Juntos no acuerda el control de las vicepresidencias y hay alarma de quiebre en el Senado

La semana pasada el PRO generó uno de los grandes papelones del año en lo que refiere al ámbito legislativo de la Provincia. Sin llegar a un acuerdo, obligó a demorar lo que debía ser una sesión normal por más de tres horas y media debido a no poder arribar a un acuerdo por la presidencia del bloque en el Senado bonaerense y en consecuencia tampoco se pudo elegir las vicepresidencias que le corresponden a Juntos como oposición.

Días más tarde, ni Horacio Rodríguez Larreta (en tándem con María Eugenia Vidal), ni Jorge Macri, cedieron en relación a su postura y la decisión final fue volver al principio y establecer una presidencia rotativa con el delfín del ministro de Gobierno porteño, Christian Gribaudo, durante el primero año de gestión y de Alejandro Rabinovich, referenciado en Uspallata, para la segunda parte.

Más allá de que se trata de un acuerdo sin acuerdo, que refleja más debilidad que fortaleza, la resolución parcial dejó heridos y también una serie de interrogantes que, además, afectó a Juntos. Y es que luego de conseguir sus espacios de poder, el resto de los pesos pesados internos buscan terminar de acordar su lugar. Y las negociaciones no están fáciles.

Por el momento, quien sí pudo arreglar su lugar fue el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, que contará con la Secretaría de bloque a cargo de su mujer, Daniela Reich, quien también había sido mencionada como candidata para la presidencia pero que finalmente ocupará un rol clave en la labor parlamentaria y en el que será parte de los debates.

Por el contrario, quien no consiguió un triunfo interno fue el intendente de La Plata, Julio Garro, quien no pudo colar a Juan Pablo Allan para alguno de los cargos mencionados.

La puja ahora continúa en quién se sentará en las distintas vicepresidencias que le quedan a la oposición. Y ahí aparecen el resto de los espacios políticos que integran Juntos. “Hay un nivel de operación enfermo”.

Y no le falta razón. Desde cada sector involucrado ponen a su referente al frente de la vicepresidencia segunda. Vale recordar que la primera y la tercera ya fueron designadas por el Frente de Todos a cargo de Luis Vivona y Ayelén Durán, respectivamente.

En concreto, la pelea se da entre el radical Alejandro Cellillo, el peronista republicano Joaquín De la Torre y el presidente de la Coalición Cívica en PBA, Andrés De Leo. Cellillo conservaría la vice segunda.

Pero la presión desde el sector de De la Torre es fuerte. El exintendente de San Miguel cuenta con el apoyo de Jorge Macri para quedarse con ese lugar, pero la Coalición Cívica entiende que el peronista llegó por la UCR y ese lugar ya estaría representado por Cellillo.

Lo cierto es que la amenaza de quiebre está latente y pese a que se puedan acercar posiciones, De la Torre sabe que de no conseguir lo buscado podría conformar un espacio de tres senadores junto al monzoísta Marcelo Daletto y Claudia Rucci. Algo que, desde Juntos, preferirían evitar.