¿Quién es Alberto Fernández?

Por Sebastián Ruíz.

Escuchá «¿Quién es Alberto Fernández?» acá.

El eje está en las representaciones sociales. ¿No sabés qué significa? Tranquilo, yo lo aprendí ayer en la facultad. Tampoco es que la tenga tan clara. Seguro algún estudioso leerá esto y dirá que soy un ignorante. A esta altura de mi vida, es casi un elogio. Voy a dar una definición base base, sin aire ni cierre centralizado (en realidad, la guglié): “el concepto de representación social designa una forma de conocimiento específico, el saber de sentido común, cuyos contenidos manifiestan la operación de procesos generativos y funcionales socialmente caracterizados. En sentido más amplio, designa una forma de pensamiento social”.

¿Qué quiere decir? Ni idea, bro. Así muy por arriba, va por el lado de los estereotipos, creencias, afirmaciones o valores que para nosotros son la posta. Va queriendo la definición. ¡Vamo sebita! Un detalle a tener en cuenta, es que no siempre coincidiremos con otro en esta cuestión de las representaciones sociales que podemos tener. Ni con nosotros mismos, tal vez, pues se construyen todo el tiempo y pueden cambiar. Aquí juegan las experiencias personales, relaciones sociales, etecetera.

¿Viene bien? Yo ya me perdí. Siempre es más fácil ver la jugada con ejemplos, así que daré algunos:

– Imagine que va caminando por la calle y de frente viene un morocho, que puedo ser yo, Claudio Posse o el que usted quiera, con barbijo, capucha y unas naik de esas con resorte bien piolita. En su cabeza ya decidió: se cruza de vereda mientras le saca el chip a su celular, sigue caminando pues ningún morocho nace rocho o se alegra y lo saludo porque lo conoce, es un viejo amigo y lo invita al bar de la esquina a tomar unos tintillos.

– Esta me pasó a mí: sirven un plato de fideos con brócoli. Sí, leyó bien, con esos mini arbolitos que fueron talados de un miniplaneta que está cada vez más cerca de la deforestación total. El pequeño Sebita Ruíz de 10 años seguramente no sabe ni qué es un brócoli, el de 20 dice, sin probarlos, que no le gustan y el Sebaduki Ruiz que escribe este artículo los comería contento pues los probó y re juegan.

– ¿Qué preferís: perder una final internacional con tu eterno rival o descender de división? Este es el mejor ejemplo. Es obvio que los hinchas del gran Boca Juniors dirán que prefieren perder una final y, por su parte, los hinchas de River Plate dirán que es mejor descender.

Las distintas opciones aquí expuestas están sujetas a representaciones sociales. Ahora, ¿a dónde quiero llegar con todo esto? Síganme.

Los medios de comunicación son especialistas en formar representaciones sociales sobre cualquier cosa. En esa “cualquiera” cosa, claro, entra la política y, más precisamente, los políticos. Piense en uno y en una característica del mismo, ya, rápido. Ahí está, eso que piensa sobre quien eligió, es la imagen que le han armado. ¡Vualá! Si pensó en uno que conoce personalmente, no sirve. Ya que en el juicio que usted aplicó sobre éste, no influye la construcción que arman los medios.

Alberto Fernández: ¿es un estadista, un títere, un neoradical o un tipo común, hincha del bicho? Al no conocerlo personalmente, esa respuesta se la va a construir el noticiero que usted mire.

¿Recién ayer aprendí esto? Habría que enseñarlo en sexto grado.