Las árbitras de la igualdad

Por Lucila Coccia.

El parate en los campeonatos locales parecía dejarnos con abstinencia de fútbol por nueve días. Sin embargo, allí estuvo la última fecha de la fase de grupos en la Copa Libertadores y Sudamericana para regalarnos algunos duelos interesantes entre semana. Si bien la noticia podrían ser los nueve equipos argentinos que lograron su pase a Octavos de Final, en realidad dentro de las canchas sucedió algo histórico que nada hace a los resultados. 

Para hablar de lo más destacado de la fecha nos tenemos que remitir al partido entre el ya clasificado Defensa y Justicia e Independiente del Valle por la Copa Libertadores. El encuentro, que sin prisa terminó 1-1, marcó un antes y un después en la historia del torneo sudamericano de clubes: Por primera vez, fueron mujeres las encargadas de impartir justicia. 

La cuaterna estuvo compuesta por la brasileña Edina Alves como primera árbitra, la acompañaron como asistentes su compatriota Neuza Back y la chilena Cindy Nahuelcoy. La cuarta colegiada fue la también chilena, María Belén Carvajal. En el equipo de trabajo estuvieron además la argentina, Sabrina Lois quien fue la asesora de las árbitras, mientras que Ana Paula de Oliveira, de Brasil ocupó el cargo de asesora de video.

El desempeño de la brasileña fue ejemplar, supo manejar los momentos del partido y no le tembló el pulso en las jugadas definitorias. A los 78 minutos de juego, supo leer bien una falta que Matías Rodríguez le cometió a Jhon Jairo Sánchez dentro del área y no dudó en cobrar penal para Independiente del Valle. Ventaja que los ecuatorianos, en los pies de Christian Ortiz, no supieron aprovechar. 

Si bien las buenas noticias viajan rápido, todavía son más veloces las malas. A pesar de haber dado un gran paso en la Libertadores, aún son muy escasos los espacios para las mujeres dentro del deporte y eso se vio reflejado en la lista de colegiados convocados a la Copa América. De los sesenta y dos jueces, entre árbitros principales, asistentes, encargados del VAR y otros suplentes, todos son hombres. 

¿Será el machismo que no los deja ver?