Los oportunistas

Por Daniel Prassel.

Como cada domingo vamos a seguir complejizando nuestra temática a fin de poder ir dando con la mayor cantidad de herramientas posibles, la lucha en el territorio en disputa que representa  el goce pleno de los DDHH en todos los ámbitos, dicho esto, no quisiera  dejar de citar algunos hechos recientes de violencia institucional que nos preocupan, entristecen y que merecen todos nuestros esfuerzos como activistas de los DDHH para seguir pensando estrategias urgentes en materia de formación de las fuerzas de seguridad pero que lamentablemente en lugar de seguir interpelándonos como comunidad a todos los actores, han sido utilizados por altos “dirigentes” del Pro, Cambiemos o Juntos X el Cambio, la verdad ya no sé cómo se hacen llamar, dando oportunistas declaraciones y como si fuera poco hasta circulando un comunicado sobre el tema, denunciando la violencia institucional, situación que de manera vergonzante ofende la memoria de victimas como también de familiares y amigos de los afectados.

Hay que caracterizar correctamente a cada proyecto político, sino es muy fácil equivocarse o creerle a cualquier sanatero, recordemos que la gestión de gobierno macrista además de las gravísimas decisiones económicas que tomaron a favor de los grupos económicos que concentran desde siempre los grandes capitales en detrimento del Pueblo.

Fue una gestión signada por un discurso manodurista para la tribuna, pero que de ninguna manera fue gratis, bastara nombrar los casos de represión a lxs docentes y a las protestas contra la reforma jubilatoria de 2017 donde vimos al Macrismo abrirse paso a palazo limpio para lograr imponer sus políticas o si todavía no logran hacen memoria traigo a estas líneas su penosa actuación respecto del caso de Santiago Maldonado totalmente menospreciado desde las altas autoridades como Patricia Bullrich en su rol de ministra pero también del mismísimo presidente que se atrevió a decir en el segundo debate presidencial en textuales palabras: «Fue un claro ataque a una institución reconocida por su lucha contra el narcotráfico», cuando por lo menos podría haberse mostrado preocupado por el accionar de gendarmería.

A estos personajes que para hacer política elijen el camino corto de erigirse como paladines de la república y sus instituciones, le vamos a contestar con la verdad y la justicia en la mano ya que somos el proyecto político que además de juzgar y condenar a los genocidas, hizo de la memoria y el respeto por los DDHH una política de estado en cada nivel del mismo, política que cada 24 de marzo la mayoría del Pueblo Argentino vuelve a abrazar con más fuerza y compromiso, sumando a las nuevas generaciones que serán las encargadas de defenderlas y hacerlas cada vez mejores, no nos vamos a dejar correr con comunicados ni poses para los periodistas cómplices que los amparan y les dan espacio, vamos a seguir aunando todas las voluntades necesarias para erradicar la violencia institucional en cada rincón de nuestro país, ya que es uno de los ejes inquebrantables de nuestro proyecto político, no somos ningunos inocentes y ya se va notando como pretenden esmerilar a una gestión en un área de gobierno que tuvo que empezar a reconstruir el desastre que dejaron cuando les toco gobernar a ellos.

Lo sucedido en tres provincias estos últimos días, ha encontrado a la SDH de la Nación acompañando en cado caso, a las familias y a los gobiernos y funcionarios provinciales para que se esclarezcan los hechos que tanto nos conmueven, y hay que decirlo bien claro, por un lado no es menor que los responsables por el asesinato de Luis Espinoza en Tucumán hayan sido identificados, detenidos  y separados de la fuerza, en Chaco los autores de la violencia contra una familia QOM estén separados con causa judicial abierta y en San Luis se acompañe cada una de las investigaciones judiciales que se presentaron por  Florencia Morales y Franco Maranguello, muertos en dos comisarías de la provincia.

Hechos y situaciones políticas como estas nos llevan una vez más a un debate integral que consideramos urgente, hay que hacer algo con las fuerzas de seguridad y hay que hacerlo ahora, estamos convencidos que solo un gobierno nacional y popular puede dar ese salto de calidad, porque lo hemos demostrado siempre que nos tocó gobernar, desde la sensibilidad de nuestras mujeres y hombres, desde la idea de justicia social y desde la construcción de memoria, verdad y justicia, hay que seguir subiendo la apuesta y democratizar las instituciones que a 37 años del retorno a la vida en democracia se siguen resistiendo a ser reestructuradas, para esa tarea hay que tener además de lxs cuadros políticos y académicos que se necesiten, una gran generosidad para convocar a grandes mayorías porque la defensa de los DDHH en la actualidad es una gran lucha contra toda desigualdad social y para eso hay que persuadir como corresponde, si te ofendes por un político corrupto también te tiene que indignar un policía que mata por la espalda, porque además de que también es un funcionario público y un trabajador más, su verdadera misión es cuidar, prevenir, estar formado en primeros auxilios y en perspectiva de DDHH, para hacer cumplir la ley.

Es un buen momento para empezar a encontrarnos y buscar puntos de coincidencia para poder avanzar en estas problemáticas, ya no hay lugar para que los irresponsables de la doctrina Chocobar den lecciones de moral, son los actos que llevaron adelante cuando fueron gobierno los que hablaran por ellos, por el contrario, hay que repensar que política de seguridad queremos y como la vamos a construir, lo hemos dicho y nunca está de más reiterarlo.

La dictadura termino formalmente un 10 de diciembre de 1983, pero sus prácticas continúan vigentes como también muchos de sus adherentes que cada vez que pueden te revolean algún comunicado, es verdaderamente una lástima que cuando era imperioso hablar ellos si se hayan quedado calladitos, pero no por miedo sino porque les convenía, y su conveniencia no era más que estar colaborando y beneficiándose de un gobierno ilegal, genocida y cipayo.

No creo que vayas a ver ninguna expresión oral o escrita donde los Bullrich, los Negri y Cía. reconozcan algo de eso.

No es que nosotros seamos tan buenos, sino que los demás son peores” Juan Domingo Perón

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad, como nuestrxs 30.000 nos enseñaron