La presión por otra amnistía blanqueadora para los grandes evasores de siempre.

Por Juan Valerdi.

En los últimos días se ha hecho sentir una nueva muestra de lobby empresario para que el Gobierno Nacional incluya un blanqueo de capitales[i] entre las medidas a implementar para el “Plan de Objetivos y Reactivación Post Pandemia” (POR PoPa).

Para la gente que aún no está al tanto de que es un blanqueo les resumo: una amnistía por delitos económicos de evasión impositiva y/o fuga de capitales. Si desde la vuelta de la democracia, en 1983, la Argentina otorgó ya 6 de estas amnistías es obvio que la voluntad de cumplimiento impositiva es cada día más acompañada por una sensación de idiotez por parte de quienes lo hacen. Todos los blanqueos son otorgados con anuncios de “por única vez…” y esto se ha cumplido si le agregamos “…en este gobierno”. Con la única excepción del gobierno de Cristina Kirchner, que tuvo que hacer dos blanqueos porque el primero fracasó absolutamente en su nivel de adhesión. La otra excepción fue el Gobierno de Néstor Kirchner, único mandato sin blanqueo desde 1983. Los perdones a delincuentes económicos ocurrieron en 1987 (Alfonsín), 1992 (Menem), 2001 (De la Rúa), 2008 (CFK), 2013 (CFK) y 2016 (Macri)[ii].

En el caso de De la Rúa se ve que el poder económico veía venir la caída y quería aprovechar los últimos días para ingresar los fondos con los que comprarían activos baratos pronto. El blanqueo “no aburrido” ocurrió en noviembre de 2001, un mes antes de que el helicóptero se llevara a De la Rúa y dos meses antes de que una devaluación del 300% llevara a precios de remate los activos que compraron los blanqueadores y sus socios extranjeros.

Por eso no es de extrañar que el “vazko” De Mendiguren esté haciendo lobby para conseguir que el club al que él representa pueda otra vez ingresar fondos para comprar activos argentinos a precios de remate post pandemia. O tal vez este Gobierno les estaría dando una última oportunidad de salvarse de la ley penal Tributaria a los beneficiarios de las 950 cuentas que Macri y Abad cajonearon desde que se recibieron de la OCDE en 2017 y que podrían no solo llevar a procesar a sus dueños sino a que se les caigan los beneficios de lo que hubieran presentado en el Blanqueo macrista.

En la Argentina no podría ir preso por evasión ni Al Capone, salvo claro que estuviera ligado a un proceso de lawfare, en cuyo caso podría caer cualquier empresario que eligiera el poder que maneja el sistema judicial. Y no me refiero a la Corte Suprema ni al Procurador ni a nadie del “Poder” Judicial.

Los resultados de la cada vez más generosa renegociación de la deuda externa, el proyecto de ampliación de moratoria enviada al congreso esta semana, las pocas condiciones y nulas contrapartidas en el programa de pago de sueldos desde el estado (ATP) y la aparente negociación de un blanqueo amplio y casi gratuito, son todas señales de que el Gobierno Nacional está dispuesto a perdonar e indultar los delitos de lo peor del empresariado “local” con tal de “mirar para adelante” y reactivar la economía argentina. Teniendo, como pocas veces, urgencia por recaudar hoy y no en 60 o 96 cuotas. Además de herramientas legales y datos más que sobrados para procesar por la ley penal tributaria a muchos de los futuros grandes blanqueadores y beneficiarios de la moratoria.

La excusa para habilitar el blanqueo sería la de proveer fondos para la reactivación de la actividad de construcción, la cual se ha derrumbado por la cuarentena y mucho más por la crisis económica arrastrada del Macrismo. Debe tenerse en cuenta que la actividad inmobiliaria y de construcción es uno de los lugares favoritos para el lavado de activos así que habilitar un blanqueo para llevar fondos a este sector tiene un impacto efectivo mucho mayor que los fondos blanqueados tanto en la actividad como en las oportunidades de negocios de los blanqueadores. Una especie de “ojos que no ven reactivación que se siente” (y voluntad de cumplimiento tributario que se resiente).

