Rodrigo Muñoz: “La base de gobierno de Piñera está quebrada”

En Identidad Colectiva dialogamos con Rodrigo Muñoz, vicepresidente de la Juventud del Partido Socialista de Chile, abogado y asesor parlamentario, sobre los puntos más importantes de la agenda política chilena: la reforma constituyente, elecciones regionales y municipales; impuesto a las grandes fortunas; el futuro de los bloques progresistas de cara a las generales de noviembre; y el rol de los bloques de derecha en el país de la cordillera.

ID: Esta semana se desarrollan las elecciones municipales y la convención constituyente que reformara la histórica constitución de Pinochet

RM: Inéditamente en la historia republicana de Chile nos vemos enfrentados a esta decisión la elección de delegados para la convención constituye (asamblea constituyente) que va tener la función de escribir una nueva constitución en el plazo de un año y nuevamente plebiscitada. Esto va en conjunto con elecciones regionales, es la primera vez que elegimos nuestros gobernadores. Esta mega-votación de cuatro elecciones conjuntas, hay una crispación de las políticas de gobierno de Sebastián Piñera y a todo el conflicto que se desencadeno en Octubre del 2019.

ID: En los últimos días todo el arco político estuvo discutiendo sobre las AFP. ¿Cuáles son los puntos principales de los proyectos de la oposición y del oficialismo?

RM: La AFP está basado en la capitalización individual, el sistema es totalmente privado, y también es herencia del pinochetismo. Solo Perú y Australia se basan en estos principios actualmente. El proyecto presentado por el progresismo incorporaba principios de reparto solidario. Pero el oficialismo chileno bloqueo esta oportunidad. La actual coalición gobernante sigue manteniendo las pensiones y jubilaciones en montos muy bajos, donde con el ingreso básico mensual no pueden tener una vejez digna.

Tocar los fondos de los pensionados es tocar el bolsillo de los ahorros de los trabajadores y trabajadoras. No están en condiciones las clases medias y bajas de pagar el costo de esta crisis.

ID: El progresismo chileno planteo ciertas reformas tributarias para generar recursos a las arcas del estado que no consistan en ajuste, como por ejemplo aumentar los impuestos al sector minero.

RM: Se ha puesto en debate el tema minero, que en Chile tienen un impuesto especial, ya que estos deben pagar por sobre los impuestos de las empresas regulares, esto va desde un 4% y un 14% actualmente, muy bajo comparado con otros países, se ha planteado la idea de tener un royalty minero para el cobre y el litio, para poder solventar la crisis económica y lo que implica explotar recursos naturales no renovables. Por otro lado se ha planteado un impuesto a la súper riqueza, en torno a que los más ricos del país puedan pagar un monto del 2% de sus patrimonios al estado para solventar la crisis.

Ambas medidas están actualmente en el congreso debatiéndose y vemos que hay una buena perspectiva de instalar el debate, lamentablemente el gobierno no ha hecho una contrapropuesta y simplemente se ha opuesto a que avancen ambas medidas, pero ya han pasado la primera valla que es la cámara de diputados y se encuentran ahora mismo en el senado chileno.

ID: EL oficialismo y la oposición “republicana“ ¿crees que este sector del oficialismo y de los bloques republicanos aprobarían un nuevo impuesto a la riqueza?

RM: La base del gobierno de Sebastián Piñera, que es la coalición “Chile Vamos”, que recoge a varios partidos de derecha, se encuentra quebrada en esta materia, como el gobierno de Sebastián Piñera tiene tan bajo nivel de apoyo en la ciudadanía, en torno a un 8% a 12% en las últimas encuestas, eso ha significado que varios de su partido, aunque formalmente siguen siendo parte de su gobierno, han tomado otras propuestas y caminos para darle respuesta a la ciudadanía y uno de ellos ha sido justamente el tema del impuesto “súper ricos”, de hecho el partido “renovación nacional” (partido del presidente Piñera), ha decidido apoyar esta medida, a lo mejor no como lo quiere la oposición que es con un impuesto patrimonial, sino más bien a través de otras medidas que podrían afectar a “súper ricos” como la repatriación de capitales, pero se han abierto a la idea de poner un mayor gravamen a esos recursos, como también eventualmente subirle los impuestos a las empresas transitoriamente para llegar alrededor de un 30% de impuestos a ellos.

Entonces a lo mejor se hace difícil que el presidente Piñera pueda sostener su posición en contra de esto a pesar de la influencia estadounidense y de varias otras experiencias mundiales, en la medida que los partidos de su misma coalición apoyen estas medidas en el congreso, entonces a pesar de la oposición del presidente piñera, puede que esto termine siendo ley justamente por los partidos de derecha.

