Male Fortonniski:»Tenes un lindo culo pero no lo muestres, dijo un preceptor del Acosta»

En La Toma, columna semanal de los Estudiantes Malena Fortonniski, nos hablo sobre las situaciones de Violencia de Genero que viven las alumnas por parte de preceptores y profesores, en el Mariano Acosta.

Escucha la columna completa en el siguiente link:

En el Acosta estamos viviendo muchísimas situaciones de Violencia de Genero, por parte de preceptores y profesores. Tenemos un código de vestimenta que no es un detalle decir, que estos códigos se implementaron en la Dictadura, osea estamos con un sistema que rige desde un momento que no había un poder elegido por el pueblo»

El código de vestimenta se modifico en el 2014, mediante un concejo de convivencia que es una instancia, que tienen directivos, profesores, estudiantes y también miembros de la comunidad educativa, donde se juntan y hablan de la convivencia en la escuela.

El código de vestimenta se modifica y queda por ejemplo, que no podemos mostrar el abdomen, los hombros, antes no podíamos ir con calzas, entonces igualmente estamos avanzado»

El código de vestimenta dice que no se puede mostrar nalgas, genitales, pezones, lo cual está bien, la cosa es por ejemplo a que se le llama nalga, porque es bastante subjetivo, porque todos los cuerpos son diferentes y no se pueden marcar donde delimita, que se puede mostrar y que no. Estaría todo bien, si los directivos y preceptores te dirían nada más, estas violando el código de vestimenta, porque no hay que olvidar que están hablando con menores de edad, que están a su cargo.

Estamos teniendo situaciones como que, una piba de 14 años va caminando por la escuela en short y un preceptor le dice: ya se que tenes un lindo culo, pero no es para mostrarlo, después una preceptora le dijo: muy alto el short, y se lo bajo sin decirle nada a la alumna, o frases como: no sé que harás después de la escuela, pero ahora estas vestida como una prostituta»

Las autoridades del colegio saben esto, pero lamentablemente no se ocupan, esto es claramente una  cuestión de genero, porque los varones pueden ir como quieren y nadie les dice nada, pero el problema se da cuando una mujer va vestida como quiere, y hace uso de su libertad de expresión, porque nadie tiene poder de decisión con lo que yo me pongo, excepto yo.

La situación no da para más, tenemos un jefe de preceptores que no se ocupa del tema para nada, es muy violento como te habla, te grita, y hasta llego a tomar a una piba y meterla en la preceptoría para decirle que estaba incumpliendo el código de vestimenta»

Nosotros organizamos una sentada y una carteleada enfrente de preceptoría, donde en los carteles se puso: Me lo dijo un preceptor, y las pibas escribían todo lo que habían sufrido, salieron frases horribles, y salieron a la luz situaciones que no sabíamos que estaban sucediendo. Salio el jefe de preceptores y nos arranca un cartel de la puerta de preceptoría, nos dice que llamemos al Vicerrector, que solamente con la aprobación de él íbamos a poder colgar los carteles.

Llamamos al Vicerrector y le contamos lo que estaba sucediendo, pero como el Vicerrector nunca asumió su cargo de autoridad, dijo, «bueno cuélguenlo un poquito más arriba y no pasa nada», entonces necesitamos alguien que se ponga las pilas en esta escuela y que haga algo»