Lo esencial es invisible a los ojos del capitalismo salvaje

Por Juan Cruz Giovannetti.

Parafraseando el enunciado “Lo esencial es invisible a los ojos” del escritor francés Antonie  de Saint-Exupery en su obra El Principito, donde aquél describe que el valor de las cosas no siempre es evidente, creo oportuna esta frase para analizar los tiempos que estamos viviendo hoy en día.

En momentos de una pandemia de salud por causa del Coronavirus (COVID-19), seria fácil entender que lo esencial  es la vida humana, y protegerla ante la amenaza de muerte que esta enfermedad nos somete. Pero ¿Para quién o para quienes es esencial la vida humana?

Deteniéndonos y analizando lo que sucede en nuestro país, podemos afirmar que para nuestro Presidente y todo su gabinete nacional, los gobernadores provinciales y los intendentes municipales, ES MAS IMPORTANTE UNA VIDA (sin prejuicio de edad, clase social, condición económica, etc.) QUE LA ECONOMIA, y  los datos oficiales así lo demuestran.

Mientras que en países cercanos al nuestro, como también en estados alejados observamos como el CORONAVIRUS avanza de forma veloz y despiadada, causando miles de muertes e infectados, en nuestro país ese panorama parece alejarse cada vez más, con esto no digo que este VIRUS no nos vaya hacer daño matando o enfermando a miles de compatriotas, más bien digo que no nos va hallar improvisados porque sabemos que lo esencial es la vida humana y en este sentido nuestros funcionarios políticos así lo entienden, reforzaron, refuerzan y reforzaran el sistema de salud para que el día que el virus avance más rápidamente nos encuentre preparados y ocupados para afrontar esa dificultad con herramientas y un sistema de salud acorde para sucesos como este.

Volviendo al interrogante planteado anteriormente sobre para quien o para quienes es esencial la vida humana, voy a realizar la pregunta opuesta, ¿Paraquién o para quienes NO es esencial la vida humana?

En esta cuestión vamos a caer indudablemente en el juego de las comparaciones, aunque a muchos medios de información, periodistas, analistas, intelectuales, políticos opositores, etc., no les satisface el método comparativo que se realiza para examinar las diferentes políticasaplicadas por los múltiples gobiernos a nivel regional y mundial con respecto a la PANDEMIA y los resultados que esas estrategias causan en las sociedades.

Es acá donde me detengo unos minutos y recuerdo que fueron estos mismos personajes que nos invadieron con informes, notas, editoriales, entrevistas y demás hace unos años atrás, donde utilizaban la comparación con otros países para manipular al pueblo  ( para sus beneficios de ellos) con la necesidad de un nuevo (viejo) orden político en nuestra sociedad, para aplicar políticas económicas (ajuste, incremento de deuda externa, mayor inflación, etc.), sociales (crecimiento de la pobreza, la desocupación, de la indigencia y demás), de salud( cierre del ministerio de salud, las NO obras en los hospitales, quita de vacunas, medicamentos a los jubilados, etc.) y  demás que concibieron en  la crisis en la cual hoy estamos inmersos.

Entonces reflexiono que no es la comparación la que incomoda y no gusta a estos personajes, sino que son las políticas públicas que aplica el gobierno, porque estas políticas no son beneficiarias para el sistema capitalista salvaje (que muchos de estos representan), sino que los beneficiarios de estas políticas somos los ciudadanos, TODOS LOS ARGENTINOS.

Puedo decir que el método comparativo nos demuestra que en los gobiernos donde prevalece la economía por sobre la salud con respecto a esta PANDEMIA están padeciendo miles de muertos e infectados, como son los casos de EE.UU, Gran Bretaña, Italia, Brasil, etc., por eso voy a citar la frase de nuestro Presidente para tratar de entender esta comparación, Alberto Fernández dijo hace unos días que “Una economía que cae siempre se levanta, pero una vida que termina no la levantamos más”, y si analizamos esa frase detenidamente vamos a encontrar mucha lógica en su pensamiento, porque una sociedad saludable y viva puede volver a trabajar y producir, y así levantar su economía, pero una sociedad insalubre o muerta no lo puede realizar.

Para concluir puedo afirmar que lo ESENCIAL ES LA VIDA,  pero tenemos que entender que no es así para todos, tal es el caso del capitalismo salvaje de estos tiempos que vive en los señores ricos y poderosos, que a través de los medios de desinformación fomentan que la economía ($$) lo es todo, no dándole importancia a la vida humana. Para estos señoríos lo único esencial en su dinero, su capital, su vida por sobre la de los demás. Para nosotros lo ESENCIAL es la vida humana de todos  (y su entorno) por sobre el dinero, por sobre su capital.

EL ESTADO NOS CUIDA A TODOS, EL CAPITALISMO CUIDA SUS INTERESES.