La identidad nacional y la responsabilidad social son el camino hacia la cohesión en una sociedad

Por Alessandra Minnicelli.

Hace un tiempo que empezamos a revisar este concepto de la identidad nacional y su relación con la responsabilidad social, sobre todo a partir del avance en la conciencia colectiva sobre el plagio o la sustitución forzada de personas ocurrida durante la última dictadura militar en nuestro país, por el trabajo de madres y abuelas de plaza de mayo y durante el reciente gobierno de los Cómplices Civiles de la Dictadura Militar (2015-2019)

Dice Habermas, que

A la mentalidad de toda una población no puede transferirse sin más la conceptualización de autenticidad o inautenticidad que la filosofía de la existencia acuño para el individuo«

Habermas

Porque ¿??? Seguramente porque las decisiones históricas que siempre tienen alcancen político y cultural, tienen rasgos propios y distintivos que se reflejan en la conciencia de la población, pero no se trasladan de forma idéntica en cada individuo, porque en él la elección individual, de que se quiere ser o no, depende de sentimientos, de adaptaciones, de interpretaciones, de formaciones y de deformaciones, de conocimiento, de desconocimiento, de información, de desinformación, de la educación o de la falta de educación, depende sin duda de todo lo que conforma nuestra mentalidad, nuestra cultura individual, nuestro compromiso, nuestra verdad individual.

Es entonces en la búsqueda de la identidad nacional, donde debemos remitirnos a la conciencia histórica. De nuestra identidad nacional hablamos cuando decimos quienes somos, como somos y quienes queremos ser, cuando nos describimos ante nosotros y ante los demás, en la forma en que queremos ser considerados y reconocidos. Y es en esa descripción donde debemos tomar en serio las pretensiones de validez normativa o el sentido de las obligaciones morales porque es ahí donde cobran vida las experiencias límite de nuestra existencia personal y como sociedad, es allí donde la sociedad se entiende a si misma desde un contexto histórico concreto.

En qué punto estaremos de esa descripción es mi pregunta, ¿Cómo hemos valorado como sociedad la desaparición forzada de personas? ¿Cómo habremos de valorar el lawfare y los presoxs políticxs recientes? cual es la conciencia social sobre ese contexto y cómo influye en la actual?, somos conscientes, más allá de las acciones positivas desde el Estado en materia de derechos humanos, y más allá de la lucha y el grito sagrado de madres y abuelas, hoy de familiares de presos políticos …. Somos conscientes de la bestialidad de ese momento histórico, seremos consientes de la bestialidad del lawfare, de esa guerra blanda que hoy seguimos padeciendo, de ese dispositivo de persecución que involucra a medios de comunicación, sectores de la Justicia, sectores de la política, organismos de inteligencia ¿? Tomaremos conciencia que se persigue el proceso político que los presos políticos y perseguidos protagonizaron ¿?

Debemos ser conscientes, debemos tomar conciencia que se trata de logar un efecto disciplinador sobre el resto de los actores políticos para que se amilanen para que no se animen a llevar adelante políticas transformadoras.

¿Nos hemos dado cuenta que en “nuestra” época de Terrorismo de Estado y que en esta época de Lawfare, que debemos reconocer y no invisibilizar, quedó afectada una capa de solidaridad, una capa de responsabilidad social en todo aquello que lleva rostro humano?