El peligro de la desinformación

Por Oscar Rodríguez.

Escucha a Oscar Rodríguez en «El peligro de la desinformación» acá.

Se considera que la sabiduría es la habilidad para juzgar de modo adecuado cuándo, cómo, dónde y con qué objetivo se emplea el conocimiento adquirido. Los especialistas afirman que existe un vínculo indisoluble entre la información, los datos, el conocimiento, el pensamiento y el lenguaje.

¿Cómo ocurre el proceso de generación de la realidad en el ser humano?

Diferentes disciplinas han buscado la forma de explicar de qué manera los humanos procesamos la información.

El procesamiento de la información está mediada por el entorno y por la estructura de pensamiento del individuo.

Los estímulos que recibimos provienen de nuestro medio ambiente y son captados por nuestros sentidos. La percepción sensorial está asociada al conocimiento previo que poseemos. Quiere decir que no es suficiente ver o escuchar algo, si no que también se requiere un procesamiento previo de la información que es incorporada de manera selectiva para ser interpretada. 

Encontramos una dualidad en la información, en un plano es un ente subjetivo que se produce en nuestras mentes y por otro lado se presenta la propia objetividad que nos brinda y no podemos percibir.

Nuestro conocimiento se va generando a partir de las decodificaciones que hacemos de la información y nuestro propio medio ambiente.

¿Qué es la información?

La información entonces, es el sustrato más importante para entender la realidad, es un conjunto de datos que nos aportan certeza y nos ayudan a generar conocimiento a partir de nuestra propia mirada del mundo.

La falta de información o el acceso constante a fake news van a deteriorar sustancialmente esa generación de conocimiento y pueden alterar la realidad que percibimos de manera muy peligrosa, ya que nos hace tomar decisiones erróneas.

La manipulación que siempre se produjo en el flujo de la información desde el comienzo de los tiempos tuvo la clara intencionalidad de generar confusión en la toma de decisiones y en la creación de nuestra realidad.

Ejemplos a lo largo de la historia de la humanidad, podemos citar cientos.

Lo que sobresale en la manipulación de información es que un individuo o un conjunto de ellos eliminan sus capacidades críticas. Se ha evidenciado a su vez, que los individuos o las sociedades que son bombardeadas con información errónea o que están en un estado de acceso a la información sesgada son más proclives a ser manipuladas. 

Ante este estado de situación podemos afirmar que frente a determinada información dos individuos extraerán conclusiones distintas.

Ahora bien, tomemos en cuenta a estos dos individuos, que reciben una misma noticia, claro está que, la creación y la percepción del mundo en ambos, es diferente. 

Uno de ellos posee una actitud de análisis crítico sobre los datos que recepciona y el otro no.

Aquel que tiene una actitud crítica profundiza y busca más fuentes de información para contrastar y poder generar su propio conocimiento con mayor certeza.

Para tener en cuenta de qué forma se genera la información tenemos que hacer mención de las fuentes de la misma.

Entonces, las fuentes de información pueden ser de muy diverso tipo y pueden brindar datos más o menos fidedignos.

A su vez se pueden clasificar, en fuentes primarias, secundarias y terciarias. Las fuentes primarias son las más cercanas al hecho, es decir, la que se da sin ningún tipo de intermediaciones. Las secundarias, en cambio, se basan en las primarias y les dan algún tipo de tratamiento, ya sea sintético, analítico, interpretativo y evaluativo, para proponer a su vez nuevas formas de información. Aquí es donde se produce el enfoque de quien brinda la información.

Por último, la fuente terciaria se trata de aquellas que recopilan y comentan las fuentes primarias y/o secundarias, siendo así una lectura mixta de testimonios e interpretaciones.

Como vemos, es interesante poder comprender el origen de la información, decodificarla teniendo en consideración de donde proviene y qué intencionalidad se le da.

Dicho esto, el peligro está en la DESINFORMACIÓN y en la falsa información.

Citemos un caso concreto.

Se puede generar la idea de que el gobierno de la ciudad tiene una preocupación por el espacio público y un interés en la conservación de los mismos. El discurso edulcorado tomado por los medios masivos de comunicación, generan una visión romántica de la gestión macrista en relación a este tema.

Si a los ciudadanos porteños les preguntamos si conocen, sabe o alguna vez escuchó hablar de la UCEP, es muy probable que un alto porcentaje responda que no.

Eso es desinformación, generación de una presunta realidad tomada de la segmentación en la información.

En el año 2008 a través del decreto 1232/08 del 29 de octubre, el gobierno de la ciudad comandado por Mauricio Macri, crea la UCEP, organismo de control del espacio público.