ID: Respecto a la emergencia tributaria, los dos candidatos dentro de la interna del partido socialista dentro de las próximas elecciones, Paula Narváez y José Insulza, dos personas que han tenido protagonismo en organismos internacionales, ¿No tienen ningún tipo de disidencia con respecto al impuesto a las grandes fortunas?

RM: Paula Narváez, al igual que los senadores y los diputados del partido socialista están a favor de esta medida del impuesto a los súper ricos, han planteado en varias oportunidades que debemos avanzar hacia ese camino y también ha sido compartido por otros partidos del progresismo chileno, eso es importante señalarlo porque no es una medida que este en cuestión en ese sector de la política chilena, sino que justamente ha recogido un apoyo transversal en torno a la democracia cristiana hasta el partido comunista chileno.

ID: Y sobre las posibilidades de unidad en el progresismo, como se dio en Argentina o en Ecuador, ¿podría existir algún tipo de acercamiento de una coalición frentista entre el partido socialista y el frente amplio o seguirán por separado?

RM: Creo que todos los que somos parte de la izquierda chilena nos encantaría lograr niveles de unidad que nos permitan ir juntos a las batallas electorales y políticas que se vienen en el futuro. Y yo como joven, no encuentro otro aliado más importante que el frente amplio hoy en día. Pero el nivel de fraccionamiento que se encuentra hoy en día a la oposición chilena es amplio, y no estamos de acuerdo en puntos que son fundamentales.

Si bien ha trascendido la idea de poder hacer una sola primaria de oposición, ella es difícil de conseguir porque no hay visiones que sean parecidas, obviamente el partido comunista, el frente amplio, la democracia cristiana y el partido socialista, junto a otros actores del progresismo nacional tenemos discrepancias en ese sentido, yo creo que se van a ordenar los bloques en torno a lo que ha sido históricamente la centro izquierda, el centro y la izquierda más dura, eso en cuanto a la primera vuelta, ya en una segunda apoyaremos todos al candidato que pase a esa elección a enfrentar a la derecha, yo creo que esa es la lógica que se irá viendo en Chile en estos meses. Viendo lo que ocurrió en ecuador, en argentina con la elección de Alberto Fernández y lo que probablemente vaya a ocurrir en Brasil también con la elección de segundo turno de Bolsonaro, tenemos que ver también como ocurren esas elecciones para aprender y ponernos serios en el centro izquierda en torno a bajar un poco la soberbia, ser más humildes y poder llegar a ciertos consensos, en torno a lo que queremos para el país.

ID: Si hablamos de la unidad  del progresismo Narváez y Boric tienen miradas similares en lo económico y en lo político

RM: Son bastante parecidas las visiones políticas, económicas y sociales entre ambos, lamentablemente hay un conflicto entre el socialismo chileno y el frente amplio, por una cuestión generacional, a raíz de las protestas en Chile desde el año 2011 se plantío el frente amplio como un espacio que quería superar lo que había sido el progresismo tradicional en Chile. Chocamos en un tema de perspectiva a futuro, pero en un debate de fondo, las cosas que queremos son bastante similares.

ID: En cuanto a esta disidencia dentro del frente amplio, durante la protesta de 2019, el partido verde ecologista termino retirándose del frente amplio y rompiendo en el mes de noviembre.

RM: Después de las manifestaciones del año 2019 existió un segundo quiebre en el frente amplio, porque previamente ya había ocurrido uno, que fue justamente porque los tres partidos que integran el frente amplio, firmaron el acuerdo nacional por la nueva constitución y los que no estuvieron de acuerdo se retiraron, pero el mayor daño que se le genero fue la salida del partido humanista, que era un partido bastante grande, con un gran caudal de votos en Chile y que hoy en día tienen a la principal figura presidencial en nuestro país, una figura populista que ha salido de ese partido, llamada Pamela Jiles, diputada actualmente en Chile y que es nuestro mayor temor hoy en día, porque es una figura que si bien viene de la izquierda, tiene rasgos bastante autoritarios, se asemeja mucho a la manera de hacer política de Donald Trump, en el sentido de manejarse bien con los medios, de ser bien elocuente en lo que dice, pero ahí está la fuente de uno de nuestros mayores temores en la centro izquierda.

ID: En el caso de que la candidata del partido humanista sea quien ocupe el cargo de presidente, sucediendo a Piñera, ¿Cómo crees que se llegue a observar ese panorama desde el frente amplio y sobre todo como lo mirarían los referentes, Beatriz Sánchez, Gabriel Boric y Giorgio Jackson?

