PURO FUEGO

Innumerables veces le hablé a las estrellas,
innumerables noches de larga espera.
Parece que fue ayer cuando de dolor se inundaban,
estos ojos que debes en cuando perdían la llama.

Cuenta la historia de aquel tiempo,
que en aquellos momentos de tormentos
en los que solo supe mirar para dentro
se estaba gestando en mí un universo entero:

Donde mis ojos eran puro fuego.
Donde en mí sonrisa no cabían miedos.
Donde mí cuerpo no era objeto,
más bien templo.
Donde en esta llama que es mi alma
solo había momentos plenos.
Donde todo este amor corría sin ningún freno
estallando contra otros cuerpos,
que buscaban el mismo calor… y sueños.

Aquel universo
que me recorría el cuerpo entero,
pidiendo eliminar los miedos
para ser todo lo que tenía dentro…
y no morir en el intento.

Aunque para mi sorpresa morí más de una vez.
es que si la vida es así,
estoy siempre lista para volver a nacer
porque no hay nada que me frene,
porque ya no hay que desespere,
a este ser.

Por Mariana Malberti.