 se dejaron de producir. En muchos casos la demanda supera la oferta, pero lejos de generalizar, también hay empresarios que quieren asegurarse la venta antes de producir y stockear. Esto, en gran medida, limita las posibilidades de competir con la importación, ya que se torna difícil cumplir con pedidos grandes.

En el caso de las ruedas existen miles en desuso y muchísimas toneladas de chatarra esparcidas por toda la Argentina. Con ese material se podría iniciar la fabricación de las primeras 20.000 ruedas con una utilidad de más del 97% de todo lo que es el metal y que solamente hay que hacer un agregado de un 3%, o sea que la materia prima está y la mano de obra sería Argentina. “Hay que generar una política de Estado para recuperar la industria nacional ferroviaria y vinculada a la metalmecánica, que generaría muchos puestos de trabajo. Hace falta decisión política y ponerse”, dice Sergio Sasia, el secretario general de la Unión ferroviaria y secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

Uno de los temas fundamentales en torno al transporte nacional es el impulso de una Ley Federal, y llama la atención que no avance como como sería deseable. Desde la Confederación Argentina de transporte observan que la Argentina necesita debatir qué sistema de transporte organizará potenciar la industria de los pequeños y medianos productores, el desarrollo de las economías regionales y para potenciar la exportación. La implementación de una ley que complemente los distintos modos de transporte y los optimice. “Hoy la demanda supera a la oferta, hay más producción que potencial de carga que podemos transportar, sumando los distintos modos de transporte: camiones, trenes y barcos”, planteó Sasia.

Para el dirigente, la gran pregunta aún sin responder es por qué la política no debate el sistema de transporte que necesita la Argentina si todos coincidimos en la necesidad de mayor producción, desarrollo y empleo y sin un modo de transporte que optimice la logística es imposible lograrlo. Pero además, paralelamente a esto, se pierde desde hace muchos años un enorme potencial de recursos al no poner nuevamente en valor nuestra marina mercante. El 95% de los barcos que navegan por el río Paraná son de bandera extranjera. Es un trabajo de largo plazo, pero todavía no fue encarado. Aunque a veces lo urgente supera lo importante algunas cosas se pueden resolver a corto plazo. Un camino pasa por lo importante, con equipos técnicos y decisión política; y otro para tratar lo urgente en materia de marítima.

Es inadmisible que los barcos de bandera extranjera tengan subsidiado el 50% del combustible y los de bandera nacional cargan en el mismo puerto pagando el 100%. Con esta competencia desleal ¿qué empresario va a invertir en fabricar un barco para desarrollar la industria naval? “Hay una ley de la Marina mercante y del sector marítimo, de la que el macrismo derogó algunos artículos, que necesitamos que se reglamenten de inmediato, como el tema del combustible. Hace falta tomar los temas de raíz y resolverlos. Estos tienen solución inmediata si se toma decisión política. Se le aplica un impuesto al 5% de los que cargan combustible y así no va a quedar ni ese 5% ni van a tener a quién cobrarle. Un impuesto sobre cero es cero”, explicó.

Además de la combinación de barco, tren y camión que se podría realizar en largas distancias, en viajes desde el sur hasta los puertos de Santa Fe o Entre Ríos. Para el gremialista es imprescindible optimizar la logística. Hoy se está desarrollando un nodo logístico en la localidad de Güemes, en Salta. Allí, se está organizando que los camiones hagan la corta distancia y en el nodo lo tomé el tren, de allí al puerto y que se exporte. Para esto tiene que diseñarse una planificación. “La gente tiene que saber que este tema se está debatiendo porque requiere inversiones en infraestructura que tiene que servirle al país por muchos años, con la claridad de saber hacia dónde vamos y con qué objetivos”.

