Presupuesto 2022: Gran parte se empleará para gastos de personal

El debate por el Presupuesto quedó en el centro de la escena tras su fallido paso por la Cámara de Diputados. La denominada “Ley de Leyes” expresa cómo, cuándo y cuántos recursos se piensan gastar, entre los que se encuentran los necesarios para el funcionamiento del Poder Judicial.

El presupuesto anual 2022, aprobado por el Consejo de la Magistratura de la Nación, previó gastos por $136 mil millones. Gran parte de este dinero será destinado a “gastos de personal” -alrededor de 127 mil millones-, lo que representa más del 93% del total. Un porcentaje muy inferior se destinará a infraestructura, remodelaciones y mantenimiento.

En la reciente sentencia de la Corte Suprema sobre la integración del Consejo de la Magistratura, el propio ministro Ricardo Lorenzetti hizo hincapié en “la parálisis de obras” y “el atraso en numerosos proyectos” que afectan el funcionamiento de todo el Poder Judicial.

Jorge Rizzo, ex presidente del Colegio de Abogados de la Capital Federal (CPACF), afirmó que los tribuales se encuentran “en un deplorable estado”, y dijo: “Hay edificios en los que algún día va haber una tragedia. Hasta ahora Dios se sigue vistiendo de judicial, pero el día que cambie vamos a estar en problemas”.

En octubre de 2019, el Consejo de la Magistratura declaró la emergencia edilicia y tecnológica en dependencias del Poder Judicial. No obstante, durante la pandemia sólo se realizaron refacciones menores y algunas tareas de mantenimiento.

“No se aprovechó el tiempo de la pandemia para realizar las refacciones necesarias. No se hizo nada y se perdió todo el año 2020 y 2021”, dijo el abogado en diálogo con Data Clave.

Los problemas son un histórico común denominador, tanto en la justicia nacional como en la federal de todo el país, pero afectan en mayor medida a aquellas dependencias ubicadas en la Capital Federal.

“Cada fuero tiene uno o más edificios en estado calamitoso”, agregó Rizzo y advirtió la necesidad urgente de realizar inversiones en materia de infraestructura, como también la decisión de llevarlas a adelante.