Juan Manuel Valdés:»En Buenos Aires hay gente sin techo y techo sin gente»

Hoy en su columna Juan Manuel Valdés, nos hablo sobre la vivienda en la ciudad de Buenos Aires, los problemas que se debe atravesar en la ciudad para alquilar, comprar o tener vivienda propia en la CABA, será un sueño cada vez más lejano para sus habitantes, debido a políticas que lleva a cabo el Gobierno de Rodríguez Larreta.

Hace Click Aquí: COLUMNISTA

Hace Click Aquí: COLUMNISTA Parte 2

En la ciudad de Buenos Aires solamente el 54,7% de los Porteños tiene vivienda propia, es el distrito con menor cantidad de propietarios por habitante, porque hay un negocio en torno al sector inmobiliario muy fuerte, hay un costo de alquilar, acceso a la tierra y crédito inmobiliario muy elevado, es imposible costearse un crédito hipotecario.

El Gobierno de la ciudad en este afán de intentar mejorar los estándares de vivienda a realizado varias campañas fallidas, como el Alquilar se puede, que fue un rotundo fracaso, donde el sueño de las personas que viven en Buenos Aires ya no era el tener su casa propia, sino en que el sueño se transformo en que se pueda alquilar.

Mientras la Nación planteaba con el Plan maestro de PROCREAR, planteaba que hubiera cinco millones de vivienda, el gobierno de la ciudad seguía creando campañas fallidas donde solo hubo unos cien beneficiarios. Este déficit habilitacional que existe en la ciudad de Buenos Aires, no se ve reflejado necesariamente en que todas las viviendas estén plenamente ocupadas, es más hay 341.000 viviendas desocupadas, y hay más de 600.000 personas sin casa, es decir:  gente sin techo y techo sin gente.

El catorce por ciento de todas las casas desocupadas del Argentina están en la ciudad de Buenos Aires.

El Gobierno de la ciudad se ha negado sistemáticamente ha aplicar un impuesto a la vivienda ociosa, estos propietarios, tendrían que pagar un impuesto al fisco, por  el uso del espacio, ya que el espacio es comunitario, entonces la comunidad podría exigirle a quien utiliza ese espacio y no le da una funcionalidad comunitaria que pague un impuesto para con eso generar vivienda para los que no la tienen.