Responsabilidad colectiva hasta que llegue la vacuna

Por Gerardo Mazzochi.

Escucha a Gerardo Mazzochi en «Responsabilidad colectiva hasta que llegue la vacuna» acá.

“Es hora de que el AMBA, único lugar que desde el primer día hasta aquí se mantuvo en ASPO, pase a una etapa de DISPO”, sostuvo el presidente Alberto Fernández, aunque aclaro que este nuevo escenario no implica “que el problema se haya resuelto”, por lo cual llamo a la “responsabilidad colectiva y social ciudadana “ante un problema latente”

Esas palabras “fin del ASPO” pedidas por aquellos opositores que vienen presionando desde hace meses sin pensar en las más de 30 mil muertes y los cientos de miles que sufrieron la enfermedad, quitaron una excusa para seguir criticando al gobierno.

En cambio, a aquellos que cumplieron el aislamiento con responsabilidad, les sembró una incertidumbre en cuanto a los contagios. Europa nos demuestra que el verano nos puede poner en una situación compleja nuevamente mientras que en Argentina vemos fiestas clandestinas, parques con personas sin barbijo compartiendo un mate y localidades cercanas a CABA que se preparan a recibir turistas.

Se abrieron actividades como el fútbol, los gimnasios, los shoppings…y ahora cuando está por finalizar el ciclo lectivo, Larreta abre las escuelas con la excusa de generar una burbuja que en realidad es un globo más, como dicen los docentes porteños.

Son muchos los padres que están decididos a no mandar a sus hijos a estas clases que no tienen nada que ver con lo académico ni con el aprendizaje sino con el marketing.

Febrero de 2021 está a la vuelta de la esquina y la vacuna también, no hay necesidad de exponer a los chicos que además son vectores de contagio para sus abuelos que son población de riesgo.

 Las muertes están bajando, los contagios también, siempre y cuando no nos encuentre una segunda ola con la población aun no vacunada. Ahora queda todo en manos de los que fueron más responsables, aquellos que se quedaron en su casa para cuidarse ellos esperando la vacuna.

La familia y los amigos, también esperan ese asado en donde se festejarán los cumpleaños atrasados que no llegan. Esas fiestas de fin de año que son todavía una incógnita.

De todos depende y dependerá. Cada acción de cuidado individual cuenta. La responsabilidad social y el control del Estado como sucedió en Wuhan o en Australia donde no hay nuevos contagios parecen ser el modelo.

El cumplimiento a las normas configuradas por las autoridades sanitarias y por, sobre todo, el respeto al otro, es la repuesta para superar el verano sin temor a una segunda ola, mientras empiece la vacunación.

La vacuna rusa es una realidad que se puede tocar con las manos, aunque los operadores mediáticos de los laboratorios multinacionales estuvieron toda la semana demonizándola.

Solo nos resta esperar, atentos, el nuevo banderazo contra la vacuna Sputnik, `la rusa`, que como todos sabemos, es producto de ese acuerdo siniestro entre Cristina y Putín, para que todos nos volvamos kirchne-comunistas.

Es bueno adelantarse con tiempo, a los análisis de Juntos Por el Campo, no vaya a ser cosa que el filósofo de la reposera nos termine diciendo que “no pudimos lograr ese logro”.