La vida Nisman: Se postergó la indagatoria de los espías que trabajaron cuando murió.

La justicia postergó la declaración testimonial de los espías y ex espías de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que estaban operativos el fin de semana en el que murió Alberto Nisman. Es una medida preventiva ante la Covid, aunque también dicen que hubo problemas en las citaciones. Después de seis años y tres meses después de la muerte del fiscal poniendo en dudas la existencia de prueba sobre el “supuesto asesinato” del fiscal

El fiscal Taiano, estaba decidido a preguntarles a los agentes si saben algo y qué estaban haciendo ese día. Los grandes medios se hicieron eco de la existencia de un agente que el 18 de enero de 2015, el día que apareció el cuerpo del fiscal, estaba en el mismo lugar que el informático Diego Lagomarsino, el que le prestó el arma a Nisman. Ahora se sabe –y se supone que eso declarará– que el agente vivía desde hacía cinco años en el mismo complejo que Lagomarsino.

El aparato judicial, en este caso, respetan el protocolo que impuso el gobierno nacional con respecto al Covid, a través del último DNI.