RM: En estos momentos, tanto Beatriz Sánchez, como Giorgio Jackson y Gabriel Boric están juntos en lo que planteamientos presidenciales, programáticos y políticos se refiere, tanto Beatriz Sánchez como Giorgio Jackson están apoyando la candidatura de Gabriel Boric, hay bastante unidad y cohesión en torno a eso. Y respecto a si tendrían algún problema respecto a la candidatura de Daniel Jadue que comparte espacio con la izquierda más dura, yo he visto que hay bastantes diferencias con él, porque el frente amplio es una idea de socialismo también, ellos no tratan de imitar los ideales comunistas, entonces friccionan con el partido comunista chileno en su manera de ver las cosas, de la manera más autoritaria que tienen de hacer política y en ese sentido se parecen más a los socialistas chilenos, en el sentido más libertario, más multicultural y más diverso, incluso diría que si Gabriel Boric no llega a buen término en su candidatura presidencial, probablemente terminen apoyando la alternativa de Paula Narváez, por sobre la de Daniel Jadue.

ID: Hay una diferencia de trayectoria entre Gabriel Boric y Paula Narváez, quien fue ministra Secretaria General de Gobierno de Chile, también Jefa de Gabinete, podríamos encontrar el punto de inflexión en la experiencia entre ambos candidatos y candidatas…

RM: Hay que mencionar un elemento previo, como no hay unidad en la oposición chilena, es probable que Paula Narváez y Gabriel Boric compitan en primarias distintas, el partido socialista probablemente tire hacia el lado de la democracia cristiana, hacia el bloque denominado “Unidad Constituyente” y quizás el frente amplio tire hacia el lado del partido comunista, por lo que es probable que no haya un punto de contacto entre ellos, sin embargo, el partido socialista chileno ya tiene una tradición de gobierno, hemos estado en cargos de gobierno al menos en 6 o 7 oportunidades en nuestra historia, tenemos una gran cantidad de cuadros políticos, técnicos que nos permiten tener esa solvencia, pero por sobre todo, tenemos la cualidad de que estamos hoy en día en el fiel de la balanza de la oposición chilena, estamos al medio de la democracia cristiana y del partido comunista, por lo tanto somos el grupo que une esos puntos que generan los puentes de conversación entre todos estos grupos y eso nos permite la cualidad de unir, cosa muy importante a la hora de ver cómo podemos generar esas correlaciones de fuerzas dentro de la política chilena, para que esto resulte en una opción victoriosa del progresismo.

ID: De cara a las presidenciales de noviembre ¿Es más cercana la unidad entre bloques de la derecha chilena, que pensar la unidad del FA, PS y otros partidos identificados con el progresismo?

RM: La derecha chilena, hoy en día tiene ingredientes en su coalición gobernante, que une al conservadurismo tradicional, que se ve reflejado en la UDI y también elementos liberales, provenientes de Evópoli y del candidato Briones, y sectores más bien nacionalistas que surgieron en Chile por los años 40s, 50s, que intento imitar la experiencia de Perón en Argentina, fue una tradición que quedo en la derecha chilena, entonces con esta mezcla, tratan de hacer esa coalición que tuvo muchas contradicciones en sí misma, conservadores y liberales ya en si generan problemas y además metiendo entre medio nacional populismo y social cristianismo sin llegar a puntos de consenso y además, tienen esta amenaza a su derecha que es José Antonio Kast, el pinochetismo más rancio y más duro que trata de revivir con su fórmula económica, pero también con su fórmula racista, discriminadora, autoritaria, entre otras, y eso también les genera un problema a ellos porque con el 5%, 8% de respaldo que tiene ese grupo, le dificulta alcanzar las mayorías.

Por otro lado estamos los que desde la democracia cristiana, el partido radical y el partido socialista chileno, intentamos replicar como una versión actualizada, lo que fue la concertación, bajo este nuevo nombre que es “unidad constituyente”.

Marco Enríquez Ominami se ha unido a ese esfuerzo con el PRO para intentar generar esos puntos de acuerdo entre nosotros, ya que lamentablemente la política chilena es un dogma, digamos que necesariamente necesitas el tercio del centro, representado por la democracia cristiana, entonces si la izquierda deja ir a la democracia cristiana hacia la derecha, nunca más conseguimos el gobierno, por lo que necesitamos mantenerla acá.

ID: Enrique Ominami jugaría un rol de “operador político”…

RM: Yo creo que lo que más destaca de Marco Enríquez Ominami es su liderazgo internacional, su contacto con el Grupo de Puebla, él fue el que genero también un encuentro de la oposición chilena con el presidente Alberto Fernández, que fue algo muy valorado hace unos años atrás en Chile. Ominami, junto con Heraldo Muñoz, la presidenta del senado Yasna Provoste, como Paula Narváez y como otras personas de unidad constituyente y el centro izquierda, trabajan en torno a generar estos puntos de acuerdo para que surja algo positivo.