Mensaje al antiperonista, al zurdo y al progre: deuda externa

Por Mariela Montiel

Esta semana hemos reestructurado nuestra deuda con bonistas privados, locales e internacionales. Han habido análisis de toda índole. Pero no escuche ninguno, que lo haga desde el barrio. Me pregunto ¿Dentro de toda esa vanidad y ego gomoso de rebeldes bananero, encontraron un minuto para pensar en la patriada de los barrios vulnerados? ¿Pensaron en las familias que hace 4 años se están cagando de hambre y crían los pibes a mate cocido? No.

La discusión fina y de salón, se la dejo a los economistas. No voy a profundizar tecnicismos sin sentido. Es como hablar de lo bueno que era el muerto. Pero, sí vamos a analizar el discurso de tres grandes sectores, que tienen sus matices, pero para simplificarlo, es posible clasificarlos en: los antiperonistas, los zurdos a pila y el progresismo fronterizo.

La derecha local antiperonista que hoy dice “Podrían haber logrado un mejor acuerdo” son los mismos que regalaron el país durante el macrismo. Caras duras. Todo lo que haga el oficialismo, será para ellos “un error”. Son los bisnietos de Patrón Costa cagando a palos a los trabajadores, son los nietos de Rojas y Videla destruyendo las FFAA nacionales y prostituyéndolas frente a la Doctrina de Seguridad Nacional. Pero también, son los que almorzaban los domingos con Martínez de Hoz y Cavallo. Lo peor de la historia económica. Tienen una a favor, siempre fueron coherentes. Son los representantes del imperio. Antinacionales, antipopulares y gorilas.

Por otro lado, están los zurditos a pila, que entre fotocopia de centro de estudiante y receta de pan relleno se atreven a hablar y dicen “no hay nada que festejar” o “La deuda es con el pueblo”. Justo, los socialistas vienen a dar cátedra de cómo tomar la sortija cuando nunca pisaron una plaza. Pero ellos, también son coherentes. Lo fueron desde que Juan B. Justo funda el partido socialista en 1896 y pregonaban la dictadura del proletariado en un país agroexportador. Apoyaron a Braden y marcharon con la Democracia Cristiana. Son los mismos que se llenan la boca hablando de soberanía y trabajo e hicieron campaña diciendo que Macri y Cristina eran iguales.

Finalmente, el progre… este es más jodido. Muchos son peronistas asintomáticos o, por el contrario, recitan Conducción Política y quedaron en la trampa de creer que Perón era idéntico a Fidel. ¡Por favor! Fidel ha sido revolucionario en Cuba y Perón lo ha sido en nuestra patria, cada uno atendiendo a la realidad de sus pueblos. No busquen igualarlos, no son lo mismo. Admiradísimos, únicos. Somos dos pueblos luchadores, que hemos tenido líderes que hicieron política en el momento justo y el tiempo adecuado. Perón no vio la cara más nefasta del FMI, por lo tanto, no hagan historia contrafáctica.

Para terminar con las críticas a los militantes discursivos, le quiero hablar al único sector que me importa de los antes mencionados. Con respeto y humildad, compañerxs que repiten lemas y slogan que critican el acuerdo del gobierno. Votaste a Alberto, conductor de un Frente, que tiene a Cristina, a Massa y a Grabois. Cada uno representa a sectores amplios del peronismo. ¿Qué pretendían? ¿La revolución?

Lograr que una deuda externa tomada entre la derecha local con el FMI y con bonistas privados (que viven de la especulación) se convierta en un acuerdo que beneficie al pueblo trabajador, es como esperar que los norteamericanos que hacen guerra en nombre de la paz terminen con el narcotráfico.

Entonces, debatir el acuerdo de deuda no es nada meritorio. Al menos ha sido con criterios de sostenibilidad. ¿Qué es esto? Básicamente pagar a muy largo plazo. Pero lo peor no llegó. Falta negociar con FMI. Esos quieren el hambre del pueblo. Esos exigen los núcleos nodales de una política nacional.

Sin acuerdo no se mueve la economía. La deuda se paga, el tema es cómo. Dejen de alimentar el pequeño burgués con aires de fusil y antes de criticar hagan análisis geopolítico, permítanse ver cuál es el rol del FMI. Lean historia. Lo que hay que discutir no es el acuerdo, lo que hay que debatir es cómo hacemos para que un cambio de gobierno, no borre con el codo lo que se escribió con el hambre y la lucha de los pueblos.

No tenemos burguesía nacional que tome su rol histórico de lograr desarrollo industrial independiente. Tenemos oligarquías egoístas y cipayas. ¿Pretenden no pagar la deuda? La deuda ha sido legal. Lo injusto es la administración que se hizo. Fuga y especulación. Militen la reforma judicial.

A la patriada de los barrios, que poco entienden de tecnicismos, le pedimos perdón. Nadie piensa en Uds. porque todos hablan con la panza llena. A los pibes de las villas, a los padres de familia, a las jefas de hogares, perdón. Ojalá a partir de hora sucedan solo dos cosas. La primera, que se reactive la economía para que puedan hacer 4 comidas diarias. Y la última, ojalá que el progre y el facizurdo dejen de votar a la derecha.

Neoliberalismo nunca más.