Radiografía de la nueva Liga Patriótica, el grupo organizado para atacar a los mapuches en el sur

Por Hugo Gulman.

En la Comarca Andina, un grupo de personas que ocultan sus rostros, nombres y apellidos, están convocando desde las redes sociales a armarse y formar parte de la Legión Nacional Patriótica, un grupo de extrema violencia cuyo objetivo es ejercer acciones terroristas contra los miembros de las comunidades mapuches.

La convocatoria de la legión agazapada en las sombras plantea crear conflictos y divisiones en El Bolsón, para continuar luego en las restantes localidades de la comarca, como Lago Puelo, El Hoyo y Epuyén, entre otras. Las acciones forman parte del envalentonamiento de la derecha, que desde hace tiempo esgrime discursos de odio, supremacistas y negacionistas de la historia de esta región patagónica, fomentan la violencia y estigmatizan al pueblo mapuche tehuelche a través de sus medios de comunicación hegemónicos.

En forma anónima aparecieron estos grupos llamando a ‘hacer patria’, que proponen disolver por la fuerza cualquier manifestación organizada por quienes ellos denominan ‘ram mapuche’. Inclusive plantean que se los debe agredir al verlos en las calles, del mismo modo que la histórica Liga Patriótica* de principio del siglo XX o el Ku Klux Klan. Vale recordar que hace un tiempo, en Bariloche, hubo una manifestación de sectores de derecha de la región en la que participaron personas que vestían las capuchas del Ku Klux Klan de Estados Unidos.

 “Se está generando una derecha parasocial o parapolicial, como esta Legión Nacional Patriota, que apareció hace unos días con una convocatoria en la marca Andina. Están emprendiendo un camino muy peligroso, por eso hemos denunciado los mensajes que publicaron y estamos exigiendo que se investigue seriamente”, explicó Nelson Ávalos, representante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos en Chubut. Ávalos es abogado y habita la Comarca Andina del Paralelo 42, muy cerca de El Bolsón, región que funciona como una unidad y abarca localidades de Río Negro y Chubut.

Jugando a la escondida

Según los denunciantes, los agresores están asociados y amparados por algunas ONGs, como Propiedad Privada Patagónica, la Fundación Cambio Climático y Consenso Bariloche, que disfrazadas detrás del objetivo de cuidar el medio ambiente, el urbanismo, la propiedad privada y la convivencia, determinan estrategias para generar un clima social adverso a las comunidades.

Junto a ellos, operan en las sombras los estudios jurídicos más grandes y caros de Argentina, sumados a una de las mayores empresas mundiales de comunicación y lobby. Organizan foros, talleres y jornadas en las que participan dirigentes políticos y adherentes de Juntos por el Cambio, como Patricia Bullrich, Miguel Pichetto y Daniel Sabsay, reconocidos odiadores de los pueblos originarios y las comunidades de la región.

Otros de los invitados a abrir o cerrar estos eventos son, por ejemplo, la gobernadora de Río Negro, Arabella Carreras, el intendente de Bariloche, Gustavo Genusso y el ex secretario de seguridad de Río Negro, Federico Massoni, que trascendió -tristemente- por sus abusos de autoridad contra docentes y otros trabajadores estatales durante su gestión, más que por sus aciertos. Además, participan asesores y abogados de los estudios que patrocinan a los empresarios y sociedades que mantienen conflictos con las comunidades a las que expulsaron de sus tierras.

Paradojicamente, algunas de las mencionadas reuniones se llevaron a cabo en el Hotel Cacique Inacayal, de Bariloche, que -para sumar contrasentidos- se encuentra emplazado sobre la avenida Juan Manuel de Rosas. Inacayal fue uno de los últimos lonkos mapuche tehuelche que se resistieron a la avanzada del ejército de Julio Argentino Roca. El cacique nació en 1833 en Tecka, Chubut y alojó en sus tierras a naturalistas y viajeros, tales como Guillermo Cox, George Musters y Francisco P. Moreno.

El odio es negocio

Teniendo en cuenta dónde y de qué manera desembocaron, tan solo dos meses atrás, los mensajes de odio, las protestas y las concentraciones antidemocráticas con horcas, guillotinas, intentos de derribar las vallas de la Casa Rosada y demás conductas violentas de la derecha, no se los puede dejar pasar. 

Se organizaron, enviaban mensajes y se relacionaban con la prensa hegemónica y con influentes políticos de la oposición que los justificaban y los convocaban a sus actos. Es necesario señalarlos, denunciarlos e informar claramente a la sociedad. Son sumamente peligrosos y están atentando contra la paz con la que se vivió en la Comarca hasta agosto de 2017, cuando desapareció Santiago Maldonado.

En aquel momento, la Pull Off del Departamento Cushamen comenzó a recuperar un territorio y realizar reivindicaciones que afectaron a los grandes intereses inmobiliarios y económicos en la Patagonia. Se enfrentaron con ellos el grupo Benetton, dueño de 1 millón de hectáreas en la provincia Chubut. Exigieron ese espacio como parte del territorio mapuche y lo recuperaron. Hace dos años un fallo judicial absolvió a la comunidad, alegando que era Benetton el que estaba usurpando esa zona, que abarcaba 1200 hectáreas. Luego llegaron otras reivindicaciones como la de Lago Mascardi o Winkul Lafquen Mapu.

