No es hora para tibios, el que no suma: resta

Por Alessandra Minnicelli.

El Secretario de Comercio, Cdor Roberto Felletti, ha propuesto a los comerciantes una la lista de 1.432 productos de consumo masivo cuyos valores fueron congelados hasta el 7 de enero próximo que contempla opciones “para que cada quien pueda comprarse más o menos lo que quiera”. Como medida paliativa para contener el impacto de la suba de los precios de los alimentos.

Ante la falta de acuerdo con el sector alimenticio, que lo ve como una regulación de precios, Felletti pidió apoyo de municipios, sindicatos y organizaciones sociales. La realidad muestra que los salarios están por debajo de la canasta básica de alimentos y la inflación proyectada los supera.

Las quejas apuntan a que ninguno quiere resignar sus márgenes de rentabilidad, además de esperar “decisiones macroeconómicas” que les den “previsibilidad “. Todo eso lo sabemos y todos lo esperamos, pero: ¿y el mientras tanto?

Este paliativo propuesto desde la Secretaría de Comercio demanda que sea acompañado en el marco de la Responsabilidad Social que pesa sobre el Sector empresario pero también sobre el resto de las organizaciones, las que otrora Perón llamó “organizaciones libres del pueblo“ y que hoy muchas de ellas no son más que un tibio “oenegeismo”  presente solo para condicionar y empoderar a los más vulnerables de la sociedad en contra de las estructuras, las Instituciones y el propio rol del Estado.

Acaso no es momento de analizar las prácticas y estrategias que llevan a cabo las empresas del sector alimenticio para contribuir consideradamente en el desarrollo económico de nuestro País ¿?

Acaso no es momento de analizar las posturas, paradigmas y concepciones que estos empresarios tiene respecto a la RSE ¿?, De ver la importancia de los objetivos organizacionales cuando se implementan estrategias de RSE, que deben estar alineadas con las políticas públicas ¿?? Acaso no debemos todos como “grupos de interés“, influir en el comportamiento responsable. ¿Acaso no es momento de ver las ventajas que tendría acompañar la iniciativa del Secretario de Comercio?? Acaso se plantearon estas Empresas metas de RSE ¿? Cuáles son ¿?? Qué tantas barreras enfrentan las empresas que les pueda impedir la canasta de alimentos temporaria que les proponen ¿??

No tengo dudas que estas empresas deben ampliar el papel que tiene como generadoras de recursos económicos para integrarlo con una visión de compromiso hacia la sociedad, que impulse no solo el progreso económico y social, sino hoy la demanda de alimentos para el bienestar de toda la población.

Es momento de comprensión y adopción parcial de la RSE, como compromiso ético y si no lo hacen, como práctica voluntaria, es momento de actuar como grupos de interés para promoverla. Lo somos todos, el Gobierno, los empresarios, los consumidores, los proveedores, los empleados, los sindicatos, los intendentes, las organizaciones de la sociedad civil, los comunicadores, los universitarios, los bancos y tantos más.   

Toda forma de relación social de la empresa con su entorno social y ambiental es claramente una práctica de RSE, que hoy suena como una necesidad, como una preocupación por el bienestar general.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha determinado que debe existir responsabilidad compartida entre las empresas y el gobierno sobre el progreso de la sociedad, en la Declaración de Filadelfia, se ha afirmado que la generación de empleo y la mejora de las condiciones de trabajo no es obligación única del gobierno e instituciones públicas, sino también del sector privado (Perdiguero, 2003). Ese punto de partida inicia el establecimiento de obligaciones morales del sector privado para lograr el progreso de la sociedad.

Es una realidad creciente que la empresa necesita considerar a la comunidad para su existencia, continuidad y operación, y que, por ello, la dirección corporativa debe tomar en cuenta las demandas sociales y debe integrarlas a su forma de operación. Tienen hoy la oportunidad de demostrar que pueden hacerlo 

Comportarse hoy de manera egoísta para obtener mayores beneficios en el corto plazo, no es la opción, todos debemos actuar para evitar ese comportamiento.

El Secretario de Comercio, arbitrando una solución justa, nos da la oportunidad de actuar como organizaciones libres del pueblo en la mejora de las condiciones vida. No es momento empresario de construir valor social solo en la medida en que se genere un rendimiento económico. 

Hoy una política pública nos da la oportunidad de comportarnos responsablemente, NO ES HORA PARA TIBIOS, EL QUE NO SUMA, RESTA.