En los encuentros con funcionarios y legisladores son muy bien recibidas sus propuestas, aunque suele trabarse con la burocracia o desacuerdos entre organismos de algunos ministerios, que dilatan la toma de decisiones. Lo cierto es que entre gremios han alcanzado una serie de acuerdos y coinciden en que a ningún camionero le place recorrer, por ejemplo, 1600 km. Desde salta sin paradores en las rutas, con 20 o más horas de viaje, cuatro horas para dejar la mercadería y volver a manejar otras 20 horas de vuelta, cuando todo eso se puede hacer en el tren o la barcaza, a través de la hidrovía. “Pero hay que debatirlo, discutirlo y reglamentarlo. El año que viene son las elecciones y todos van a hablar del ferrocarril y la logística, pero no veo a nadie de ningún signo político que haya presentado un proyecto en el Parlamento para analizar cómo optimizamos la logística de transporte en la Argentina”, reclamó Sasia.

La CATT, encabezada por Sasia, cuenta con un borrador del Plan nacional de Transporte que fue elaborado por equipos técnicos multidisciplinarios de diferentes universidades, como la Austral y El Salvador, en la que se contempla el mejor aprovechamiento de la energía y los combustibles, el ahorro de los productos al llegar a las góndolas, la disminución de accidentes en las rutas, el cansancio de los trabajadores y los días o semanas que pasan lejos de los hogares. Han acordado con un sector del empresariado que está muy preocupado y podría interesarse en el desarrollo de la industria naviera con fabricación de barcos. Pero hay que ofrecerles oportunidades y posibilidades de navegar por los ríos de manera competitiva porque, a la vez, sería generadora de miles de puestos de trabajos estables. “Esto se lograría con más nodos que vinculen al camión con el ferrocarril y el barco. Está claramente demostrado que el camión es rentable hasta los 450 km promedio. Y que a partir de ahí y hasta los 1000 1200 km el tren. Y la barcaza es la más económica y la que mayor cantidad de carga puede transportar y los puertos deben volver a ser la última estación del ferrocarril. Nadie va en desmedro del camión, al contrario. Al contar con mejor y mayor oferta de transporte, la producción va a salir de manera más rápida y segura, sin accidentes y generando más dólares al país”, explicó.

Además, en ese contexto la construcción de los nodos, la atención, la carga y la descarga, la vivienda, la gastronomía y el comercio que se generaría en las zonas, también estimularían la creación de miles de fuentes de empleos. Por otra parte, desde la confederación contemplan que otro tema muy trascendente sería reforzar los controles en los puertos de exportación, una gran carencia del Estado en la gran mayoría de los puertos, cuyas concesiones, mayormente, están a cargo de empresas extranjeras.

Finalmente, el líder gremial relacionó los actos del día de la lealtad y del día de la militancia, en el que conmemoraron los cincuenta años del regreso de Juan Domingo Perón a la Argentina 9, luego del exilio. Como integrante del movimiento obrero manifestó la necesidad de hacer una autocrítica y generar un debate claro y sincero que establezca una agenda de discusión y propuestas claras. Hace un año se logró una endeble unidad al momento de elegir las autoridades de la Central, pero esa unidad de concepción no lograron transformarla en acción, tal el legado del General Perón. “No puede ser que no coincidamos ni siquiera en conmemorar el 17 de octubre, como nos pasó el mes pasado, o ahora para el día de la militancia. Son dos fechas emblemáticas en las que lamentablemente, el Consejo Directivo de la CGT no pudo unificar los actos para que todos los sectores participen activamente, por todo lo que significa este momento para el país. Tenemos que dejar de hablar tanto de Perón y llevar adelante la doctrina que nos legó”, lamentó.

El dirigente reclamó retornar al diálogo para alcanzar coincidencias en cuatro cinco ideas frente a la complicada situación a la que nos arrastra la inflación. Se acercan las elecciones, el neoliberalismo acecha nuevamente con mayor ferocidad y el Frente de Todos es, indudablemente, la única fuerza política que podría evitarlo. Queda poco tiempo para instalar un debate claro y con propuestas acerca de la gestión, el combate a la inflación, la puja distributiva y el modelo de país para convencer a la población. “La perspectiva no puede ser sólo ganar en 2023”, sentenció Sasia.