Impuesto a la inmoralidad oligárquica

Por Mariela Montiel (Morocha Peronista).

¿Cómo te explico lo que pasa en el conurba?

Mientras escuchamos a ciertos diputados, economistas y empresarios “nacionales” decir que el impuesto extraordinario a los millonarios es “inadecuado”, acá tierras adentro y lejanas al puerto porteño,   lidiamos con el virus importado, el ruido del triperío que se queja por el hambre, padecemos la indignación de no poder salir a ganarnos el mango para el plato de los pibes, hacemos dos cuadras de fila para recibir la bolsa de alimentos, escuchamos a la vecina que pelea con su compañero porque psicológica y emocionalmente estamos todos limados…¡porque nosotros no hacemos terapia, eh! Sin embargo, también quisiéramos ocuparnos de tener los chakras alineados.

Esto es así. Ante la pandemia de coronavirus y las múltiples problemáticas que surgen a partir de ella, el gobierno nos está cuidando, a diferencia de los países centrales o del “primer mundo”, nosotros tenemos un “Estado presente” que pone la prioridad en la salud y la vida, antes que en la economía. No hace falta que te cuente lo que experimentas en primera persona. Pero sí me voy a permitir transmitirte lo que pasa en el barrio, es posible que los medios de comunicación no te lo cuenten, tal vez porque aquí no tenemos balcones para que nos visite ningún notero pituco, ni el firulais se copa para “sacarlo a pasear”, ni aplaudimos hipócritamente a las 21 hs. En el barrio, hablamos de comunidad, hay una común unión, nos une un objetivo: sobrevivir dignamente.

Por un lado, el bloque oficialista propone y estudia cobrar un impuesto por única vez que afectaría a 12 mil contribuyentes, que serían aquellos que concentran la riqueza y por ende se alejan conscientemente del salario real de cualquier trabajador, profundizando de esta forma la desigualdad económica y cultural que han institucionalizado desde 1880 los oligarcas liberales y cipayos. Estas personas tienen fortunas superiores a los 3 millones de dólares. Se recaudaría un total estimado 3800 mil millones de dólares que serán destinados al sistema de salud (profundamente deteriorado durante el macrismo), asistencia a empresas y a trabajadores.

La diputada Fernanda Vallejos del FDT, necesita aclarar ante los medios una y otra vez que sería “extraordinario” es decir, se grabará a estos millonarios una sola vez. La comunidad del barrio le aclara compañera, que, si por nosotros fuera, cobre tranquila cuantas veces sea necesario. ¿Sabe por qué? Porque el peronista tiene tres ejes que guían su práctica: tenemos en cuenta la Evolución Histórica que nos atraviesa para comprender y transformar la realidad, la Conducción Política que cumple con las demandas del pueblo y la Justicia Social que garantiza el pleno goce de los derechos económicos, sociales, culturales y espirituales (los más vulnerables, también tenemos espiritualidad).

Por otra parte, el legislador porteño Santiago Roberto presentó una propuesta que consiste en que los bancos y las financieras aporten el 1% de lo que han declarado en impuestos brutos el último año. Se recaudaría un total de entre 10 y 15 mil millones de pesos que serían destinados al sistema sanitario, pequeñas empresas, comercios de barrio y comedores de la ciudad. Debemos manifestar, que también estamos plenamente de acuerdo con Ud., compañero tiene todo nuestro apoyo, porque no olvidamos que estos bancos y financieras son nuestros verdugos. Son los que nos ofrecían préstamos personales para pagar la factura de luz en cuotas. Son los parásitos del sistema capitalista que viven de nuestro esfuerzo y de nuestra desgracia.

Históricamente, nuestro país tiene un sistema fiscal regresivo, esto significa que pagan más los que menos tienen. Básicamente, muchos ganan $500 por día y pagan el litro de leche a $60 con un recargo del 21% de IVA y en Palermo Hollywood otros, perciben un ingreso mensual superior a los $70.000 y compran el almohadón animal print de plumas para el caniche por $2500, producto que tiene el mismo porcentaje de IVA que el litro de leche. Es increíble e inmoral que las herencias millonarias, el juego y la timba financiera no sean grabadas impositivamente y los alimentos, sí. Los productos de la canasta familiar no tienen que pagar IVA.

Vale recordar, que el IVA fue sancionado durante el tercer gobierno peronista, era un impuesto que comenzó a grabar los bienes suntuosos y servicios, con la finalidad de lograr equidad impositiva entre los habitantes de nuestro querido país. Claramente, el gorilaje y los liberales han modificado esto, no solo en beneficio propio, sino en detrimento de los trabajadores. Los conservadores que siempre intentaron que la Argentina y su pueblo sean una semicolonia, no sólo utilizan la política para concentrar más riquezas, sino que también, se ocupan de denigrar, excluir y alejarse de la negrada. Lamentablemente, un sector social no vota únicamente pensando en su bolsillo, lo hace principalmente para que el pobre sea cada vez más pobre.

Al principio del artículo te conté que en el barrio intentamos sobrevivir dignamente, nos organizamos para armar ollas populares, colaboramos para que al de al lado le falte lo menos posible, podríamos decir que no solo nos une la necesidad, sino que formamos parte de las 9.936.711 personas a las que el gobierno liberal de Cambiemos nos tiró a la pobreza y las 2.236.739 personas que dejó en la indigencia (INDEC). La barriada ya “trepó el Aconcagua”, ya esperó “el segundo semestre”, ya nos han quitado hasta el miedo. Pero parece que, a los empresarios antinacionales, a los banqueros y a quienes van al almacén con el manual del almacenero, esta situación les genera miedo. Será que tienen mucho en juego y lo pueden perder, saben que cuando gobierna el peronismo se terminan los privilegios de clase y comienzan los derechos para todos. Y nosotros tenemos mucho que recuperar. Por eso debemos hacer carne las palabras de Evita “No hay nada que sea más fuerte que un pueblo. Lo único que se necesita es decidirlo a ser justo, libre y soberano” y esto ya lo hemos decidido.

Así es, que, en esta pandemia mundial, en medio de teorías que plantean el fin de la globalización y del capitalismo, las negras del conurba coincidimos en algo con una “dama” de la oligarquía, “hay que terminar con la lógica de Robin Hood” dijo alguien atacada y ofuscada. Sí, claro que sí. Tenemos que diseñar unas “ganancias cuidadas” y evitar el tener que pedir permiso para repartir las riquezas de forma equitativa, que le llegue a cada quién lo que necesite. La igualdad es liberal, la equidad es peronista.

La conducción política ya comenzó a mover los hilos para que la Corte Suprema de Justicia apruebe sesionar de manera virtual (Ya decidió lavarse las manos) y así debatir y aprobar la ley. Parece que sesionar de manera virtual para que las mayorías pasemos esta pandemia con un plato de comida es “inconstitucional” pero la firma de un DNU que permitió que familiares y cónyuges puedan traer la plata que nos chorearon, no es pecado constitucional. Ha llegado la hora de que los que “sinceraron” las riquezas que tenían en el extranjero con la ley 27.260, fugaron cada dólar de la deuda externa y destruyeron la industria, hagan patria.