Imágenes móviles sin espacio ni tiempo. Diálogos entre Milagro, María Remedios del Valle, Juana Azurduy, Allende y San Martín

Por Liliana Etlis.

Un buen día, de esos soleados donde la luz atraviesa parte de este mundo sufriente, recordé que había algo dentro de mí que se rebelaba, estaba unido al sentir y estar observando a Milagros en esas geometrías cotidianas.

Por detrás de sus anteojos estaba la eterna lucha por comprender esos 2000 días de encarcelamiento y el porqué de ese estar, no desde sus afueras sino desde sus costillas, vísceras y aliento, por qué los días se convertían en siglos encerrando el Poder su falta de independencia en momentos de celebración, sumando su falta de libertad pensando en sus compañerxs en similar condición? en momentos donde la lucha por la libertad colectiva es una bandera de todxs lxs que soñamos con un mundo mejor?;  su falta de soberanía cuando su cuerpo no puede decidir su modo de vida aislándola y sometiéndola a una inquisición medieval, Milagro de los milagros sigue deseando descubrir su libertad y considerarse  un territorio con hebras de hiedra trepando por sobre su piel hasta besar sus cabellos oscurecidos en el día de la hermandad argentino-boliviana a pesar de la  falta de igualdad respecto a otrxs que tienen el Poder  con prácticas colonialistas. Pero dijo en un susurro que su voz sigue con entusiasmo caminos desdibujados de la libertad gracias a la existencia de lxs otrxs..

En ese momento imaginé el cuerpo de Milagro saliendo de la geometría y sus límites, mi cuerpo sentado en posición de espera hizo un lugar desplazando una silla cerca, muy cerca del sonido de las palabras que navegaban en un aire compartido. Me contó sobre sus saberes sobre lo común, su intento de hacer práctica el amor relacionado a lxs otrxs.

 En ese instante sale de la imagen María Remedios del Valle, quien ubicada encima de la mesita, estaba  inquieta por salir de lo que habían publicado en la página y contar sus verdades, además estaba feliz porque habían anunciado la instalación del primer cuadro en el edificio Legislativo en homenaje a ella misma, afrodescendiente y capitana del ejército de Manuel Belgrano, repetía con orgullo, huella que habían reconocido su papel por su protagonismo durante el Virreinato del Río de la Plata, en el campo de batalla. Le comentaron en la Plaza que será la Madre de la Patria por las luchas que libró durante las guerras de la Independencia, eso le dijeron las compañeras allá por 1.810.

Así las tres comenzamos a darle un sentido de anhelo y realidad a las luchas. Y surgió el tema de la tierra y los minerales, fue cuando Allende, quién estaba en un bello estar acompañando a sus compañeros en la Moneda, se acercó y comenzó nuevamente a explicar sobre la importancia de la nacionalización del cobre, Milagro con sus anteojos empañados de sudor, agregó que lo mismo pasaba con el litio en el siglo XXI.

Juana Azurduy, patriota mestiza del Alto Perú, le decían la guerrillera de la Patria Grande, participó de la conversación porque justo había sonado un WhatsApp que iban a dar una película por la noche sobre su vida instalando sobre la mesa llena de papeles, el lugar de la guerrilla en momentos históricos y revolucionarios de esa época.

 San Martín vino a acompañar nuestros diálogos y nos interiorizó lo ocurrido con los diputados de las Provincias Unidas del Río de la Plata en San Miguel de Tucumán, agregando que cuando declararon la Independencia del gobierno español se preguntaba qué se recuerda y qué significaba para cada unx la palabra Independencia y cómo se construye esa memoria? José de San Martín nos decía que garantizó nuestra independencia y la llevó más allá de las Provincias Unidas. Le preguntamos ¿de qué modo influyó para que el Congreso se reuniera? ¿Qué razones expuso? Él nos respondió con otro interrogante ¿Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia siguen independientes? ¡¿de quiénes?

Se fueron construyendo caminos arqueados, atravesados por dificultades y glorias sin tiempos, en la orilla de fronteras que se van desdibujando para rearmar la Patria Grande a pesar de la inquisición, de la esclavitud, de los genocidios. Sorprende la insistencia hacia el Buen Vivir y las creaciones colectivas, la vida en salud y la salud de la vida.

Anocheciéndonos en épocas infames, reverdecemos con el sentido de las lluvias cotidianas, demostrando que la magia de la vida política nacional tiene su lado concreto y sus huellas siguen visibles.

No hay verdades únicas, escuchaba decir aquella vez, ni luchas finales, pero aún es posible orientarnos mediante las verdades posibles contra las no verdades evidentes, se puede ser parte de la verdad y no reconocerla, pero en tiempos de hegemonía universal la derecha neoliberal saborea el manjar de un sectarismo avalado por los medios de comunicación entre otrxs. Pero siguen existiendo nuevas formas de resistencia y construcciones colectivas a pesar de todo.