¿Qué hay detrás del coronavirus?

Por Liliana Etlis.

Las redes sociales invitaron aquél 19 de marzo, al aplauso dirigido a médicxs, enfermerxs y auxiliares apoyando simbólicamente la lucha contra la Pandemia desde la casa, terraza y balcón. Así se fue construyendo socialmente un ritual hasta el día de hoy donde la sonorización y palabras de agradecimiento dirigidas al aire iban cobrando una estatura no usual en otras épocas.

Esto me despertó ciertos interrogantes referidos a esta Pandemia, y si ésta profundizaría la desigualdad social.

¿Quiénes podrían cumplir con todos los requisitos del aislamiento incluyendo alcohol en gel, barbijos, lavandina, otros? La composición socio-económica argentina tiene varios bordes no visibles por muchxs que tienen un saber académico.

Un sector de la población hegemónica por un lado y, con menos posibilidad de efectuar dichos retraimientos, aquellos sectores subalternos donde su “estar” tiene la particularidad de ser habitado por varias personas, lugares de menor dimensión (ejemplo hoteles, pensiones y casas vacías de zonas como Monserrat o San Cristóbal en CABA) donde el espacio se distribuye en forma similar a los conventillos de décadas pretéritas, esto es, cada pieza una familia.

Otro problema muy complejo reside en los habitantes de las villas de emergencia como además los lugareños del interior de nuestra Patria donde la falta de comida, agua potable, luz, gas, cloacas y otros derechos básicos, se ven ausentados por falta de políticas públicas y la ausencia del rol de Estado durante el anterior gobierno y consecuencias de la falta de distribución de la riqueza.

Se observa simultáneamente, la expresión de pequeños fragmentos xenofóbicos en edificios o barrios donde profesionales de la salud, son estigmatizados como chivo expiatorio del causante de un mal que opaca la vida sensible de la cotidianeidad.

¿Por qué el discurso del virus circula en determinados lugares desde conceptos súper-estructurales cuando en el vivir cotidiano aparecen otras formas de la experiencia social?

Desearía a través de este espacio, comenzar a interrogar en forma colectiva y debatiendo desde la profundidad del saber popular, visibilizando aquellas dificultades para cuestionar dispositivos o ideas políticas, culturales, económicas, sociales, y otras, que ayuden al buen vivir del campo popular, sugiriendo la batalla cultural como un campo fértil y de invitación a la participación de cualquier persona que quiera francamente vivir en una sociedad justa, libre y soberana siendo el eje el desplazamiento de la colonialidad desde cualquier forma.

El sufrimiento social de esta Pandemia son problemas que coloca a la salud asociada a problemas de la sociedad destacando las relaciones de Poder, Saber y Conocimiento.

Invito nuevamente a desdibujar un campo biológico como el actual, para comprender una realidad además social, compleja y desigual.