Fin de fiesta

Por Gustavo Feldman.

Escucha a Gustavo Feldman en «Fin de fiesta» acá.

“Confiamos en la experiencia y las capacidades de los profesionales designados para cumplir con el mandato de continuar normalizando la operatoria de la compañía, encontrar las alternativas adecuadas para alcanzar una solución viable del concurso de acreedores, que nos permita honrar los compromisos asumidos y garantizar la continuidad de una empresa argentina con más de 90 años de trayectoria”.

Con estas palabras Vicentin presentaba al nuevo directorio-títere que probablemente pondrá la sepultura a lo que queda de la cerealera. Cambió el Directorio, pero no la “dirección” de los despojos que quedan de la casi perenne empresa. La conducción real de este último tramo seguirá en manos de quienes idearon, diseñaron y ejecutaron el plan para quedarse con las acreencias de muchos pequeños productores y acopiadores del sur de la provincia de Santa Fe, Córdoba y Chaco; y que a su vez ocultaron a los bancos extranjeros el inminente default en el que la empresa indefectiblemente iba a caer.

Tanto el Gobierno provincial como el todavía juez Fabian “salvador” Lorenzini sabían cómo sería la jugada, el juez hasta conocía los nombres propios, y celebró que en la corta grilla hubiera un abogado.

Al momento de presentarse en concurso, febrero de este año, Vicentin SAIC, tenía participaciones accionarias y en algunos casos de control en: Vicentin Paraguay SAIC (97%), Vicentin Europa SA (100%), Oleaginosa San Lorenzo (99), Diferol (95), Tastil (100), Río del Norte SA (50), Vicentin Brasil (100), Biogas Avellaneda (50) y Renopack SA (50).

También tenía otras participaciones con porcentajes minoritarios como en Renova (33,3), Emulgrain (25), Playa Puerto SA (10,2), Enav SA (5), Sir Cotton (3), Juviar (3), Buyanor (0,6), Algodonera Avellaneda (3), Friar SA (0,4), Terminal Puerto Rosario (10,2) y Sottano SA (5). La influencia económica, institucional y estratégica ha sido siempre muy intensa en todas las empresas en las que ha participado, directa o periféricamente. Una de las vivezas del Grupo, y de los que signaron su desenvolvimiento con muchos dividendos y pocos escrúpulos, fue la utilización del entramado societario y accionario. Es un aspecto en el cual la actual investigación penal que se lleva a cabo en Rosario hace mucho hincapié. La presencia actual de cualquier cosa que tenga que ver con Vicentin, en cualquier medida o intensidad, en esas empresas asociadas o satelitales constituye hoy un demérito. En algunos casos esto se ha advertido y se han producido cambios en su estructura de dirección, buscando “despegar” de la mancha venenosa que hoy es Vicentin. Estos casos, que no son muchos, el asociado de entonces hoy deviene en una presa más del predador.

La asamblea de socios de Vicentin, o la parodia puesta en escena en solo 44 minutos en el playón para el estacionamiento de los autos de la planta, con deficiente sonido y peor intención de debatir o aclarar nada, también aprobó la memoria que acompaña a todo balance a manera de explicación. Es la versión cualitativa de la expresión cuantitativa. En ella el Directorio, el viejo, el de los Padoan, Vicentin, Gazze; responsabiliza por el default a la inquietud en el comercio internacional por la tensión económica entre Estados Unidos y China, al final desastroso del gobierno de Macri, pero también al éxito electoral de Fernández-Fernández, etc., etc.; los directivos y su responsabilidad…bien gracias.

La conducta que caracterizo a Vicentin no es la propia de “un buen hombre de negocios”- Vicentin SAIC adquirió empresas en forma oculta, solapada, furtiva; muchas de las cuales nunca fueron declaradas en sus estados contables ni en sus balances. Nunca declaró ni la adquisición del 30% de Terminal Puerto Rosario ni tampoco el desprendimiento del 20% de dicha empresa que hizo unos años después. Pueden repasarse los balances del año 2012, año de la adquisición y del 2017, año del desprendimiento.

La diversificación económica del Grupo Vicentin, que llamó la atención del presidente, surgió a partir de una imposición de los bancos extranjeros para el otorgamiento de los créditos, a finales del 2012. Estos bancos son corporaciones internacionales dedicadas exclusivamente a apalancar y financiar operaciones y contratos del mercado granario. Algunos de ellos tienen esta pauta liminar consagrada en sus propios estatutos. Fue una condición “sin la cual, no” la separación y distinción de desenvolvimientos económicos, entonces los créditos se otorgaron a Vicentin SAIC; entonces vino la simulación de solvencia para la toma de deuda, el ocultamiento de la cercanía con el precipicio.

Así se produjo una segmentación de su actividad económica con la creación de empresas y diversificación de rubros y actividades. Esto también produjo la creación de empresas fuera del territorio nacional, relacionadas, controladas con y por el Grupo Vicentin. Los holdings en Paraguay y Uruguay son hijos de este cambio en la morfología estructural y económica del Grupo. Merced a esta “arquitectura” de desdoblamiento de entonces es que se pudieron concretar la salida de algunos efectores económicos (como por ejemplo Friar) por “afuera” del grotesco que tramita en Reconquista, denominado Concurso de Acreedores. A esta altura más que un concurso se ha transformado en una tómbola, en la que habrá que tener mucha suerte para cobrar.

El Informe Gaggero, elaborado por y para el Banco Nación, con respecto a la cuestión ilustra:

«La foja presentada (al juzgado) referente a la situación patrimonial de febrero de 2020 mostró una gran incongruencia. El principal deterioro patrimonial estuvo vinculado a la evolución de los activos y pasivos comerciales de Vicentin SAIC. Los activos correspondientes a los créditos por ventas y los bienes de cambio tuvieron una variación negativa por u$s 886 millones entre julio de 2019 y febrero de 2020; del mismo modo, los pasivos comerciales aumentaron en u$s 442 millones en igual período. De esta forma, estos movimientos dieron cuenta de un deterioro patrimonial por u$s 1328 millones. Desde ya, esta variación resultó ser inexplicable dado que ante tal aumento de las deudas debieran ser correspondidos por aumentos de los mencionados activos». 

Informe Gaggero

Los autores del informe, los Dres. Gaggero y Zanotti, también fueron convocados por el Fiscal Miguel Moreno a brindar evidencia testifical en el marco de la investigación penal que se lleva a instancias en Rosario a partir de nuestra denuncia en el mes de julio de este año.

Según el informe cuando se formalizó la iniciación del concurso, en febrero de este año la relación de deuda a patrimonio neto era de 25 a 1. Otro informe de reciente data indica que a Vicentin le insumiría 60 años el poder pagar la totalidad de la deuda. Los Bancos internacionales, presentados ahora como querellantes en la causa penal rosarina han planteado una maniobra defraudatoria de Vicentin a partir del ocultamiento del default con los acreedores internos para estafar también a los acreedores externos. Entienden que la licuación del activo y el aumento del endeudamiento, fue una situación provocada para justificar un default. Esta teoría del caso encajaría con la nuestra que expone que a tamaño desfalco se llegó a través de la elaboración de un verdadero plan, diseñado, concebido y ejecutado con división de roles y funciones; con un acuerdo previo de desenvolvimiento de cada uno de los que signaron la marcha del Grupo Vicentin desde el año 2012, y que ya venían enquistados en el Directorio y la dirección del Grupo.

La parte medular de la investigación penal empieza ahora. Se terminó la fiesta. Comienza el regreso a casa, el de algunos probablemente en arresto domiciliario.