Elecciones en Perú II. Situación económica.

Por Diego Gutiérrez – Analista de política internacional.

Uno de los temas que más les preocupa a los peruanos y peruanas es la situación económica. Desde hace varios años la economía peruana se encuentra estancada. El llamado “milagro peruano” se ha ido desvaneciendo al mismo ritmo en la disminución del valor de los commodities en el mercado internacional y que forman parte de sus principales exportaciones. Perú es un país exportador de materias primas, especialmente metalíferas genera más de la mitad de las divisas que ingresan al país a través de su sector minero. Históricamente ha sido un país exportador de materias primas principalmente de metales como el cobre el oro y la plata, complementado con productos agropecuarios y minería no metalífera como el guano y el salitre durante una gran parte del siglo IXX. Perú fue el primer virreinato de América del Sur y una de  las principales colonias del imperio español desde el siglo XVI hasta el XVIII cuando se creó el virreinato del Rio de la Plata.

A partir del siglo XX hay un gran cantidad de inversión extranjera, principalmente de capitales norteamericanos, los cuales poseían la Cerro Pasco Mining Corporation y la Southern Peru Copper, dueñas de la explotación del cobre y de Grace, compañía dedicada a la producción agricola y participación en el comercio marítimo. Capitales británicos como la Peruvian Corporation tenían participación en el transporte pesado obteniendo la concesión de los ferrocarriles durante 75 años. Durante los años 30 sufrió como muchos países de América Latina, la caída de sus exportaciones debido a la crisis económica. Esto le permitió a los gobiernos de la época aplicar algunas políticas intervencionistas y que capitales nacionales participen de la economía del país.

A partir de la década del 40 y con la Segunda Guerra Mundial nuevamente descienden las exportaciones de materias primas, con lo cual, el nuevo gobierno de Manuel Pardo adopta políticas que traen beneficios a los trabajadores como forma de dinamizar el mercado interno en ausencia de las inversiones externas e ingresos de divisas. El gobierno estableció el salario mínimo, inició una política de sustitución de importaciones e impulso créditos, a través del Banco Industrial del Perú, para industrias del cemento, siderúrgicas, petróleo, productos químicos básicos y generación de energías, ya que estas serían la base de otras industrias. Entre 1936 y 1945 la industria creció a un ritmo anual del 2,1% elevando su participación del 11,1% al 11,8% en el PBI. En el año 44 se crearía Confederación General de Trabajadores de Perú, sentando las bases de una mayor industrialización para los años por venir.

Este proceso continuo pero la finalización de la guerra y la recuperación del comercio mundial llevarían al país a crecer a un ritmo aún mayor, entre los años 45 y 56 la industria creció a una tasa anual del 6,7% y su participación en el PBI pasó de 11,8% a 14,2% siendo la que más creció detrás de México, Brasil y Argentina. Para los años que van del 59 al 66 la producción manufacturera crece un promedio anual del 10,3%.

Con la llegada del Gral Juan Velasco Alvarado se inició un proceso de nacionalización de la economía peruana. Velazco Alvarado se hizo con el poder través de un golpe de estado y si bien mantenía su pensamiento anticomunista propio de las dictaduras de seguridad nacional de aquellos años, encaró un proyecto de capitalismo de Estadocon mucha mayor participación en la economía de los trabajadores. Expropió la Industrial Petroleum Company, perteneciente a la Standard Oil norteamericana y que operaba en el país desde 1914, creando la nacional PETROPERÚ que pasaría a controlar la producción petrolera. También creó PescaPerú para la producción pesquera y Echap para su comercialización, EntelPerú, la cual controlaría la administración del servicio de teléfonos,  el EnaFer haría lo propio con los servicios ferroviarios expropiando y nacionalizando a la británica Peruvian Corporation. Otras empresas creadas por el gobierno de Alvarado fueron SiderPerú, dedicada al acero, la corporación de fertilizantes FertiPerú, la naviera CPV y AéroPerú entre varias más. Un golpe de Estado terminaría con su gobierno en 1975 y empezaría el declive de la participación de industria en la economía peruana. Entre el 66 y el 75 la producción manufacturera crece al 6,4% anual, mientras que pasó del 17,9% al 21,4% en su participación en el PBI.

Terminado este período histórico sobrevendría una época de restauración liberal que coincidió con la llegada de las tormentas neoliberales a la región. El fenómeno del  niño afecto gravemente las exportaciones de su sector agropecuario durante los primeros años de la década del 80 se vio afectada la capacidad del país para autoabastecerse de alimentos, lo cual provoco un gran descontento social y aparición de sectores político armados como la guerrilla Sendero Luminoso. Durante la segunda mitad de los años 80 el gobierno de Alan García ensayó una política aperturista de privatización de su sector agropecuario como un intento de mejorar la situación agrícola pero sin éxito. Para fines de los años 80 Perú sufrió una grave crisis hiperinflacionaria y un agravamiento de las condiciones sociales con crecimiento de la pobreza y la indigencia.

