La grieta vuelta y vuelta

de Pablo Rizzi.

Escucha a Pablo Rizzi acá

«La gente se cansa» dice un globoludo, «se cansa de estar descansando incluso. Esto es intolerable, tenemos la más larga del mundo» agrega, aunque bien que le gustaría al globoludo tener la más larga del mundo.

Al declararse la pandemia el globoludo se conmovió con las muestras de solidaridad que recibían los agotados enfermeros y médicos en Europa; hasta salió varias veces al balcón a las ocho de la noche a aplaudir a los médicos de su país junto a otros miles.

Ahora piensa que vivimos en un régimen de infectadura cruel gobernada por infectólogos que infunde temor a la población a salir de sus casas, a juntarse con otros humanos para evitar que la gente se manifieste.

¿En qué lo convirtieron?

Mientras, de este lado de la grieta Alberto Fernández como el aprendiz de brujo, hace magia en el aire de la coyuntura política, designando de servicio público los servicios de internet; y ahí en el aire están girando los intereses de los sectores de medios más poderosos, y el acceso a la educación, la cultura y el entretenimiento de todo el pueblo.

De este lado de la grieta celebramos el día de la radio, que no es poco. En todas las radios y en la tv pública se escucharon menciones a teleteatros y locutores históricos, sucesos únicos como la transmisión del primer mundial del fútbol o la pelea Firpo Dempsey. En algunos especiales se contó también que los locos de la azotea vendieron aquella primera radio, y con esos fondos compraron los planos de la MGM para un estudio de cine, y fundaron la Sociedad Lumiton en el barrio de Munro, pionera nacional en la industria del cine.

Pocos dijeron que gracias a que Argentina es pionera en el desarrollo de la radiofonía, también es pionera en legislación, planificación y política de medios. Ya en el año 1921 la marina le otorgaba a Radio Argentina las siglas LOR y comenzaba el ordenamiento de las frecuencias.

Argentina es un país pionero en leyes de medios, casa desarrollo en la industria de la radio empujó tempranas legislaciones y problemáticas que se fueron resolviendo y generando experiencia. La obligación de dar el cambio de hora, la obligación de poner un informativo cada media hora, todo da cuenta de una historia de estado presente dándole a la radio y a los medios en general un espíritu de servicio público.

Podría asegurar que, hasta la dictadura del 76, cada cinco u ocho años Argentina lanzaba una nueva y progresista ley de medios. Desde la dictadura y hasta el gobierno de Cristina (2008) los medios hegemónicos empoderados por la misma dictadura no permitieron que se sancionara una nueva ley.

Sabélo, nuestros comunicólogos viajan asesorando a otros países, trabajando en las leyes de medios de otros países; pero hoy en Argentina no hay de medios porque el grupo Clarín no quiere que haya Ley de Medios.

Del otro lado de la grieta el diario Clarín celebró sus 75 años y lanzó un suplemento de autobombo. El collage con que ilustró su tapa nos dice mucho acerca de adónde tiene puesta la mirada el gran diario.

De los 75 años de historia la tapa del suplemento destaca a Yuri Gagarin, los Beatles, el Mayo Francés, la llegada del hombre a la Luna, la guerra de Vietnam, la caída del muro de Berlín, el atentado a las torres gemelas, el coronavirus, y sólo 5 referencias nacionales, el Cordobazo, Alfonsín, el helicóptero de De La Rúa, ¿el Papa Francisco y el actor Víctor Laplace haciendo de Perón?

De este lado de la grieta también se celebró el día del lector y para homenajearlo se publicaron declaraciones de Jorge Luis Borges, un escritor del otro lado de la grieta, pero muy del otro lado de la grieta, aunque fuera un escritor exquisito que también gusta de éste lado de la grieta.

Del otro lado de la grieta el expresidente que nadie votó, Eduardo Duhalde, dice que no va a haber elecciones el año que viene porque habrá un golpe militar, pero ante la crítica generalizada de la opinión pública, se cruza para éste lado de la grieta, y dice que no, que él solamente estaba advirtiendo. Y nadie le cree.

Del Otro lado de la grieta el youtuber del odio llamado Eduardo Prestofellipo, excandidato de Expert, le escribe en un twitt a la vicepresidenta Cristina Fernández que no va a salir viva. Después de ser denunciado penalmente por esa amenaza, declara que fue malinterpretado. Y nadie le cree.

De éste lado de la grieta, en la Cámara de Senadores del Congreso, se trabajó por una reforma judicial que no es tal, sino una corrección sobre los malos nombramientos de jueces ocurridos en el pasado, y la posibilidad de nombrar nuevos jueces en el futuro. En nuestro país hay jueces que tienen 800 causas pendientes de ser resueltas, y eso es imposible. En definitiva, algún delincuente será liberado porque su causa caerá, y algún inocente irá preso por error.

Se necesitan más jueces.

Del otro lado de la grieta, el globoludo dice que no hay justicia, y apoya a los partidos políticos que si bien dicen lo mismo se oponen a un cambio.

Esos partidos políticos de aquel lado de la grieta convocan a manifestarse al congreso a grupos de globoludos violentos, que descargan sus insultos en los micrófonos de los periodistas que luego van a agredir.

Imagínate cuando se enteren que el gobierno ya tiene listo el proyecto de impuesto a las grandes fortunas.

Del otro lado de grieta un bar organiza una fiesta clandestina en Palermo mientras el país cruza los 11.000 contagios diarios de Covid19.

De este lado de la grieta el gobierno vuelve a poner en funcionamiento el programa Procrear y se realiza el primer sorteo.

El globoludo reclama su libertad de salir, si así lo quiere, a contagiarse. El globoludo enarbola una responsabilidad individual que no cumple porque «viste, es difícil, los otros se acercan».

La culpa es de los otros, siempre, los otros que nos rodean como satélites desviados que en su órbita pueden acercarse al centro de la tierra, que es el globoludo, y generar un cataclismo viral.

No hay individualismo sin egocentrismo. El globoludo siente que es el centro de la tierra, aún cuando nunca tenga los pies sobre la tierra.