Memoria

Por Liliana Etlis.

-“Quien elije el camino del corazón, no se equivoca nunca”, palabras que resaltaban en el libro del Popol Vuh-

Recorren mis pupilas nuevamente estas fiestas que se acercan provocando la sensación de emprender un largo viaje el próximo año, apapachada con otrxs, los que venimos a pesar de las penumbras reclamando vida, existencia, con verdades acumuladas en ese andar, es el viaje hacia el fondo de lo desconocido para encontrar lo nuevo.

Se desnudaron muchas realidades vestidas de encaje durante este año, algunas con puntillas enhebradas de un color apacible pero aparente, otras hechas con puntadas tan finas que desarmaron vestimentas armadas de ideas de otros siglos, mostrando otras vertiginosas y abiertas al mundo de lo perceptible, éstas más agradables y más observadas por todxs, eran iluminadas por el canto de los pájaros.

Me recuerda al relato de mi vecina Candela, partícipe de una de esas tantas corridas en la Plaza Popular hace un tiempo. Comenta que estaban tomando mate con Juan esa tarde y vieron a las madres de la plaza enfrentando a los policías en una imagen de la televisión encendida.

Se miraron profundamente, ella estaba sin maquillaje, él con los anteojos todavía empañados por el efecto del agua caliente de la pava y salieron enmudecidos porque el corazón latía pidiendo justicia;  junto a la necesidad del reclamo de derechos humanos, sumados a pedidos de otros espacios, salieron de la casa sin cuestionarse.

Habían muchxs con las encías visibles, voces abrazadas, con la V formada por dedos largos y potentes, con puños en alto.

Luego una ráfaga de disparos en la equina llegando a la Plaza. 

La mano que sostenía a Candela era la de su compañero de vida, baleado en el lugar donde ahora una baldosa lleva su nombre entre tantos. Sus músculos quedaron con la sensación de Juan, quien mantenía las ideas desde su cuerpo con una intensidad ensartada con el vigor del amor.

Aquella menuda mujer que fue a la plaza junto a la amorocidad que sostenía su mano, volvió a su casa envuelta en lágrimas y soledades. Entró con dificultad y confundida al comedor, se sentó al lado de la silla donde Juan acostumbraba, estaba sobre la mesa junto al mate que habían tomado y lo comenzó a acariciar, primero la bombilla como si quedase parte de la saliva e imaginariamente besarlo por última vez, después mimó el caparazón de la yerba, sentipensó que era la última vez que registraría lo que hacía un ratito nomás había percibido Juan, la hierba húmeda. Luego tendió su cuello para encontrar rastros de su vida, una vestimenta, una señal pasada la perplejidad vivida. Se dirigió al dormitorio, se descalzó, recostó su cuerpo en la cama y lloró muy fuerte. Tal era el llanto que los pájaros se acercaron a la ventana de la pieza para consolarla con otro canto. Comenzó entre llanto y voz de pájaros amuchados a surgir un grito de justicia ante tantas desigualdades, inhumanidades que sentía en sus entrañas más íntimas.

19 y 20 del 2001 es memoria de tantos que salieron contra las injusticias como todos los días de tantos siglos y tantos lugares, donde el reclamo sigue enalteciendo la dignidad humana.

Acosta, Graciela (35 años). Almirón, Carlos “Petete” (24 años).  Álvarez Villalba, Ricardo (23 años).  Arapi, Ramón Alberto (22 años). Aredes, Rubén (24 años). Avaca, Elvira (46 años). Ávila, Diego (24 años). Benedetto, Gustavo Ariel (30 años). Campos, Walter (17 años). Cárdenas, Jorge (52 años). Delgado, Juan (28 años). Enriquez, Víctor Ariel (21 años).Fernández, Luis Alberto (27 años). Ferreira, Sergio Miguel (20 años). Flores, Julio Hernán (15 años). García, Yanina (18 años). Gramajo, Roberto Agustín (19 años). Guías, Pablo Marcelo (23 años). Iturain, Romina (15 años). Lamagna, Diego (26 años). Legembre, Cristian E. (20 años).Lepratti, Claudio “Pocho” (35 años).Márquez, Alberto (57 años). Moreno, David Ernesto (13 años). Pacini, Miguel (15 años).Paniagua, Rosa Eloísa (13 años).Perdernera, Sergio (16 años). Pereyra, Rubén (20 años). Ramírez, Damián Vicente (14 años). Salas, Ariel Maximiliano (30 años). Ríos, Sandra. Riva, Gastón Marcelo (30 años). Rodríguez, José Daniel. Rosales, Mariela (28 años). Spinelli, Carlos Manuel (25 años). Torres, Juan Alberto(21 años).Vega, José (19años). Villalba, Ricardo (16 años)-Fuente: Correpi y lavaca.org 

¡¡¡Presente, ahora y siempre!!!