La representación se renueva

Por Julio De Vido (h.)

El Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) comienza a redondear su road show protocolar tras no solo haberse reunidos con los dirigentes más importantes de la coalición gobernante (vicepresidenta incluida) sino también haber recogido la batuta caída y candente de 12 años de fracasos de la “Mesa de Enlace”.

En la era del zoom y otras herramientas de comunicación virtual se empieza a hacer costumbre ante un evento de actualidad agropecuaria ver no menos de cuarenta caras, algunas nuevas y otras no tanto, que representan a cuarenta y cinco Cámaras y Entidades que representan a las economías agroindustriales de todo el país sin la llamativa presencia de la Sociedad Rural Argentina, pero sí de las otras tres entidades de la ya ¿abandonada? “Mesa de Enlace”

Así es como, si la memoria no me falla, a mediados de junio se concreta uno de los primeros encuentros virtuales del CAA con Sergio Massa en el marco de la elaboración del proyecto de ley de promoción de las exportaciones agropecuarias, en el que el Presidente de la cámara baja se encontraba trabajando y buscando elementos de consenso entre los distintos actores incluyendo las restricciones presupuestarias del Estado Nacional.

A continuación, se dieron distintos temas de agenda agropecuaria como ser problemas de inseguridad rural y rotura de silo bolsas y allí también se vio a los integrantes del CAA en pleno tanto con el Ministro de Agricultura, Luis Basterra, como con la Ministra de Seguridad, Sabina Frederic. Pequeños detalles que comenzaron a resaltar el cambio en la interlocución del sector para con el gobierno. Las últimas semanas tuvieron los encuentros de mayor peso político, por un lado, con la vicepresidenta el último día de julio en el que los tres interlocutores del CAA demostraron satisfacción y sorpresa a sus integrantes por lo interiorizada que estaba CFK en el tema y lo proactiva que se mostró a la hora del interés en dar tratamiento al proyecto de ley antes mencionado. El martes por la noche el Presidente recibió a seis integrantes manteniendo lo manifestado por el mismo en otros ámbitos de darle al agro las bases necesarias para que sea el motor del crecimiento de las exportaciones argentinas y del ingreso de divisas derivado. El Presidente señaló a Cecilia Todesca como su asesora económica de mayor confianza en el marco de la ocupación full time del Ministro Guzman en materia de renegociación de la deuda, y al canciller Felipe Sola en materia agropecuaria en presencia del Ministro Basterra, Beliz y Vitobello.

Sentimientos encontrados generó el Zoom con los líderes parlamentarios de Juntos por el Cambio, en el que se encontraron con un inquisitorio Alfredo Cornejo, más orientado al fracaso de cualquier política de consenso avalada por el Frente de Todos que a proyectos que podrían tener un fuerte impacto en la provincia que él representa en el Congreso y gobernaba hasta hace 9 meses como Mendoza. De un sector que, desde su plataforma de campaña, siempre se manifestó como el más “amigable” con el sector agropecuario se llevaron un sinsabor que solo pudo ser parcialmente compensado con el compromiso de Cristian Ritondo, de apoyar cualquier iniciativa que sea apoyada por el Consejo Agroindustrial.

Todos los dirigentes hasta aquí nombrados coincidieron en la necesidad de dar tratamiento al proyecto de ley de promoción a las exportaciones antes de fin de año por la oportunidad que la situación genera. Desde el CAA el principal esmero está en la demostración de que se trata de un proyecto con costo fiscal cero ante las disminuidas arcas estatales y de una multiplicación en el corto plazo de las exportaciones factiblemente llevándolas a 2030 a un total de 100.000 millones de dólares del complejo agroindustrial en su conjunto, las condiciones necesarias que plantean para hacer esto posible son fundamentalmente las siguiente:

Estabilidad fiscal por diez años.

Régimen especial de amortización acelerada.

Reducción gradual de impuestos a las exportaciones.

Mecanismo de solución para los retrasos en la devolución de IVA.

Programas de trabajo para la reducción de costos logísticos y de carga portuaria.

Como así también, el mejoramiento presupuestario de los principales organismos públicos de acción sobre el sector (INTA, SENASA, etc.), la coordinación con las agencias públicas de comercio exterior y una serie de propuestas para la formalización de la dimensión ambiental, entre tantos otros puntos.

El Consejo Agroindustrial Argentino se perfila como el principal interlocutor del sector agropecuario para con el Estado, a través de un organismo cuasi colegiado, dada la cantidad de cámaras en este representadas que abarcan prácticamente todas las producciones de la Argentina. Aunque desde el mismo, buscan no imponerse como el reemplazo de la Mesa de Enlace, queda a las claras la intención de ser una alternativa superadora a la experiencia nacida desde el conflicto de la 125 que pocas soluciones ha llevado al sector.