Una de las razones fundamentales por las que los ricos empresarios argentinos deben estar presionando para este nuevo blanqueo son las ganancias desmesuradas que tuvieron algunos de ellos en los años de gobierno de CEOs y que no todas ellas se mantuvieron en el área formal de la economía argentina. Esto explica porqué los ricos argentinos necesitan un nuevo blanqueo a solo cuatro años del que Macri hizo a medida para socios, amigos y familiares. Amnistía fiscal macrista no solo con una generosidad extrema en el mínimo costo de legalizarse, sino además con la insólita posibilidad de dejar los fondos fuera de la Argentina. Opción sin precedentes en Argentina ni en los países relevantes del resto del mundo que fue aprovechada por el 90% de los fondos legalizados en el blanqueo Macrista.

Recordemos además que la excusa para hacer pasar el blanqueo por el congreso fue la “Reparación histórica a los jubilados” por medio de la cual el estado les pagaba un valor ínfimo de las deudas con juicios contra ANSeS. Esta falsa generosidad con los jubilados, aceptada solo por quienes veían más cerca la muerte o la pobreza que el pago final de sus juicios, le permitió a muchos legisladores votar el paquete que incluía el generoso blanqueo y otras medidas impresentables del Macrismo.

Las consecuencias de todo blanqueo y de las moratorias fiscales, son una baja tanto en la percepción de los contribuyentes de las ventajas de cumplir con sus impuestos/contribuciones como de los riesgos y costos de no hacerlo. Si además las moratorias y blanqueos son sistemáticas, generosas y amplias se configura un panorama complicado para quienes tratamos de ir en contra del verso de que la presión tributara argentina está entre las más altas del mundo. Aunque se pueda demostrar fácilmente que la recaudación argentina en relación al PBI está por debajo de una treintena de países, incluyendo Uruguay y Brasil, la sensación que tendrán muchos contribuyentes es que el problema es que la AFIP pesca en una pecera cada vez más chica. Demasiado pequeña para que entren los peces gordos. De este modo se van sentando las bases para que las clases medias y los empresarios PyME estén lejos de apoyar al gobierno para que logre cobrarles impuestos a ricos, multinacionales y grandes empresas monopólicas. Probablemente hagan exactamente lo opuesto, apoyando reformas tributarias que sean cada vez más regresivas y desfinancien al estado, para beneplácito de los economistas y periodistas mercenarios que venden la farsa de la lluvia de inversiones supeditada a las rebajas de impuestos y de costos laborales. Ninguna empresa seria invierte en un país socialmente inviable, en esos países las únicas empresas que se aventuran son las que tratan de saquear rápido y sin dejar nada útil a su paso. Un país donde evadir impuestos y fugar fondos es premiado cada pocos años y cuyo gobierno cada vez tiene menos fondos para dar servicios esenciales de calidad y redistribuir ingresos no puede ser percibido como socialmente viable.

Una situación de absoluta necesidad y justicia, como es otorgarle facilidades ampliadas a una moratoria para las PyMEs, va a permitir que el congreso otorgue beneficios a grandes empresas que han acumulado miles de millones de dólares en el exterior y que tienen sobrada espalda para pagar sus sueldos y obligaciones tributarias.

Las PyMEs están sufriendo las consecuencias de la cuarentena además de las derivadas de la herencia económica desastrosa del macrismo. Las grandes empresas y sus dueños están festejando las devaluaciones y esperando la oportunidad para comprar a precios de remate a algunas de esas PyMEs o tal vez los rezagos del grupo Vicentin. Dejar entrar a estas últimas en la moratoria, incluso por sus obligaciones impositivas derivadas de las ganancias obtenidas en 2019 con tarifas monopólicas delirantes y tasas de interés de bicicleta financiera, es un lujo que un estado en quiebra no debería permitirse. Espero que esta vez se trate de un lobby sin éxito y que este artículo sea solo una falsa alarma.

 

 

 

[i]  El blanqueo como parte del eventual paquete de medidas se puede leer en: https://www.pagina12.com.ar/277835-un-paquete-de-medidas-para-la-post-pandemia
[ii] Una nota donde el autor habla del Blanqueo Macrista, en junio de 2016, puede verse en: https://www.agenciapacourondo.com.ar/economia/el-gobierno-propone-un-blanqueo-entre-amigos y una entrevista sobre el mismo tema en el Podcast de la ONG Global Tax Justice Network desde Londres (en español), de octubre de 2016, puede escucharse en: https://www.youtube.com/watch?v=DCs01eEcZ58&feature=youtu.be&fbclid=IwAR0gRo8tyvX2yanCkqYcp-jYnMzrm-gAjfWPcQ-M3pXEesTelRyY_XU8Ao0