La fiesta que terminó en papelón

Por Lucila Coccia.

La fiesta del fútbol camino a Catar 2022 se vio opacada por un hecho insólito. El clásico sudamericano fue suspendido a 5 minutos de haber iniciado por “un factor externo”.

No existen fundamentos racionales que justifiquen el accionar de las autoridades brasileñas frente a los cuatro jugadores argentinos. Carece de sentido interrumpir un partido a minutos de su inicio para arrestar y deportar a cuatro personas que llegaron a Brasil hacía tres días. El partido y los convocados habían sido anunciados hace unos días y fue el Estado de Brasil quien les permitió ingresar al país. Este episodio marcará otro hito más en la historia del deporte más popular del mundo: el de la vergüenza.

Todo parecía en marcha para disfrutar una vez más el clásico sudamericano, que por su reciente antecedente en la Final de la Copa América traía consigo un componente emocional extra. Nada fue como se lo imaginaba, solo se jugaron cinco minutos en el Estadio Arena Corinthians cuando ingresaron al campo de juego personas ajenas a las organizaciones y federaciones con la clara intención de suspender el match.

Poco después se conoció que los intrusos son representantes de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria Anvisa, un ente autárquico que tiene autoridad federal y actúa con el Ministerio de Salud brasileño. El objetivo de este ente fue notificar y no dejar jugar a los cuatro argentinos que militan en la Premier League, Emiliano Martínez, Giovanni Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía por incumplimiento de la cuarentena obligatoria de 14 días para las personas que viajen desde Reino Unido. Por ello, en el fútbol pandémico las burbujas sanitarias son estrictas y obligatorias.

Lo cierto es que desde la CONMEBOL y la FIFA nunca se puso en duda la participación de los convocados argentinos porque existen las normas sanitarias que deben cumplir todos los planteles para no hacer la cuarentena. Todas las naciones partícipes firmaron ese acuerdo, sí incluída Brasil. 

Hoy las declaraciones sobre la inclusión de los cuatro jugadores argentinos siguen siendo contrariadas, sin embargo la FIFA, de quien dependen las Eliminatorias, ya tomó cartas en el asunto y dentro de unos días decidirá cuál será el desenlace de este lastimoso episodio. 

De todos modos, Argentina aún deberá enfrentar a Bolivia este jueves a las 20:30 en el Monumental por el cierre de la triple fecha, de local la albiceleste deberá sumar de a 3 para mantenerse cerca de la cima y a la espera de una posible sanción a Brasil.