Responsabilidad afectiva y de garche

Por Julián “Chula” Ruiz.

No sé bien. A veces me río; pero otras veces me cago en bronca.

No es por caer en moralinas ni en progresismos que no me canso de criticar. Es, simplemente, pensar un poco en qué se gana con la estupidez de chamuyar por chamuyar y engatusar, simplemente por tener la facilidad.

Está de moda el término “ghosteo”, y si por ahí anda algún fuera de tema, esto significa que alguien haga la del fantasma y desaparezca. Supongo que si está de moda el término es porque también actuar así es normal hoy por hoy.

Es hasta antiguo pensar en sexo solo por amor. Siglo XXl y aún hay perversos que se atreven a la mentira del sentimiento para acostarse y sacarse las ganas. Supongo que les gusta el placer de sentirse dueños de personas solo para hacerlas sufrir después de que sienten cosas lindas. O quizás, disfrutan de saber que una persona llora por ellos en alguna parte dejando todo de lado mientras la vida sigue y otras víctimas caen.

No soy psicólogo ni un letrado calificado para dar alguna conclusión, pero por experiencia puedo opinar de lo que me dijeron se llama responsabilidad afectiva, que es hacer sabiendo las consecuencias sentimentales que pueden tener tus hechos. O algo así.

No quiero criticar las relaciones que no funcionaron, eso puede pasar y es entendible. Lo que no puede pasar más es que algún sorete siga utilizando la palabra amor con la única intención de lastimar.