Piñera en el ojo de la tormenta

Desde las masivas movilizaciones y concentraciones en Santiago que se perpetuaron durante varias semanas a fines del 2019, el mandatario neoliberal Sebastian Piñera, transita momentos de tensión social constante. Con la amenaza de paro general, protestas y cacerolazos demarcan los últimos meses previos a las elecciones generales en el país vecino. Según las encuestas la gestión de Piñera tiene solo entre el 17 y 20 % de aprobación.

Desde el comienzo de la semana cientas de personas volvieron a repudiarlo esta vez por resistirse al bloqueo del tercer retiro de fondos de pensiones que ya cuenta con la aprobación y sanción de las dos cámaras.

El jefe de estado chileno impugnó el proyecto sancionado ante el Tribunal Constitucional a la espera de que el órgano de justicia lo frene, a lo que miles de ciudadanos respondieron desde el lunes con cacerolazos a diario en las principales ciudades del país -desde las casas, debido al a las restricciones a la circulación por la pandemia- y barricadas y fogatas en plazas y carreteras.

La Unión Portuaria de Chile junto con la Federación Nacional de Trabajadores Portuarios y la Alianza Marítima realizaron intervenciones y protestas en los principales puertos del pais. Por su parte la Coordinadora de Trabajadores de la Minería convocaron a un paro general entre el 30 y el 31 de Abril.