Los intereses económicos son muy grandes. La empresa de capitales belgas Burco adquirió cerros completos en la Patagonia, que son nacientes de ríos, como el Cerro Carreras. Además, están construyendo barrios privados muy caros. Otro inversor es Benetton, que tiene allí 14.000 hectáreas que incluyen lagos, ríos y montañas y no acatan los fallos judiciales que le ordenan abrir un camino.

También hay gigantescas extensiones de tierras que pertenecen a jeques de los  Emiratos Árabes. Ahí el príncipe de Qatar es dueño de cientos de miles de hectáreas en la cordillera, en la provincia de Río Negro. “Cuando vienen la gobernadora de Río Negro, Patricia Bullrich, Miguel Pichetto y toda esta gente a hablar de que la soberanía está amenazada por la reivindicación de una comunidad, que ocupa tan solo diez hectáreas en el lago Mascardi, nos están tomando el pelo”, señaló el referente de la APDH.

El 4 de octubre pasado, un Comando Unificado de Seguridad llegó al Lago Mascardi y aún permanece en el territorio persiguiendo a la gente. Realizó un despliegue militar enorme para desalojar y detener a mujeres desarmadas con bebés a los que amamantan y otra que parió en esos días, ya detenida.

¿Una legión extranjera?

Volviendo a la autobautizada legión patriótica, forjan anónimamente su convocatoria a través de las redes, desde donde solicitan a la población que les envíen su nombre para analizarlos exhautivamente, previo a incorporarlos al grupo de whatsapp desde el que organizarán los escraches y agresiones. Hasta ahora los denunciantes no han logrado detectarlos y es otra exigencia que les formulan a las autoridades. “Hemos enviado notas al Ministerio Público Fiscal de El Hoyo, en el que adjuntamos nuestras denuncias, la del Parlamento Mapuche Tehuelche y otra de la directora de Promoción de Acceso a la Justicia de la Nación, que depende del Ministerio de Derechos Humanos, quienes también denunciaron estos mensajes y piden que se investigue el origen en internet”, detalló Nelson Ávalos.

La representante del Parlamento Mapuche extendió la denuncia a Bruno Pogliano, intendente de El Bolsón, y dio datos de los empleados municipales y del Servicio de Lucha contra Incendios Forestales. En su escrito detalló que el 23 de noviembre de 2021 salieron a disolver violentamente una manifestación en protesta por el asesinato de Elías Garay. Lo hicieron corriendo a la gente a caballo, con rebenque, cuchillos y otras armas. Al día siguiente, el intendente de El Bolsón los felicitó ‘por haber traído paz a la ciudad’.    

Vivir en armonía

Las comunidades piden, ni más ni menos, vivir en armonía en las tierras que ocupan sus ancestros desde cientos de años antes de que llegaran los empresarios a quedarse con sus posesiones, su comida y sus bienes. En la Patagonia se está asistiendo al nacimiento de estos episodios: es necesario reaccionar y evitar que con ellos se esté descascarando el huevo de la serpiente. Una vez que rompe, no se sabe hasta dónde pueden llegar.

La histórica convivencia pacífica terminó con la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado. Luego continuó con el asesinato de Rafael Nahuel, en el mismo lugar en donde ahora se ha instalado el Comando Unificado que envió el Ministerio de Seguridad. En 2021 se sumó otra muerte, la de Elías Garay. La legislación, los convenios internacionales y el sentido común indican que se impone retomar el camino del diálogo.

 “… Estos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo…” Fragmento de La palabra, de Pablo Neruda

—————————————————–

¿No los veis sobre Méjico y Quito Arrojarse con saña tenaz?

¿Y cual lloran bañados en sangre Potosí, Cochabamba y la Paz?

¿No los veis sobre el triste Caracas Luto y llanto y muerte esparcir?

¿No los veis devorando cual fieras todo pueblo que logran rendir?

A vosotros se atreve ¡Argentinos! El orgullo del vil invasor,

Vuestros campos ya pisa contando Tantas glorias hollar vencedor.

Mas los bravos que unidos juraron Su feliz libertad sostener.

A esos tigres sedientos de sangre Fuertes pechos sabrán oponer.

Fragmento del Himno Nacional Argentino que debiera estar incluido al entonarse en los actos

(*) La Liga Patriótica Argentina operó fuertemente en la década de 1920. Fue un grupo antidemocrático parapolicial, racista, de extrema derecha, ultranacionalista, antiizquierdista, antisemita y antisindical. Asesinaron y cometieron actos de violencia durante la Semana Trágica de Buenos Aires en 1919, particularmente en los barrios de Buenos Aires judíos en los que se concentraba la comunidad judía. También desplegaron su fuerza en los hechos de la Patagonia Rebelde en 1922 y emprendieron la tarea de educar y adoctrinar a los obreros, con la idea de contrarrestar la influencia atribuida a la propaganda comunista y anarquista.