La Debacle Opositora

Por Daniel Prassel.

Buen finde XXL amigas y amigos de Identidad Colectiva, con octubre, el mes más Peronista iniciando, hoy vamos a tratar de realizar un pequeño análisis de lo que nos dejó el score obtenido en las PASO, donde pudimos navegar entre unos días muy complejos pero que afortunadamente con mesura y responsabilidad política, han servido para enderezar la nave y relanzar la esperanza de poder torcer la situación imperante.

Cabe destacar que después del revés electoral, todas y todos, catarsis de por medio, nos pusimos a trabajar como siempre, en pos de levantar cabeza pero no solo en busca de un resultado positivo y nada más, sino repensando cómo hacer para mejorar los índices que nos indignan como Pueblo, reconociendo errores y valorando aciertos.

Una conclusión repetida que hicimos en varios grupos de compañerxs es que la Pandemia, además de empobrecernos económicamente, nos impuso algo que merece ser expuesto y jamás olvidado, la Pandemia saco a la militancia política de la calle, el lugar natural por excelencia para reclamar, conquistar y defender derechos.

Por supuesto que dando esa ventaja, la oposición nefasta que tenemos, aprovechó la volada, y nos clavó varias manifestaciones, no muy masivas, pero sí de fuerte contenido simbólico, ese sentido que luego moldea y formatea la opinión pública, llevando a un clima de confusión general donde los que hacen negocio son los mismos de siempre.

Poco a poco y con el Plan de Vacunación marchando de manera espectacular, empezamos a recuperar la presencialidad en los distintos ámbitos de la vida, pero advirtiendo el terreno perdido, ya que no podemos negar de ninguna manera que las medidas restrictivas, sirven para cuidar la salud, pero resienten los vínculos sociales al punto de haber modificado los mismos de manera significativa en grandes grupos sociales como los jóvenes y por supuesto también en los adultos.

Ese explosivo combo, determinó que medidas como al Intervención de Vicentin, que hubiera sido de real importancia para la economía nacional, no pudiera ser defendida en las calles, factor que también ayudo a que tengamos que retroceder con la medida sin poder lograr el efecto deseado que nos traía la misma.

De todas formas, hoy a casi 18 meses de lo vivido, y afortunadamente con baja de casos, vemos nuevamente a esta oposición revertir su discurso de manera delirante, ahora exigiendo mantener cuidados y recomendaciones que instaron a romper durante toda la gestión de esta amenaza sanitaria.

Importa preguntarse entonces, cómo podemos hacer mejor la democracia si las demás expresiones políticas que componen el universo de referencias, no mantienen un mínimo de responsabilidad o seriedad ciudadana, ¿es posible construir comunidad con estas personas, cargadas de odio, que mienten sin vergüenza o que no se escandalizan ante sus paupérrimas acciones?

Uno que eligió la política como forma de vida, quiere creer que sí, aunque cada vez nos vamos desilusionando y por supuesto temiendo, que este tipo de dirigentes siga teniendo chances de volver a ocupar lugares en el Estado, no porque no deban tener el derecho a hacerlo, sino porque cuando gobiernan destruyen todo lo que tocan, haciendo sufrir a cada integrante del Pueblo.

Sera necesario también, que ante la ausencia de cuadros políticos integrales en nuestras filas, también aparezcan cuadros políticos en los agoreros de siempre, ya que la mediocridad a nadie bien le hace, mas por el contrario, cada decisión de nuestros dirigentes, propios o ajenos, determinan la vida de millones de compatriotas.

Hay que volver a interpretar el mandato popular, que nos dice bien claro cuáles son sus temas y agendas prioritarias, que ubican al trabajo, la educación, la vivienda, la salud y la seguridad, como temas principales e ineludibles para cualquier expresión política.

Sabemos muy bien que solo el Frente de Todos, es capaz de garantizar eso y más, por ende, recuperar y multiplicar los ámbitos de debate político serio, maduro y honesto, es tarea fundamental de la militancia política, como decía Néstor quien no quería ver tropas disciplinadas sino discusión política.

Las oportunidades nunca son muchas, pero confiando en los regresos y los cambios en los respectivos gabinetes nacional y provincial, donde fueron convocados mujeres y hombres de reconocida trayectoria pero fundamentalmente de exitosas experiencias de gobierno, hay esperanza de sobra para lograr los objetivos que nos dicta este proyecto político al que pertenecemos y defenderemos siempre.

Escuchar a Perón siempre ayuda en momentos difíciles, el viejo jamás dudó y convirtió al Pueblo en el principal actor protagónico de nuestro movimiento, habrá que seguir ese camino sin contradicciones, sin enojos y entendiendo que cuando ese mismo Pueblo se expresa, siempre tiene razón ya que en sus entrañas mismas, radica la sabiduría que nos hará libres de manera efectiva y no declarativa como los fantoches que cosecharon bastantes votos apelando a mentiras y falacias y que más temprano que tarde serán desenmascarados.

Con la mística renovada, ¡salgamos a recomponer y ocupar nuevamente las calles, acá no se rinde nadie!

«La unidad es indispensable y será un paso previo al triunfo popular. Lo principal es para qué hacemos la unidad, cuáles son los objetivos cercanos (como por ejemplo las elecciones) y cuáles los grandes objetivos. Unidad para simple usufructo politiquero, no. Sí, en cambio, para dar las grandes batallas por la soberanía nacional y la revolución social. En la lucha contra el régimen llegaremos más pronto a la unidad, forjada en la acción: dentro del régimen nos esperan sólo frustraciones y derrotas, y pequeños triunfos que serán desastres». Cro John William Cooke

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad, como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.