Palabras en el viento

De Pablo Rizzi

Unas palabras previas

Cada palabra que escribo enciende un sentido en usted que lee. Es inevitable. Se lo advierto. Dejar de leer inmediatamente esta nota dejará en usted un segundo de duda acerca de si valía la pena seguir leyendo.

¿Insiste? Es inevitable, lo sé. Por eso se lo advertí.

Cada palabra tiene un significado o muchos y estos se limitan y delinean en la frase. La frase hará que el sentido tomé una dirección y por eso cada palabra es importante y tiene una relación lógica tanto con la palabra que le sigue, como con el contenido del párrafo entero.

Unas palabras finales

—¿Está bien que te presentemos como veterano o excombatiente de Malvinas?

—No, yo no soy excombatiente de Malvinas. Yo soy combatiente de Malvinas, porque la causa aún está presente

Algo me dice que…

—La semana pasada planté un perro y ya le salieron flores.

—¿Estás seguro que no es una planta?

La lógica de nuestro razonamiento se ordena a partir de las palabras. Sólo podemos pensar aquello que tiene un nombre que determina lo que es, lo que no es, y un sin número de relaciones lógicas. De aquí podemos inferir que la mala utilización de las palabras genera confusión, broma, doble sentido, locura o eterna soledad. También poesía o hijoputez, y la diferencia es tan bestial como cuando las mujeres dicen que NO y un animal entiende que SI.

Cambiemos el significado

Cambiemos ha logrado robarse la palabra cambio, lo cual es algo insoportable siendo un partido político conservador, que cuando fue gobierno aplicó políticas retrógradas con lo cual paradójica y efectivamente fue un cambio, de futuro por pasado.

En su campaña 2017 buscó ligar la palabra demagogia a su adversario político, y fue tan exitoso que muchos votantes de Cambiemos Para Peor repitieron aquello de la demagogia del populismo; a pesar de que el diccionario dice que la demagogia refiere a: aquellas promesas que hacen los políticos para ganar las elecciones, y que nunca cumplirán:

No voy a devaluar.

No voy a quitarle los subsidios a nadie.

No voy a quitar Fútbol para Todos.

Nunca dije que voy a abrir la importación porque destruye la industria y etc.

En el 2017 Mauricio Macri repetía que la promesa del Frente Ciudadano de aplicar los subsidios (que él robó) era pura demagogia, a pesar de que el Frente de Todos ya había dado subsidios durante 12 años de gobierno.

Otro relativo éxito fue lograr que se dejara de hablar de políticas populares para hablar de populismo, y ligarlo así a un fanatismo ideológico.

De alrededor de 200 países del planeta, 184 tienen subsidios. La Argentina de Cambiemos eligió lo contrario. ¿Dónde está el fanatismo ahora?

La mala utilización de las palabras genera confusión, broma, doble sentido, locura o eterna soledad. También poesía o hijoputez, y Cambiemos no hace poesía.

Les palabres prohibides

Profecía de Nostrasladamus para asustar machistes, conservadores y retrógrades: En los próximos años la Real Academia Española va a aceptar el uso del «TODES» (guarden este twitt) como una referencia histórica cargada por todo el sentido de las luchas del feminismo en América Latina, siendo Argentina el país con su uso más extendido.

Aunque esto no va a modificar el resto de la gramática de la lengua española porque el lenguaje inclusivo no es realmente un LENGUAJE, sino un HABLA, esa parte histórica, dinámica y llena de vida de la lengua.

Las palabras y las cosas

Para la escuela de Bauhaus, la primera escuela de diseño de la historia, la forma de un objeto debía someterse a su función de manera tal, que con sólo mirar un objeto la función quedara develada.

Un tenedor debe tener una empuñadura del tamaño de un puño, y tres o cuatro pinches del tamaño de un bocado.

Todo objeto bauhausiano está cargado del sentido de su funcionalidad y con esto, comunica. Bauhaus resemantiza la sociedad. Fin.

Así el tenedor se vuelve una materia tan significante como cualquier palabra (bueno, no exactamente como cualquier palabra. El objeto tenedor se vuelve tan significante como la palabra tenedor y su significado será llevar la comida a la boca sin ensuciarse las manos).

De aquí se desprende que, si la funcionalidad de un objeto determina su forma, todo adorno será considerado un error, una falla, y por eso Albert Los escribió «El adorno es un delito» agregando con esto una valoración ética de la forma.

Sus palabras

«Hablar, habla cualquiera. Hacer es lo que marca la diferencia» dijo, y me conquistó.

Tres palabras

Dice el diccionario que un héroe es una figura, a veces mitológica, que realiza tareas extraordinarias.

Un mártir por su parte es aquella persona que pudiendo evadir la muerte, decide entregar la vida por una causa.

Y una víctima es aquella persona que sufre sin elegir su destino lo que decide un victimario.

En Malvinas seguro hubo algunos héroes que cometieron actos extraordinarios; seguro hubo mártires también. Pero lo que fueron todos los soldados enviados a la guerra se denomina víctimas.

Lo único extraordinario de ser submarinista en Argentina se debe a que Argentina no tiene submarinos. Los tripulantes del ARA San Juan eran trabajadores que murieron víctimas de la irresponsabilidad y la desidia.

A los héroes y mártires se los arregla con estatuas, medallas y estampitas, pura demagogia. Pero por las víctimas es que podemos y debemos reclamar justicia.