Rompe-Cabezas

Por Daniel Prassel.

Escuchá a Daniel Prassel en «Rompe-Cabezas» acá.

La pieza que nos faltaba urgentemente, en este extraordinario 2020, se acerca lentamente hacia nosotros, y de mínima viene a dar una luz de esperanza entre tanta debacle que ha causado la Pandemia y coso, porque como bien se sabe, cuando la ansiada vacuna rusa o del país que sea, toque suelo argentino se acabaran las especulaciones y los discursos para la tribuna, la gran mayoría del Pueblo saldrá a recibir la suya, porque no solo queremos hacerlo sino porque necesitamos reordenar todo lo que se rompió en estos meses.

Nos espera sin ninguna duda una titánica labor para reparar el tejido social, cicatrizar heridas profundas y empezar a reactivar rápidamente, porque podremos decir que nos sobrepusimos a las dos Pandemias, la neoliberal y la sanitaria, gracias a un grado de madurez del Pueblo que aguanta siempre lo que tiene que aguantar, esa característica nos distinguió siempre del común cipayo que detesta lo propio y nacional y que siempre tiene un ojo puesto en lo de afuera.

Aun así no tenemos mucho tiempo, en el horizonte aparecen dificultades, un mundo carente de valores, con salvaje apetito extractivista y elites capaces de seguir acumulando recursos, dispuestas a llevarse puesto lo que sea en pos de mantener privilegios, es imposible pensar entonces que aparezcan mágicas soluciones, por el contrario es buen momento de empezar a diagramar acciones para vigorizar nuestro proyecto político, fortaleciendo lo que tenemos y empezando a revisar situaciones que en Pandemia nos excedieron, como por ejemplo sostener y crear fuentes de trabajo.

No todas son pálidas por supuesto, a no olvidarse que gobierna el Peronismo y eso además de ser una tranquilidad es garantía inequívoca de que vamos a ponernos de pie, porque como bien decía Néstor somos millones los que no lucramos y que estamos en la transformación de la Patria, y desde esa fuerza, cargada de convicción y democracia es que vamos a ir repuntando, es bueno repetirlo siempre, con técnicos no alcanza, con militantes no alcanza, con dirigentes no alcanza, con jóvenes no alcanza, necesitamos a todas y todos aquellos que crean en que nuestra Patria puede ser posible, que entiendan que hay que luchar para volver a integrarse con nuestros Pueblos hermanos y que estén convencidos de que hay que complejizar el debate y simplificar las acciones, para que el grueso del Pueblo se sienta convocado e interpelado nuevamente a salir adelante.

Saliendo de los argumentos sanitarios valederos que ayudaron y mucho para cuidarnos los primeros meses, donde además no vamos a discutir lo obvio y desconocer la peligrosidad del virus, reivindicando siempre la labor de nuestro proyecto político que con mucha responsabilidad y acompañamiento de algunos opositores sensatos, pudo robustecer el sistema de salud evitando escenas trágicas como vimos en todo el planeta, si tenemos que agregar que el confinamiento deprimió a miles de los nuestrxs, haciéndolos bolsa y provocando angustias hasta límites insospechados, y si algún idiota, ya que no encuentro otra palabra para esto, gritara como desaforado “es la salud irresponsable” yo le diría también que la salud mental es parte de la misma salud que pretende defender.

Y porque decimos esto, porque en el tablero mundial no hay inocentes, el capitalismo entro en una fase terminal como lo conocimos y mientras estamos todavía con miedo nos metió por la ventana reformas estructurales que vulneran y nos afanan derechos, como el famoso teletrabajo, donde la precariedad laboral además de ser evidente tiene por objeto, no tan encubierto, atacar directamente a los sindicatos y a la organización política de los trabajadores, que son trinchera inexpugnable de lucha y conquistas sociales.

Otros aspectos a resaltar son las desigualdades y la falta de acceso a la conectividad, nueva forma de marginación social que deja a quienes no cuentan con ese derecho, en la categoría de analfabetos digitales, sabiendo lo que genera eso hoy en día, vale decir que nuevamente es nuestro proyecto político quien está empezando a repartir netbooks, logrando reducir en parte esa terrible brecha digital entre compatriotas.

Vienen desafíos grandes, hay que seguir en unidad, avanzando, aportando cada uno desde donde toque, se imaginan con Macri donde estaríamos hoy, esto sería una tragedia, afortunadamente no lo fue gracias a mujeres y hombres con fuerte sensibilidad social y madurez histórica hermanados en una férrea identidad política, ahora que llega la cura tenemos que redoblar el esfuerzo y hacernos cargo de nuestro destino una vez más, porque como me dice siempre un gran compañero, si con el Peronismo no alcanza, hagamos más Peronismo, en eso estamos!

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.