La Lealtad No Sabe De Feriados

Por Daniel Prassel.

Un nuevo 17 de Octubre viene asomando, como cada año nos trae distintas sensaciones y obligaciones, venimos de una situación totalmente excepcional que hasta puso en jaque a la militancia política durante muchos meses, aun así en nuestro ADN Peronista, siempre queda resto para ponerse de pie y luchar sin claudicar por la justicia social y el bienestar de la Patria.

Nos pretendemos en la nota de hoy, poner en valor, la importancia de nuestras fechas simbólicas que además de ser constitutivas de nuestro movimiento, representan ni más ni menos que buena parte de nuestra identidad como proyecto político, es decir, nadie sale de un repollo y lxs Peronistas muchísimo menos.

Venimos del subsuelo de la Patria sublevada, la masa trabajadora, las juventudes comprometidas, los hombres y mujeres que entienden cuáles son sus verdaderos intereses, que saben bien que para lograr victorias se deben siempre dar luchas.

Realmente en días donde lo liquido y progre pareciera comerse todo, uno se pregunta, había necesidad de manosear una fecha como el 17 de Octubre? Quien tenía dudas de que se debe marchar para expresar una vez más la voluntad popular en la calle? En fin, afortunadamente primo la cordura y la fuerza de nuestras tradiciones.

En cuestiones medulares, hay que saber ser también conservadores y sin ponerle tono negativo a esta palabra que siempre la usamos para describir algo arcaico o anquilosado, las buenas tradiciones, nuestra historia y nuestro movimiento está plagado de hitos y mojones que no deben ser modificados, porque como decía arriba son pilares de cada identidad militante que se suma y reafirma su pertenencia a este proyecto emancipador.

Debemos por el contrario pregonar y predicar cada vez con más fuerza cada valor, cada verdad y cada una de nuestras banderas históricas a fin de convocar a cada compatriota a ser protagonista de la verdadera transformación que nos libere como Pueblo.

Esperemos aprender de cada yerro, de cada traspié en pos de no volver a cometerlos tontamente, seamos humildes, escuchemos con atención y no descuidemos nuestra génesis, que también el liberalismo viene por ella cuando nos quiere imponer a fuego y sangre el marketing, la farandulizacion y los candidatos vacíos de todo contenido.

Luchemos en unidad para acomodar una elección que viene complicada, donde debemos darle al Pueblo argumentos y decisiones firmes, para pacificar los temores lógicos que aparecen cuando no se cumplen las promesas invocadas.

Sin duda lo repetimos y repetiremos hasta el cansancio, para que ningún papista pretenda corrernos por algún flanco, somos el Frente de Todos y trabajamos cada día para fortalecerlo, para cuidarlo y para contar nuestra propuesta de gobierno en cada rincón de nuestro hermoso y rico país.

No volvamos entonces a caer en facilismos y críticas estériles, dejemos todo para vencer y seguir reconstruyendo el desastre que heredamos de la peor y verdadera casta oligárquica y parasitaria que flagelo al Pueblo durante 4 ruinosos años.

Seamos más hermanos que nunca, evitemos divisiones, fricciones y cualquier intento separatista venga de donde venga.

Como nos dijo el General:
“Para un Argentino nada mejor que otro Argentino” ¡pues entonces hagamos acción la concepción de nuestro líder!

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad, como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.