Lo que falta

Por Daniel Prassel.

Buen domingo estimadas y estimados, seguimos resistiendo desde cada trinchera, más convencidos que nunca, de que nadie se salva solo y que la única salida es colectiva, hoy vamos a repasar un poquito de lo mucho que todavía nos falta, porque nos construimos de avances y retrocesos, de pequeños grandes pasos dados y fundamentalmente, de lucha muchísimas lucha, o pensabas que la justicia social y esa patria justa que soñaron nuestros compañerxs es algo sencillo.

Hace tan solo tres días el juez Daniel Rafecas identificó como centro clandestino de detención a una casa ubicada en la calle Bacacay 3570, que comparte manzana con Automotores Orletti, y que había sido mencionada por sobrevivientes, en el lugar habría actuado la banda de Aníbal Gordon junto a otros represores como Eduardo Ruffo y Miguel Ángel Furci.

Más allá de esta buena noticia, ante un suceso como este me puse a reflexionar sobre todo lo que aun debemos seguir andando, no solo por la reparación a cada víctima, familiar y sobreviviente, que siempre es la prioridad más importante, sino porque el Pueblo “Quiere Saber” como decía un ya lejano programa de televisión.

Empecé a pensar en el plan económico que se implementó desde el terrorismo de estado ejercido en los 2818 días que duro la dictadura e inmediatamente hay que citar las más de 20.000 fábricas que se cerraron, los préstamos del FMI, el aumento de la Pobreza, del 4,4% que teníamos en 1975 al 37,4% en 1983, el crecimiento de la deuda externa que se multiplico seis veces, la inflación acumulada durante el 1976 a 1983 que fue de 517.000% y como olvidarse de la estatización de las deudas privadas de grandes empresas como el Grupo Macri, Techint, Fiat, Ford, City Bank, IBM, Banco Francés y tantas otras.

La cantidad de Centros Clandestinos que se usaron para ejercer el terror, siempre los números varían, se presume que hubo más de 600, otros dicen 800, la realidad es que muchísimas de las instalaciones (comisarías, cuarteles, unidades del servicio penitenciario, escuelas y algunas propiedades públicas o privadas) fueron utilizadas por las fuerzas represivas del Estado para el alojamiento de las personas privadas de su libertad de modo ilegal por razones políticas, y las que todavía no hemos encontrado aún que están ahí nomás, y quizás ni lo sabemos.

Los cientxs de niñxs nacidxs en cautiverio y apropiados, unos 500, de los que solo se van recuperando hasta el día de hoy 130, sintiendo como Pueblo orgullo y alivio cada vez que se recupera un nuevo hermano o hermana, pero también sufriendo silenciosamente al saber que todavía hay más de 350 desconociendo su identidad, que de seguro ya son madres o padres y que en ese acto de amor, sin saberlo, se sigue reproduciendo el delito de robo de identidad también de esos peques, mira si nos han hecho daño como comunidad.

Si hablamos de derechos políticos no te olvides que se disolvió el Congreso, se prohibió los sindicatos y se cercenó la actividad de los partidos políticos, hubiera sido lindo ver alguna Lilita Carrió o Fernando Iglesias denunciando en un estudio de televisión que se atentaba contra la república, claramente no sé dónde estaría Iglesias, pero de Elisa María Avellina, sabemos muy bien sus coordenadas y por supuesto, sus pertenencias.

La censura descarnada, prohibiendo artistas, músicos, escritores como también canciones, libros, publicaciones y películas, nacionales y también extranjeras.

Por último, dimensionemos juntxs, 30.000 compañerxs desaparecidxs, 500 niños robadxs, 10.000 presxs politicxs, unos 500.000 exiliadxs, alguien puede creer por un segundo que después de todo eso iba a ser fácil construir democracia, donde muchos protagonistas de esos vejámenes, hoy siguen más vigentes que nunca, bastara nombrar a Magnetto, Blaquier y claro que si VICENTIN, que aún debe responder por 22 obreros de la fábrica desaparecidos, de los cuales 14 eran delegados.

Las cosas como son, hemos podido conseguir esta democracia que afortunadamente es perfectible, pero necesita que la cuidemos y que estemos a la altura de la historia, para seguir fortaleciéndola y avanzar inexorablemente a los debates que faltan, urgentes le decimos siempre, porque la impunidad biológica siempre juega a favor de los malos.

No habrá nota por lo menos en 2020, donde no aparezca la palabra Pandemia, aun así estamos obligados a tomar las oportunidades que este contexto ofrece y que no todas son negativas, porque aunque parezca que no llegamos, hoy están instaladas discusiones medulares para las batallas que se vienen, como el impuesto a los ricos, la expropiación de las fábricas que estafan al Estado y el escandaloso espionaje ilegal de Macri y Cía., que pone en peligro el contrato democrático y que más temprano que tarde, tendrá su justo castigo.

Nuestro conductor la sabe lunga, hay que tenerle fe al único heredero, hay que tenerle fe AL PUEBLO, que jamás por más que digan lo que digan, se equivoca.

¡Deje un dato que no se debe olvidar nunca, el primer país que reconoció a Jorge Rafael Videla como Presidente fue Estados Unidos, está todo dicho!

“Y así nos juntamos todos los pájaros y flores de este castigado país. Con la ayuda de todos los pájaros y flores del mundo entero protegeremos nidos y jardines, donde nacerán y crecerán pichones y pimpollos sanos, valientes, revoltosos y alegres como los treinta mil que nos quisieron quitar, pero que están en esta Plaza, alegrándonos con sus trinos y envolviéndonos con sus perfumes”. Carmen “Tota” Guede, Madre de Plaza de Mayo

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad, como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.