La cuentan como quieren

Por Oscar Rodríguez.

El lobby empresarial mediático ya es una constante en nuestro país. Cuando el poder real pierde el control del poder político comienzan las operetas, para llegar a torcer la voluntad de un gobierno que no se somete a las presiones de ese poder real.

Estamos siendo testigos en esta última semana, de una presión empresarial fenomenal.

Las medidas tomadas por el Secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, de imponer un control de precios, desató una andanada de respuestas en contrario desde los medios hegemónicos, obviamente en favor de los grupos monopólicos formadores de precios.

A partir de este control que empieza a ejercer el estado en su rol de garante en otorgar derechos, podríamos montar un debate de modelos de país en disputa.

Discutir seriamente sobre la matriz productiva.

Está claro que el 80% del trabajo registrado lo dan las PyMES y las cooperativas, entonces lo mejor que se puede lograr es que las PyMES y las cooperativas puedan colocar sus productos.

Un shock de aumento salarial sería una muy buena medida para eso, algo digno de un verdadero gobierno peronista.

No se discute que siempre es más fácil destruir que construir, los años de construcción Kirchnerista han quedado desintegrados por 4 años de destrucción Macrista.

Hay que recuperar ese rumbo, enfrentándose a quien sea.

La clave está en la comunicación de las acciones que se llevan adelante. Poner a cada actor en su rincón del cuadrilátero.

En este rincón los que apuestan a un modelo económico de valorización financiera, destrucción del mercado interno y concentración de la riqueza y en este otro rincón, los que apuestan a un modelo de desarrollo productivo y sustentable con distribución de la riqueza y fortalecimiento del mercado interno con una fuerte intervención del estado.

Cuando nos referimos a intervención del estado no estamos hablando de comunismo, no se dejen engañar por las idioteces sin fundamento serio que bajan desde los medios hegemónicos de incomunicación, estamos hablando de una intervención que otorgue y garantice derechos a los ciudadanos, que regule la concentración y que destruya monopolios.

205 años de historia nos tiene que haber enseñado donde está parado cada uno.

Los que propician sacar derechos a los trabajadores con la excusa de que esto generaría empleo, nada más alejado de la realidad y los que propician otorgarles más y más derechos al pueblo, que son los más hostigados y golpeados por el poder real, víctimas de difamaciones con fake news lanzadas desde usinas mediáticas neoliberales.

En esto tenemos que entender como te la van contando, hay que imponer pensamiento crítico a la info que vamos recibiendo.

Entender por qué la oposición se niega al debate del etiquetado frontal, entender porque se llenan la boca hablando de institucionalidad,pero cuando se los requiere en la justicia para que den explicaciones se fugan o no se presentan. Y nadie dice nada, porque son dirigentes que pertenecen al poder real y se manejan con la impunidad que les otorga parte de la justicia y la coraza mediática.

Son esos dirigentes que cuando en el recinto se presenta una mejora para los ciudadanos trasladan las operaciones externas al debate parlamentario defendiendo otros intereses ajenos a los del pueblo.

Uno de los mayores problemas que tenemos son los monopolios, los monopolios formadores de precios, los monopolios de la palabra que generan operaciones de prensa por sobre el periodismo real.

Pero sabes que…

Que la cuenten como quieran, lo único real es que el peronismo ha grabado en la conciencia del pueblo argentino derechos inalienables y que está dispuesto a defenderlos.