Fans de la represión

Por Daniel Prassel.

Escucha a Daniel Prassel en “Fans de la represión” acá.

Paso de todo, eso ya lo sabemos, como no iba a pasar si estábamos yendo a despedir a un pedazo gigante de nuestra historia, nuestra cultura y nuestro ser nacional, el Diego ha sido eso y más, a veces en conversas con compañeros lo definimos como un fenómeno social, cultural y político, dada su popularidad y alcance planetario. Más allá del dolor que nos invade y que seguirá estando acá por buen tiempo, hoy vamos a estar analizando la represión ejercida por la policía de CABA, que una vez más pareciera mostrarnos que su goce pasa por apalear al pueblo en la manifestación popular que fuera en lugar de garantizar el buen funcionamiento de las cosas.

Hay por lo menos tres gravísimas acciones de esta Policía que debemos revisar cuidadosamente para que sean condenadas con todo el peso de la ley, en primer lugar, el uso desmedido de la fuerza, abundan las imágenes de celulares y medios donde le disparan a quemarropa a los que estaban yendo al velatorio sin mediar alternativas previas, uno se pregunta, no se enteraron que vivimos en democracia? Evidentemente o no se los cuentan o fomentan estas prácticas que nos ofenden como sociedad.

En segundo lugar, el salir a cazar gente en forma indiscriminada, no se puede tolerar más este tipo de acciones que resultan inexplicables, ya que no se sostiene nunca con pruebas fehacientes, la versión oficial de que son violentos o delincuentes quienes terminan apresados, sino que por el contrario parece más que lo hacen para llenar estadísticas o hacer relleno para luego exhibir como una variable de un supuesto operativo de seguridad exitoso.

Por último y acá va, desde nuestro compromiso irrenunciable e inclaudicable con la defensa de los DDHH, que lo más grave de los actos cometidos por esta policía, es el uso de policías de civil camuflados entre la gente como hemos visto de forma obvia casi burda el otro día, estas son acciones que nos retrotraen a otro tiempo, donde la dictadura infiltraba sus agentes y servicios para luego desplegar el terror en todas sus formas, acá no se puede seguir jodiendo con estas cuestiones, lo hemos dicho en notas anteriores, creemos firmemente en fuerzas de seguridad formadas y que respeten los DDHH, que defiendan, que cuiden al Pueblo y que definitivamente no tienen nada que ver con estas que hoy estamos analizando.

No podemos tampoco dejar de citar lo de siempre, el tratamiento de los medios respecto a estos hechos de violencia institucional, jamás se disponen a denunciarlo, lo cual además de convertirlos en cómplices sigue confundiendo a la población porque no nos permiten dar correctamente esta discusión por el control político de las fuerzas, para transparentar sus distintas obligaciones y responsabilidades que deberán ser bien delimitadas en pos de construir una agenda de seguridad ciudadana que destierre la figura de represión reemplazándola de una vez por todas por la prevención.

De Larreta y Santilli poco se puede esperar, verlos justificar lo sucedido no hace más que reforzar la necesidad de construir el verdadero frente electoral posible que los derrote para cortar con un modelo de gobierno elitista, meritócrata y represivo, que no puede abstraerse e ir en contra de lo que decide un gobierno nacional que te dice no hay que reprimir, esto es sin dudas cabal prueba de que son democráticos y republicanos solo en el discurso, los hechos como observamos dicen otra cosa.

Acompañamos de manera contundente la denuncia realizada desde la Secretaria de DDHH de la Nación, donde “se solicita que se investigue a las máximas autoridades del Gobierno de la Ciudad por los delitos de intimidación pública, abuso de autoridad y abandono de persona (artículos 211, 248 y 106 del Código Penal) por el violento accionar llevado adelante por efectivos policiales. La presentación incluye un compilado de imágenes que prueban la represión violenta y desmedida”.

Esas imágenes que se compilan en el escrito “no permiten suponer que los abusos policiales hayan sido desvíos individuales de algunos miembros de la fuerza porteña”. “La sistematicidad en el accionar y la violencia cometida por todos ellos da cuenta de una orden superior que dispuso la represión de esa forma: con balas de goma, gases, camiones hidrantes y detenciones arbitrarias”.

No quiero dejar de mencionar tampoco el correcto accionar del Cro. Eduardo Wado de Pedro, que se expresó en sus redes pidiendo el cese de la represión, dando un ejemplo y compromiso de “funcionarios que si funcionan” cuando las papas están calientes, y me parece también que estamos ante un verdadero punto de inflexión, donde debemos repensar distintas cosas de cara a lo que viene.

Cerrando la nota de hoy, vamos a despedirlo a él, ese villero que nos invitó a soñar, con el que crecimos, que se enfrentó siempre a los poderosos desde un lugar de dignidad, con sus contradicciones y por supuesto con sus aciertos, que fueron muchísimos más, porque en un mundo donde reina la hipocresía no es fácil mostrar lo que nadie muestra y vivir de pie en lugar de arrodillarse.

El Diego nos enseñó muchísimo, seguramente lo vamos a extrañar toda la vida, y créanme, aunque muchas veces se haya ido al pasto, como nos fuimos todos, su claridad política es envidiable ya que nunca se mareo con la guita y puso el voto siempre en las urnas de nuestro proyecto político al servicio de nuestro movimiento, eso también es lealtad.

Hablé una cosa con Infantino y me decepcionó. Yo veo que le dan un premio a Macri. ¿Un premio a qué? Una patada en el culo hay que darle.”

Cro. Diego Armando Maradona.

Más Estado, Más Solidaridad, Más Comunidad como nuestrxs 30.000 nos enseñaron.