Con estos datos se puede llegar a creer que esto es una buena iniciativa, ahora la verdad de la milanesa, es que se había creado un grupo operativo de tareas que violentaba a las personas en situación de calle. En lugar de priorizar los derechos se avasallaron con un alto grado de violencia. Ningún ser humano bien nacido puede avalar este tipo de atropellos. 

En la defensoría del pueblo de la ciudad hay actuaciones desde el 2008 que dan cuenta de estos hechos violentos. (https://www.cels.org.ar/common/documentos/InformeUCEP.pdf)

El avasallamiento constitucional que está llevando adelante la gestión del PRO, no conoce precedentes en ningún gobierno democrático.

La Constitución de la Ciudad reconoce el derecho a una vivienda digna y a un hábitat adecuado. Para ello: resuelve progresivamente el déficit habitacional, de infraestructura y servicios, dando prioridad a las personas de los sectores de pobreza crítica y con necesidades especiales de escasos recursos. Auspicia la incorporación de los inmuebles ociosos, promueve los planes autogestionados, la integración urbanística y social de los pobladores marginados, la recuperación de las viviendas precarias y la regularización dominial y catastral, con criterios de radicación definitiva. Regula los establecimientos que brindan alojamiento temporario, cuidando excluir los que encubren locaciones” (Art. 31).

La conflictividad del déficit habitacional no es exclusiva de la provincia de Bs As.

La desinformación, nos puede llevar a no comprender la gravedad que esto representa en la ciudad.

Como dice Pancho Ibañez, “Todo tiene que ver con todo” y, agrego, Larreta es igual que Macri.

La gestión PRO ya ha privatizado algo más de 170 ha. de tierras públicas.

Un caso paradigmático en el tratamiento de la información es la situación de Costa Salguero.

Si bien Costa Salguero es una concesión realizada en los años ´90, hoy continúa siendo un caso donde se siguen viendo innumerables situaciones de ilegalidad. 

En una entrevista con Jonatan Baldiviezo, titular del observatorio del derecho a la ciudad, en el programa radial de Jorge Chamorro, Página Abierta, Baldiviezo, advierte sobre el estado de precariedad que presenta el predio.

Destaca en la entrevista, que en el gobierno de Macri se renovaron las concesiones con permisos precarios.

Se aprobó una ordenanza que prohíbe las privatizaciones durante la vigencia de las concesiones. A su vez se había aprobado también un plan urbano ambiental que establecía que la costanera Norte se tenía que transformar en un gran parque público.

A raíz de estos impedimentos para el objetivo de llevar adelante sus negocios inmobiliarios el ejecutivo porteño, presentó un proyecto de ley en la legislatura que fue conocido como distrito joven, sancionado en el año 2018 por Horacio Rodríguez Larreta.

La ley 5961 volvió a autorizar la privatización de la costanera Norte y con relación a los terrenos conocidos como punta Carrasco y Costa Salguero se estableció que el 35% de esas superficies tenían que ser destinadas a la construcción y el resto deberían ser parques, pero con posterioridad se aprobó una nueva  ley en la legislatura, la ley 6289 en diciembre del año pasado, ya no se autoriza únicamente la concesión del predio de Costa salguero sino que también se autoriza la venta de la totalidad del predio, esto ya fue aprobado por la legislatura porteña.

La ilusión que teníamos los porteños de que ese predio se convierta en un espacio público se esfumó, porque el jefe de gobierno remitió a la legislatura un proyecto de ley para modificar la capacidad constructiva y establecer una nueva zonificación.

Esta nueva zonificación establece que en un sector de Costa Salguero va a existir un espacio donde se puede construir un complejo inmobiliario suntuoso con una altura de 30 metros y el resto de lo que queda, el 26%, que debería ser un parque público, también puede ser ocupado por nuevas construcciones.

Nuevamente queda demostrado la apetencia por los negocios que tiene el ejecutivo porteño arrasando con ordenanzas y disposiciones en pos de proyectos inmobiliarios.

Nos encontramos con que la legislatura con el impulso del jefe de gobierno, están vendiendo la costanera en forma definitiva, para llevar adelante proyectos lujosos en un espacio que nos pertenece.

De concretarse esta ilegalidad haría que se perdiera de forma definitiva, este gran parque público. Privando a los ciudadanos de un lugar verde para disfrutar de las actividades al aire libre.

De esto hablamos cuando nos referimos a la desinformación, los avances de una minoría de amigos del poder sobre los derechos del conjunto, que sólo buscan réditos económicos.

Es altamente probable que el desconocimiento de estos datos y el bombardeo mediático sobre el interés por el espacio público de quienes dirigen los destinos de la ciudad nos hagan construir una realidad falsa, mientras tanto vamos tomando decisiones erróneas que nos llevan a perder parte de nuestros derechos como ciudadanos.