La Atomización de las Ideas

Por Daniel Prassel.

Escuchá a Daniel Prassel acá.

Buen domingo compañeros y compañeras, arranca formalmente esta campaña donde nos jugamos buena parte de lo que se viene en los próximos dos años, estamos saliendo poco a poco de la pesadilla Pandémica, aun así vemos como una oposición nefasta sigue buscando esmerilar y porque no, dar un batacazo en estos comicios, por lo que el tema elegido para la nota de hoy pretenderá hacernos reflexionar una vez más sobre un gran desafío que tenemos por delante y que necesariamente nos convoca a tener la capacidad de ser mejores ya no como consigna sino como axioma indiscutido e irrefutable.

Cuando hablamos de “Atomización” no pretendemos de ninguna manera atacar lo diverso o las distintas miradas, sino formular una crítica a la excesiva multiplicidad de agrupamientos políticos minúsculos que terminan deviniendo siempre en los denominados “sellos de goma”, carentes de representatividad real y sin poder concreto de modificar situaciones o injusticias.

Sabiendo siempre que el Peronismo se hace más fuerte en su punto de acumulación, no les parece un sin sentido que hayan proliferado cientos de partidos políticos de los cuales desconocemos sus plataformas o lineamientos políticos, no será un buen momento entonces de volver a los partidos políticos fuertes, con identidades bien definidas y donde sin importar quien sea candidatx, sepamos muy bien hacia dónde vamos.

Lo mismo pasa con las agrupaciones políticas, si bien, siempre debemos celebrar la participación popular, me pregunto a menudo si no es posible que siendo nuestras ideas compartidas por vastas mayorías, todas y todos no confluyamos en una misma organización, lo cual además de lógico sería totalmente estratégico para confrontar en mejores condiciones con los poderes facticos.

Entendamos además que el vaciamiento de los tiempos modernos que vivimos también hace trizas a la organización popular, y es nuestro deber militante no permitir ni fomentar los famosos “kioscos” ya que eso nada tiene de positivo sino más bien, solo son actitudes funcionales a la rosca y nada más que eso, contribuyendo a saciar ambiciones individuales en detrimento de los objetivos y reivindicaciones del Pueblo.

Son momentos donde podemos ver con claridad como nuestros enemigos políticos e históricos, utilizan esos flancos débiles que exponemos al no sintetizar ideas, y promueven desde esa misma dinámica, candidatos flojos de papeles y sin ninguna expertiz tales los casos de la periodista Losada o el cantante de cumbia el Dipy, que encima tienen buenas chances de ser elegidos.

Si no nos ponemos firmes en estos importantes aspectos de la vida y sistema democrático, cualquier energúmeno podrá desde el marco legal seguir constituyendo instrumentos jurídicos que no representen a nadie pero que de todos modos le permitan hacerse de los lugares de decisión tan importantes por los que luchamos en pos de poder transformar la sociedad para mejor.

Insistimos en que no estamos pregonando la supresión de ninguna mirada, sino por el contrario, invitamos a poder ser capaces de sintetizar las distintas expresiones, para que el timón sea conducido por esa misma síntesis y no ofrezcamos debilidades a nuestros opositores para que se hagan un picnic.

La justicia social, la independencia económica, la soberanía política, la integración latinoamericana, la construcción de memoria, el feminismo, nos hermanan y desde ahí hay que pensarnos para el tiempo que viene, no comprenderlo nos llevara a distintas composiciones donde estemos todos adentro, pero ante la imposibilidad de sintetizar solo veremos disputas intestinas por derechos de sectores o grupos minoritarios, alejándonos de los derechos sociales y colectivos que son los verdaderos motorizadores de la mejora real de la calidad de vida de nuestros compatriotas.

Habiendo tenido a Perón, a Evita, a Néstor y por supuesto a Cristina, no hay dudas de que es posible lograr esa grado de acumulación que nos coloque más cerca de dar las luchas que se vienen, que no serán fáciles, FMI y cambio de paradigma económico mundial están a la vuelta de la esquina, por eso mismo no es opción seguir particionando el campo popular.

Empecemos entonces a deponer egos estériles y en lugar de generar dispersiones o diásporas, construyamos los puentes que sean necesarios para seguir acumulando la fuerza revolucionaria que deberá ser siempre la hegemonía de nuestro movimiento.

“Ignoran que la multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor”, Cro Arturo Jauretche.

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad, como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.