Martín Pollera: «Los aumentos salariales y jubilatorios no son suficientes para compensar la inflación, lo que da una caída de los ingresos reales y distribución regresiva del ingreso.»

Estuvo con nosotros Martín Pollera, Secretario de Industria y Empleo de Florencio Varela. Nos habló de la Inflación del gobierno de Macri.
Escuchalo a Martín Pollera acá

 Lee la síntesis del análisis acá:
La inflación acumulada desde el inicio de gestión de Cambiemos llegó casi al 68%. Es decir,  en sus primeros 28 meses de gobierno, tuvo un promedio de 2,42% mensual. Pero lejos de pensar en bajar este ritmo, habrá que añadirle la aceleración que le darán a los precios los nuevos aumentos de abril en colectivos, tren, agua y gas.
Pero a pesar de la alarma que encienden sus propios números, el gobierno nacional sistemáticamente (por error, omisión o intención) decidió subestimar las alzas de precios desde el inicio de su gestión.
Veamos. La inflación proyectada por el gobierno fue del 25% en 2016 y del 17% en 2017. Es decir, 42% total en ambos años. Pero la inflación real acumulada en este bienio llegó a 60%, un 18% más, equivalente a 9 puntos porcentuales anuales extra por año.
Si asumiéramos el “error o la excepción” como regla (léase 9 puntos de subestimación anual), y partiendo de la proyección oficial del 15% para este 2018, la inflación podría alcanzar 24%, casi la inflación de 2017 (24,8%) porque de ese 15% pronosticado en diciembre en conferencia de prensa, el Banco Central 90 días después reconoció que se acerca a 20,3% en una tendencia alcista en línea con lo ocurrido en el primer trimestre del año donde los precios subieron 6,7% frente al 6% de igual período de 2017. Entonces no se trata de una sistemática subestimación oficial sino de inercia inflacionaria que parece estar lejos de tomar una tendencia descendente.
Frente a este escenario, cabe preguntarse si el error de cálculo sumado a la tendencia alcista de precios es una decisión deliberada de bajar los salarios; o es la incapacidad de resolver un problema que creció, sin que ello signifique también una baja objetiva de salarios.
Ejercer el poder es, ante un conflicto de intereses, decidir qué sectores van a verse beneficiados y perjudicados, a partir de las decisiones que se toman. Acá entonces nos proponemos visibilizar a quienes impacta y cómo la decisión de dejar subir los precios. Y los más afectados son *3,2 millones de personas que perciben el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM* , el 26% de los trabajadores) y *2,8 millones de jubilados que tienen un ingreso menor o igual a una jubilación mínima. Suman 6 millones de personas y sus respectivas familias.*
Según el INDEC, en promedio entre 2016 y 2017 el conjunto de los trabajadores privados tuvo una caída de sus ingresos reales de 3%, que subió a 4% para empleados del sector público.
Pero si tomamos las mediciones de precios de CABA, hasta marzo del 2018 los jubilados (Reparación Histórica incluida) sufrieron una pérdida del 6,4% y llegó a 20,8% para aslariados con el mínimo.
Aquí, para proyectar la caída que sufrirán esos ingresos a fines de 2018 hicimos dos ejercicios:
1. Cuantificar la pérdida real del salario de los sectores vulnerables desde enero del 2016 hasta marzo del 2018, y;
2. Proyectar la caída en el consumo diario de estos sectores para fin de año.
Para ello *se relevaron 132 productos de diferentes rubros:* alimentos, limpieza, materiales escolares, remedios, combustible y transporte, de los que 35% corresponden a la canasta básica alimentaria. A su vez, se tomó una inflación esperada para el año del 21,3%, que se calcula como resultado de asumir los 15 puntos ya proyectados a comienzos de 2018 por el oficialismo, más un 42% que representa el “margen de error promedio” del gobierno desde el comienzo de su gestión.
Tomamos como medida de comparación la compra de un solo producto con todo el ingreso y así medimos la cantidad de unidades que se ganarían/perderían en términos de capacidad de compra. Surge entonces que de enero 2016 a marzo 2018 el SMVM perdió capacidad de compra en el 83% de los productos relevados; con la *jubilación mínima esa ratio baja al 70%.*
Por ejemplo, con el SMVM desde enero del 2016 a marzo del 2018 la pérdida en la capacidad de consumo equivaldría a:
·  1kg de pan por día
· 3 litros de aceite de girasol
·  5kg de azúcar
·  5,3 litros de leche
·  2 litros de nafta.
·  40 boletos mínimo de colectivo por día.
 *Si estos datos asustan, lo que se puede esperar para *finales del 2018 es aún peor.*
En el caso del SMVM se observa que en *123 de los 132 productos relevados se podrá menor comprar cantidad en diciembre de 2018 con respecto a enero de 2016: un retroceso en el 91,3% de los productos relevados. Para jubilados el número baja a 93 productos (100% en el caso de los remedios analizados);* pero sin la reforma previsional de diciembre, esa pérdida sería de 85 productos (8 menos).
 *¿Cuánto debería ser el salario mínimo para no perder respecto a enero de 2016?* $11.331 en diciembre, $1.331 encima de lo anunciado por el gobierno ($10.000). Las jubilaciones deberían llegar a $9.291, pero con la nueva fórmula estarían en $8.557.
Conclusión: Los aumentos salariales y jubilatorios no son suficientes para compensar la inflación, lo que da una caída de los ingresos reales y distribución regresiva del ingreso.
Pero atención: El gobierno duplicó en 5 meses sus proyecciones sobre la inflación 2018; pasó de 10% (según lo establecido en el presupuesto) a 20% (estimaciones oficiales del BCRA). Entonces… los datos de este informe estarían desfasados de la realidad y la pérdida de ingresos de la población sería todavía mayo.