Así el país ingresaría en los años 90s bajo una seria crisis económica que sería enfrentada por un gobierno que abrazaría las políticas del Consenso de Washington. El gobierno de Alberto Fujimori dio inicio a reformas en el Estado, grandes entradas de capitales para la privatización de activos estatales, programas de austeridad fiscal para reducir el déficit y la inflación, apertura comercial y apreciación del tipo de cambio. Estas políticas propiciaron la caída de la competitividad de la producción de las manufacturas para el mercado interno y propició la destrucción del entramado productivo local. La pobreza, sin embargo se mantuvo constante en alrededor del 50% durante aquellos años, debido al gran crecimiento de los programas de asistencia social del gobierno, pero la pobreza extrema casi que se duplicó, con el consecuente crecimiento de la desigualdad.

Ya en los comienzos del siglo XXI el fuerte crecimiento del precio de las materias primas fue una de las causas del gran crecimiento económico de la región, con una fuerte reducción de la pobreza en todo el continente. A pesar de las recurrentes crisis políticas del Perú, no se vio afectado el crecimiento de sus exportaciones, de su PBI y ni la baja de los alarmantes niveles de pobreza que arrastraba desde fines de las últimas dos décadas del siglo XX. Desde el 2000 hasta el 2014 tuvo una de las tasas de crecimiento más altas de América Latina, creciendo a un promedio anual de 6,4% y la pobreza se redujo desde aproximadamente un poco más del 50% hasta el 20,2% en el 2019 según datos de la CEPAL, y la indigencia lo hizo hasta el 2,9%.

La baja de los precios de las materias primas no se tradujo en una baja de la economía pero si en un estancamiento en los últimos años, ahora agravada por la pandemia del COVID 19. Como ocurrió con la economía de casi todos los países del mundo, Perú sufrió graves consecuencias y fue uno de los países más golpeados de América Latina, durante el primer trimestre del 2020 se perdieron 6.214.000 puestos de trabajo y el desempleo se elevó al 8,8% desde un 3,6% del mismo período del año anterior. A pesar de la baja tasa de desempleo Perú posee una alta tasa de empleo no registrado, ubicándose en 74,3% para julio del 2020, 1,7 puntos porcentuales más que el año anterior. El sector que más empleos genera es el primario y fue el único que en ese tiempo empleó a más personas, pero este sector es el de más alta informalidad. Este sector concentra actividades como la pesca, agricultura y minería, y tiene una informalidad de más del 93%.

La caída de la actividad económica fue la más pronunciada de la región y una de las más altas del mundo con -13,4 según datos de la CEPAL y la pobreza aumento hasta el 27% según los datos del Banco Mundial.

 Una de las medidas que tomo el gobierno para sostener la economía fue implementar una inyección de dinero a través del banco central y el ministerio de economía que inyectaron 18 mil millones de dólares a los bancos comerciales que luego eran destinados a préstamos a bajas tasas a empresas de cualquier tipo y tamaño y con una garantía del ministerio de economía que variaba entre el 80 y el 98% del préstamos. El 98% de las empresas beneficiadas fueron PYMES con menos de 10 trabajadores. También se otorgaron medidas de alivio tributario a todos los agentes económicos y bonos monetarios a las familias más vulnerables y pobres con un menor grado de vulnerabilidad. En una medida similar a la tomada por Chile, el Congreso peruano autorizó el retiro de parte de los fondos de los afiliados de los fondos de jubilación privados que existen desde la década  de los 90s.

A partir de finales del 2020 la economía empezó a mostrar algunos signos de recuperación de la mano de la mejora de las exportaciones minerales hacia China. El gigante asiático fue uno de los 2 países que creció en el 2020 junto con Vietnam y es uno de los motores de las exportaciones peruanas y su mayor socio comercial.

Los mayores desafíos de la política peruana sea quién sea el o la candidata que gane la presidencia será mejorar la forma de crecimiento económico del país, la cual depende demasiado de los ciclos de precios altos de las materias primas y por ende está más expuesta a las recurrentes crisis externas. La diversificación de la matriz productiva y la generación de trabajo formal como ejes ordenadores de una economía demasiado vulnerable y que genera demasiadas desigualdades a su interior, deberían ser las prioridades para los próximos años del Perú.

FUENTES:

https://datos.bancomundial.org/indicator/SI.POV.NAHC?locations=PE

La economía de Perú y los problemas de desarrollo. Nicolás Hernán Zeolla, Ana Laura Adelardi, Claudio Alejandro Caprarulo. Estudios de Economía Política y Sistema Mundial. Edición 22, Centro de la Cooperación.

El Coronavirus Infecta al Mercado Laboral y lo Desafía a Cambiar. Melisa Murialdo. EnerNews. 17/10/2020

Informe Económico Perú junio-noviembre 2020. La Economía Frente al Covid 19. Carlos Parodi Trece. CESLA, Centro de Estudios Latinoamericanos.

El Desempeño de la Industria Peruana 1950-1995: Del Proteccionismo a la Restauración Liberal. Félix Jiménez, Giovanna Aguilar y Javier Kapsoli, Enero 1998.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Panorama Social de América Latina, 2020 (LC/PUB.2021/2-P/Rev.1), Santiago, 2021.