Resumen internacional 23 – 03

Por Ezequiel Vega.

La FAO advierte que 34 millones de personas vive situación de inseguridad alimentaria

El informe de la agencia de naciones unidas, Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la organización de naciones unidas para la alimentación y la agricultura (FAO)  , advirtió que más de 34 millones de personas de todo el mundo viven en situación de inseguridad alimentaria aguda, a un paso por tanto del hambre crónica, en el que alerta del previsible aumento de este escenario de hambre en más de una veintena de países si no se toman medidas de forma “urgente”.

Ambas entidades resaltaron  la preocupante situación en el norte de Nigeria, Yemen y Sudán del Sur y señalan que en algunas zonas de estos dos últimos países hay áreas donde la población está ya en condiciones equiparables a la hambruna.

En el caso de Sudán del Sur, algunas zonas del estado de Jonglei llegaron al límite ya en octubre y noviembre de 2020 y la ONU prevé que la situación persista pese a la temporada de escasez que se prevé entre abril y julio. Así, más de siete millones de personas podría sufrir inseguridad alimentaria aguda, 700.000 más que en el mismo periodo del año pasado, con 100.000 de ellas en el denominado “nivel de catástrofe”.

La perspectiva para el caso de Yemen, debido a la persistencia del conflicto, el colapso económico y los bloqueos a la ayuda humanitaria. En las regiones de Al Jawf, Amran y Hajjah, se prevé que en junio haya hasta 47.000 personas en situación extrema, 16.000 más que en el último trimestre de 2020.

“El riesgo de hambruna en Yemen está aumentando”, señalan la FAO y el PMA en su informe, en el que estiman que más de 16 millones de personas padecerán inseguridad alimentaria aguda en la primera mitad del año, unos tres millones más que a finales de 2020.

La OMS denuncia inequidad y desigualdad en la distribución de vacunas

La Organización Mundial de la Salud aseguró ayer que cada día que pasa la desigualdad en el acceso a las vacunas contra el Covid-19 es cada vez más notoria y repudió que los países desarrollados, que han acaparado la mayor parte de los antídotos, hacen poco por revertir la situación. Entre tanto, Alemania prolongará las restricciones hasta el 18 de abril, debido al aumento de contagios.

Tras más de un año de pandemia y cerca de cuatro meses después de que Europa comenzara a aprobar las primeras vacunas contra el Covid-19, la mayor dificultad para acabar la emergencia sanitaria en todo el planeta se centra en la desigualdad para la obtención de los antídotos.

Mientras esta tendencia se mantiene, el número de muertos y de contagios aumenta. 2.719.828 personas han perdido la vida por el virus y 123.527.951 han contraído la enfermedad a nivel global, según el más reciente recuento de la Universidad Johns Hopkins.