¿Es posible un mundo mejor?

Por Liliana Etlis.

Hace más de medio siglo que se fue profundizando en mis saberes la búsqueda práctica de la solidaridad, equidad, justicia, dignidad, libertad colectiva.

El tiempo me devolvía una mirada breve a pesar de las antiguas tramas surgidas de tantas palabras reflejadas en conceptos e ideas. Así mitigaba el hambre de bienestar junto a otras bocas abiertas al mundo. 

Hoy, con la necesidad de palpar ese recorrido ya no solo desde el tiempo sino con los huesos y espacios de pieles multicolores de cada compañerx, me pregunto cómo seguiremos andando, cómo inventaremos otras utopías para acercarnos a todas ellas desde diferentes lugares un poco amorfos, no tan estructurados, untados tal vez con miel, porque para cambiar este mundo necesitaremos de dulzuras y dignidades.

Sentipensaba en los testimonios de voces que vienen de lejos, recordando ideas de F.Fanon en Piel negra, Máscaras blancas, donde el acento colocado en la conquista del mundo por los europeos y su representación en  una gigantesca desposesión en América, incluyendo la pérdida de  tierras y sus recursos naturales en beneficio de los colonos, me llevó a otro interrogante. El genocidio, la sobreexplotación, la trata de personas, conformó una tempestad en el campo político, cultural, económico, social, en salud como efecto directo. 

Porqué es tan difícil cambiar el mundo?

En:http://cags.com.ar/2019/04/07/por-que-es-tan-dificil-cambiar-el-mundo/?fbclid=IwAR1a5b9mXty0nTGFuiNYgLzahpdz1_dxvxsl5ksf6tYNA8m6EHSdeLa0kUM– texto de Álvaro García Linera en Centro de Análisis Geopolítico para la Soberanía, propone buscar en otro lado, en las relaciones de dominación y las estructuras mentales y menciona elementos interesantes para reflexionar: los espacios de interacción inmediata, el lenguaje y su importancia en la capacidad de proyectar entre otras, las acciones emocionales, el miedo, reacciones corporales y el sentido común, práctico, esos sentimientos y creencias populares, hábitos, prejuicios, cómo actuar en él. Un crisol de conceptos.

Esas construcciones sociales con las que nosotrxs naturalizamos por repeticiones, costumbres, efectos del lenguaje y otras, esa naturalización del sentido común dominante, son hechos simbólicos que interiorizamos y muchas veces tiene consecuencias en cómo nos ubicamos en la lucha cotidiana, en las relaciones dominantes de género, etnia, clase afectando las luchas para cambiar este mundo, inclusive en sus resistencias.

¿Cómo recuperar sus voces, silencios, ausencias? Creando espacios a construir para recuperar narrativas de la PatriaMatriaGrande.

El reflejo de esas luces que fueron y quisieron tapar desde el Poder de turno capitalista financiero, colonizante, patriarcal, racista entre otrxs, será un andar situado en  cómo rescatar esa luminosidad pendiente desde la transversalidad, desde lugares pluriversales donde se incluyan saberes culturales, miradas políticas diversas, enriquecidas por prácticas e ideas que germinen en la urgencia para desplazar los oscuros vacíos impuestos.

El silencio nunca fue salud, amucharse junto a la calidez humana organizándonos cobraría tal vez la estatura de gigantes con la responsabilidad de encontrar salidas y re-fundar lugares aun en tiempos de incertidumbre.